Bendecidos, no condenados

Es impresionante ver como a diario las contiendas políticas y sociales, nos llevan a actuar como si no tuviéramos un juez al frente, que considere y analice nuestras buenas y malas acciones. Somos un país realmente bendecido, tenemos dos mares, diversidad cultural y gastronómica y gente con la capacidad de superar, no solo sus propios miedos, sino de seguir adelante en la escasez o la abundancia.

Read More