Esa boca es mía

¿Con la misma boca que maldices, mencionas el nombre de Dios? El Señor, nos corrige y nos amonesta por nuestro comportamiento y aunque culpamos a otros por nuestros errores, somos responsables de lo que hacemos delante de Él. Decimos que lo amamos, que creemos en Él, sin embargo, nuestra conciencia se ha encallecido, somos tolerantes con el pecado, no damos el mejor de los testimonios y esperamos que el Señor lo pase por alto… ¿sólo porque nos ama?

Read More