Pataleando en el fango de nuestro pecado

Tenemos breves instantes en los que nuestra realidad se derrumba a causa de las malas decisiones que hemos tomado en la vida, y nos cuestionamos acerca del porqué de nuestra desgracia. Somos confrontados por nuestra propia conciencia; es ese momento especial en el que nada es perfecto y somos descubiertos después de haberle fallado a Dios, parados en el fango de nuestro pecado, pataleando intentando salir a flote, cuando resquebrajados en el espíritu y vulnerables clamamos por ayuda y le decimos al Señor, que no podemos más.

Read More