Deja de ser bueno

Los cristianos tenemos un síndrome, por lo general, que no nos permite ser asertivos en las decisiones que tomamos ni tampoco efectivos con las actividades que desarrollamos. El síndrome al que me refiero es el de ser bueno. Un síndrome que sin lugar a duda nos quita mucha energía pues ponerlo en marcha, desgasta cada minuto de nuestra vida y es precisamente esa energía la que deberíamos invertir en proyectos, planes y crecimiento que impacten o dejen un legado… el sueño de cualquier emprendedor. Si tienes grandes ideas y grandes sueños es tiempo de que dejes de ser bueno y enfoques de una manera diferente tu energía.

Read More