En intimidad con Dios

Hay momentos en nuestra vida, en los que por muchas razones, nos cuesta orar y entrar en intimidad con Dios. Los problemas nos agobian y el ruido en nuestra mente no nos permite conectarnos con Él; estamos cansados de orar y no hallamos respuesta; o simplemente nos sentimos tan bien, que nos relajamos y dejamos de orar, acudiendo a Dios sólo cuando nuestro mundo vuelve a tambalear.

Read More