El trabajo no es una maldición

He escuchado a personas decir de manera errónea, que el trabajo es una maldición; un castigo impuesto por Dios al hombre desde la caída del ser humano, por la desobediencia de Adán y Eva en el Jardín del Edén. Pero no es así, el trabajo fue un regalo del Señor desde antes de ese suceso, para que pudiéramos hallar nuestro sustento. En contraste con lo anterior es el creador mismo quien nos da ejemplo, Génesis 1 dice: “Dios trabajó 6 días y descansó uno”.

Read More