¿Cómo escapar de un Dios tan amoroso? Si deseo escapar o correr de Dios jamás lo logró, siempre está allí, lo puedo ver en la cara de un niño sonriendo a pesar de que que el día este oscuro y lluvioso. 

La pregunta es está, ¿por qué quiero escapar? hay varias respuestas y la más común de todas es sencillamente por pecado, te sientes tan y tan mal que solo deseas desaparecer porque una y otra vez caes en lo mismo. 

Tratas de correr y escapar sin conseguirlo. Solo logras que su amor te persiga día y noche, en cada momento puedes ver su amor. No te suelta pese a que tú haces todo lo posible para que te deje y te abandone a tu suerte sabiendo que nada eres sin Él.

  
“…respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna.”
(‭‭S.Juan‬ ‭6:68‬ ‭RVR1960‬‬)
 
  

Es entendible que por nuestra falla nos sintamos mal, pero no es normal querer alejarnos de Dios por ello. Es evidente que no podemos cumplir toda la ley, por ello Dios envió a su hijo, a Cristo para que la cumpliese por nosotros y así fue. La opción que tenemos es acercarnos a Cristo e imitarle, tener presente al Espíritu Santo para que nos ayude a seguir adelante en santidad.

Dios todo lo sabe, todo lo ve y todo lo conoce por lo tanto debemos estar confiados en que en Dios todo es posible y que la fuerza que obtenemos por su gracia es suficiente para agradarle en todo. 

Escrito para conectadosconcristo.com por Nina Gutiérrez