TEXTO BÍBLICO

Job 12

Cuarto discurso de Job

“12 A esto respondió Job:

2 «¡No hay duda de que ustedes son el pueblo!
¡Muertos ustedes, morirá la sabiduría!
3 Pero yo tengo tanto cerebro como ustedes;
en nada siento que me aventajen.
¿Quién no sabe todas esas cosas?

4 »Yo, que llamaba a Dios y él me respondía,
me he vuelto el hazmerreír de mis amigos;
¡soy un hazmerreír, recto e intachable!
5 Dice la gente que vive tranquila:
“¡Al daño se añade la injuria!”,
“¡Al que está por caer, hay que empujarlo!”
6 Los salteadores viven tranquilos en sus carpas;
confiados viven esos que irritan a Dios
y piensan que pueden controlarlo.

7 »Pero interroga a los animales,
y ellos te darán una lección;
pregunta a las aves del cielo,
y ellas te lo contarán;
8 habla con la tierra, y ella te enseñará;
con los peces del mar, y te lo harán saber.
9 ¿Quién de todos ellos no sabe
que la mano del Señor ha hecho todo esto?
10 En sus manos está la vida de todo ser vivo,
y el hálito que anima a todo ser humano.
11 ¿Acaso no comprueba el oído las palabras
como la lengua prueba la comida?
12 Entre los ancianos se halla la sabiduría;
en los muchos años, el entendimiento.

13 »Con Dios están la sabiduría y el poder;
suyos son el consejo y el entendimiento.
14 Lo que él derriba, nadie lo levanta;
a quien él apresa, nadie puede liberarlo.
15 Si él retiene las lluvias, hay sequía;
si las deja caer, se inunda la tierra.
16 Suyos son el poder y el buen juicio;
suyos son los engañados y los que engañan.
17 Él pone en ridículo a los consejeros
y hace que los jueces pierdan la cabeza.
18 Despoja de su autoridad a los reyes,
y les ata a la cintura un simple taparrabo.[a]
19 Él pone en ridículo a los sacerdotes,
y derroca a los que detentan el poder.
20 Acalla los labios de los consejeros
y deja sin discernimiento a los ancianos.
21 Derrama ignominia sobre los nobles
y deja en vergüenza a[b] los poderosos.
22 Pone al descubierto los más oscuros abismos
y saca a la luz las sombras más profundas.
23 Engrandece o destruye a las naciones;
las hace prosperar o las dispersa.
24 Priva de sensatez a los poderosos,
y los hace vagar por desiertos sin senderos.
25 Andan a tientas en medio de la oscuridad,
y se tambalean como borrachos.

REFLEXIÓN

Al caído caerle

Las personas que nos rodean son distintos que nosotros y no menos importantes para Dios. Quizás su comportamiento no sea el mejor y su actitud sea despreciable y nosotros seamos una colección admirable de virtudes y ejemplo de rectitud, pero unos y otros vivimos porque así lo ha decidido Dios y en el momento que Él decida nuestra caída así será.

Ni siquiera Satanás existe sin que Dios se lo permita. Él tiene todo bajo su control, lo bueno y lo malo y si confiamos en su sabiduría, al final, entenderemos por qué tuvimos que pasar los desiertos que hemos atravesado y cómo podremos superar los futuros que aún podemos enfrentar por el simple hecho de seguir vivos.

El que está bien hoy, quizás mañana no lo esté tanto y el que esté pasando hoy por escases y oscuridad, a lo mejor más adelante, podrá disfrutar plenamente de las más grandes bendiciones; sólo se requiere esperar con paciencia, permanecer fiel a sus convicciones, hacer lo correcto siempre y entregarle a Dios nuestras cargas, para que Él pueda ver nobleza y humildad en nosotros en cualquier circunstancia que nos encontremos.

Si hay alguien a quien impresionar y a quien agradar es al Señor. Nadie puede cuestionarlo ni impedir que sus planes se hagan realidad; dependemos de su sabiduría, fuerza, consejo y poder, para que podamos ver un milagro donde nadie más lo ve. Nos ha concedido ser libres y no permite que se quede oculto lo que debe salir a la luz.

Sí, rostro al suelo hemos estado en muchas ocasiones, hemos sido pisoteados, traicionados, maltratados, ofendidos y aún en esas situaciones es nuestra actitud de alabanza y adoración la que nos garantiza la victoria y si seguimos respirando, es porque el levantarnos más fuertes que nunca es el testimonio que otros necesitan para creer en aquel que es capaz de sacarnos del fango en el que se había convertido nuestra vida, para hacer de nosotros faro y luz en éste mundo.

Alabanza sugerida

Canción: No estoy solo – Tercer cielo

Ver video Aquí: http://bit.ly/2oMLsYI

OREMOS

Amado Señor, reconozco que tú tienes el poder; que soy lo que soy, porque tú me has moldeado con el tacto suave de un padre que ama a su hijo. Aquí estoy Señor para que me uses como un instrumento para edificar, construir, animar y consolar, como lo has hecho conmigo. Gracias padre amado, porque nunca me has abandonado, porque me das una oportunidad cada día para agradarte más y derribar los gigantes que impiden mi crecimiento espiritual. Declaro que soy vencedor(a) en Cristo, en el nombre de Jesús, amén y amén.