TEXTO BÍBLICO

Isaías 49:1- cional (NVI)

El siervo del Señor

“49 Escúchenme, costas lejanas,
    oigan esto, naciones distantes:
El Señor me llamó antes de que yo naciera,
    en el vientre de mi madre pronunció mi nombre.
Hizo de mi boca una espada afilada,
    y me escondió en la sombra de su mano;
me convirtió en una flecha pulida,
    y me escondió en su aljaba.
Me dijo: «Israel, tú eres mi siervo;
    en ti seré glorificado».
Y respondí: «En vano he trabajado;
    he gastado mis fuerzas sin provecho alguno.
Pero mi justicia está en manos del Señor;
    mi recompensa está con mi Dios».

Y ahora dice el Señor,
    que desde el seno materno me formó
    para que fuera yo su siervo,
para hacer que Jacob se vuelva a él,
    que Israel se reúna a su alrededor;
porque a los ojos del Señor soy digno de honra,
    y mi Dios ha sido mi fortaleza:
«No es gran cosa que seas mi siervo,
    ni que restaures a las tribus de Jacob,
ni que hagas volver a los de Israel,
    a quienes he preservado.
Yo te pongo ahora como luz para las naciones,
    a fin de que lleves mi salvación
    hasta los confines de la tierra».

Así dice el Señor,
    el Redentor y Santo de Israel,
al despreciado y aborrecido por las naciones,
    al siervo de los gobernantes:
«Los reyes te verán y se pondrán de pie,
    los príncipes te verán y se inclinarán,
por causa del Señor, el Santo de Israel,
    que es fiel y te ha escogido».”

REFLEXIÓN

Altibajos con un propósito

Mi vida ha sido un ir y venir de experiencias buenas y malas; mi temperamento me ha jugado malas pasadas y mi proceso con Dios no ha sido fácil, han sido años de altibajos, en los que mi fe se ha visto resquebrajada en ocasiones, pero mi convicción en aquel que me ha brindado sus brazos para darme amor sin condiciones, me ha dado la fuerza para continuar.

Si las personas a tu alrededor no creen en ti; si escuchas constantemente que no eres digno de confianza, que jamás vas a cambiar, que no eres ejemplo de nada, si te recuerdan que fallas constantemente, eres rechazado(a) o despreciado(a) y te han convencido que no tienes un testimonio que dar; cierra tus oídos a todo aquello que te aleja de un propósito grande en las manos de Dios, porque Él tiene el poder para usar nuestra imperfección para su obra.

Fuimos escogidos por Dios para lograr hazañas que en el mundo espiritual son de mucho valor. Estamos siendo moldeados por el Señor para su gloria y honra. Él  inició un trabajo en nuestro corazón, que será terminado en su tiempo y tu gran recompensa será servirle a Él, con todo su respaldo.

A los ojos del Señor, somos especiales. Él es nuestra fortaleza y a su debido momento, confirmará sus planes para ti, para que seas faro y luz en medio de la oscuridad, para que impactes positivamente a todos los que tengan el placer de conocerte y para que tu crecimiento espiritual sea tan contundente que nunca más querrás separarte de Él.

El verdadero reconocimiento no lo encontrarás aquí en la tierra, tu trabajo para Dios lo debes hacer pensando en que el día que Él te llame, seas recibido en el cielo con aplausos y alegría, porque cumpliste tu llamado y obedeciste la voz del Señor, sin exepciones.

Alabanza sugerida

Canción: Solo cree – Samara Pérez

Ver video aquí: https://bit.ly/2sWdq7z

OREMOS

Señor, que mi propósito sea cumplir las metas que has trazado para mí en el cielo. Dame la fuerza para creer y la convicción de que la obediencia trae una recompensa eterna que nadie puede arrebatarme. Gracias padre amado por tenerme en cuenta para tu obra, por perfeccionarte en mis debilidades y por hacer de mí, la persona que quieres que yo sea. Te pido con todo mi corazón, que no descanses y continúes trabajando en mi. Guíame en el camino para que al encontrarme contigo, pueda sentirme satisfecho(a) con tu sonrisa. En el nombre de Jesús, amén.