Categoría: Devocionales

Peste, espada, hambre

Cada día somos partícipes de la gracia inmerecida con la que el Señor nos bendice y cuando no hacemos lo correcto delante de Él y nuestras acciones denotan necedad, desobediencia, maldad y un juicio incesante hacia los demás, damos un pobre testimonio de la fe que decimos profesar y nuestras oraciones son vacías y cargadas de religiosidad, entregando un mensaje equivocado a quienes nos rodean…En pocas palabras ¡no somos coherentes!

Lee mas

Piedras de tropiezo

En nuestra vida cristiana vamos a encontrar grandes piedras de tropiezo que intentarán derribarnos y desanimarnos para que veamos al Señor como un Dios lejano, castigador, injusto y lleno de reglas que no le suman un propósito real a lo que somos.

Lee mas

Una era de parálisis espiritual

¿A quién le gusta hablar o escuchar de calamidades y tragedias? Seguramente estamos acostumbrados, a través de los medios de comunicación, a recibir mensajes de guerra y muerte; Sin embargo, aunque es difícil, se convirtió en algo normal y digno de replicar.

Lee mas

Como barro en manos del alfarero

Existe un cierto nivel de perfección en el trabajo que el Señor ha realizado en nuestras vidas. Nosotros somos el barro y Él es el alfarero. Nos moldea conforme a su voluntad, criterio y creatividad. Tiene claro los planes que tiene para nosotros y para que podamos cumplirlos, necesita trabajar en nuestra fe, esencia, carácter, temperamento, debilidades y dureza de corazón.

Lee mas

Los hechos son tozudos

Los hechos confirman lo que tenemos grabado en el corazón. Decimos que amamos a Dios, que seguimos a Jesucristo con fidelidad, que lo alabamos con fervor y que tenemos una relación con Él; sin embargo, somos desobedientes, vamos en sentido contrario a su voluntad, la quejabanza abunda en nuestra boca y tenemos una fría, distante y parca relación personal con Él.

Lee mas

Acciones de hoy con consecuencias en el mañana

De lo que hagamos hoy depende el futuro de las próximas generaciones. No hablo en general, sino de las que cada uno somos responsables, nuestros hijos, nietos, bisnietos y tataranietos. Dice la Biblia en Deuteronomio 5:8-10 que si somos desobedientes y malvados, el castigo recaerá sobre nuestros hijos hasta la tercera y cuarta generación y si amamos a Dios y cumplimos sus mandamientos Él nos mostrará su amor por mil generaciones.

Lee mas

Estás en el mundo, pero no le perteneces

Vivimos en una época en la que para muchos, Dios es religión y no relación. Tomamos al Señor como una última opción y su palabra es considerada como un libro más de la biblioteca de la casa que habitamos. Nuestros hijos están rodeados de personas que dicen creer en Él, pero lo mantienen distante o para ellos no es prioridad y congregarse en una iglesia hace parte de una rutina dominical sin mayor impacto en su conducta habitual; y aunque no somos ajenos a esta realidad, al interior de nuestro hogar tampoco dedicamos tiempo a instruirlos y guiarlos en el estudio de la Biblia, convirtiéndonos en cómplices de la ignorancia espiritual de los que más amamos.

Lee mas

¿Qué tipo de líder eres?

Para liderar una compañía, una iglesia e incluso al interior del hogar, se requiere no solo el respaldo de Dios, sino tener destrezas y habilidades especiales que le permitan a esa persona guiar a su equipo, su grupo o su familia en diversas actividades para obtener los mejores resultados.

Lee mas

No es casualidad, sino causalidad

Nada pasa por casualidad. Hacemos el mal, tomamos decisiones desacertadas, desobedecemos a Dios, cuestionamos su voluntad y añoramos que nos lluevan bendiciones del cielo pasando por alto la necedad que nos caracteriza. El Señor conoce nuestras motivaciones y valora los esfuerzos de cambio que logremos demostrar. Es compasivo y lento para la ira. Puede cambiar de parecer y concedernos la libertad, pero somos nosotros los que persistimos en rechazarlo y darle la espalda.

Lee mas
Cargando

Enlaces recomendados

Alterno Digital

Alterno Digital

One World 1010
Nexus Stereo

Yes HE is

Videos Recientes

Cargando...