TEXTO BÍBLICO

2 Reyes 25 (NVI)

La caída de Jerusalén

“25 En el año noveno del reinado de Sedequías, a los diez días del mes décimo, Nabucodonosor, rey de Babilonia, marchó con todo su ejército y atacó a Jerusalén. Acampó frente a la ciudad y construyó una rampa de asalto a su alrededor. 2 La ciudad estuvo sitiada hasta el año undécimo del reinado de Sedequías.

3 A los nueve días del mes cuarto, cuando el hambre se agravó en la ciudad, y no había más alimento para el pueblo, 4 se abrió una brecha en el muro de la ciudad, de modo que, aunque los babilonios la tenían cercada, todo el ejército se escapó de noche por la puerta que estaba entre los dos muros, junto al jardín real. Huyeron camino al Arabá, 5 pero el ejército babilonio persiguió a Sedequías hasta alcanzarlo en la llanura de Jericó. Sus soldados se dispersaron, abandonándolo, 6 y los babilonios lo capturaron. Entonces lo llevaron ante el rey de Babilonia, que estaba en Riblá. Allí Sedequías recibió su sentencia. 7 Ante sus propios ojos degollaron a sus hijos, y después le sacaron los ojos, lo ataron con cadenas de bronce y lo llevaron a Babilonia.

8 A los siete días del mes quinto del año diecinueve del reinado de Nabucodonosor, rey de Babilonia, su ministro Nabuzaradán, que era el comandante de la guardia, fue a Jerusalén 9 y le prendió fuego al templo del Señor, al palacio real y a todas las casas de Jerusalén, incluso a todos los edificios importantes. 10 Entonces el ejército babilonio bajo su mando derribó las murallas que rodeaban la ciudad. 11 Nabuzaradán además deportó a la gente que quedaba en la ciudad, es decir, al resto de la muchedumbre y a los que se habían aliado con el rey de Babilonia. 12 Sin embargo, dejó a algunos de los más pobres para que se encargaran de los viñedos y de los campos.

13 Los babilonios quebraron las columnas de bronce, las bases y la fuente de bronce que estaban en el templo del Señor, y se llevaron todo el bronce a Babilonia. 14 También se llevaron las ollas, las tenazas, las despabiladeras, la vajilla y todos los utensilios de bronce que se usaban para el culto. 15 Además, el comandante de la guardia se apoderó de los incensarios y de los aspersorios, todo lo cual era de oro y de plata.

16 El bronce de las dos columnas, de la fuente y de las bases, que Salomón había hecho para el templo del Señor, era tanto que no se podía pesar. 17 Cada columna medía ocho metros de altura. El capitel de bronce que estaba encima de cada columna medía metro y medio de altura y estaba decorado alrededor con una red y con granadas de bronce. Las dos columnas tenían el mismo adorno.

18 El comandante de la guardia tomó presos a Seraías, sacerdote principal, a Sofonías, sacerdote de segundo rango, y a los tres porteros. 19 De los que quedaban en la ciudad, apresó al oficial encargado de las tropas, a cinco de los servidores personales del rey, al cronista principal del ejército, encargado de reclutar soldados de entre el pueblo, y a sesenta ciudadanos que todavía estaban en la ciudad. 20 Después de apresarlos, Nabuzaradán, comandante de la guardia, se los llevó al rey de Babilonia, que estaba en Riblá. 21 Allí, en el territorio de Jamat, el rey los hizo ejecutar.

Así Judá fue desterrado y llevado cautivo.

22 Nabucodonosor, rey de Babilonia, nombró a Guedalías, hijo de Ajicán y nieto de Safán, para que gobernara a la gente que había dejado en Judá. 23 Cuando los oficiales del ejército de Judá y sus tropas se enteraron de que el rey de Babilonia había nombrado gobernador a Guedalías, fueron a ver a éste en Mizpa. Los oficiales eran Ismael hijo de Netanías, Johanán hijo de Carea, Seraías hijo de Tanjumet, oriundo de Netofa, y Jazanías, hijo de un hombre de Macá. 24 Guedalías les hizo este juramento a ellos y a sus tropas: «No teman a los oficiales babilonios. Si ustedes se quedan en el país y sirven al rey de Babilonia, les aseguro que les irá bien.»

25 Pero a los siete meses Ismael, hijo de Netanías y nieto de Elisama, que era de la estirpe real, y diez hombres que lo acompañaban, fueron y asesinaron a Guedalías; también mataron a los hombres de Judá y a los babilonios que formaban parte de su séquito en Mizpa. 26 Acto seguido, todos huyeron a Egipto, grandes y pequeños, junto con los oficiales, pues temían a los babilonios.

Liberación del rey Joaquín
27 En el día veintisiete del mes duodécimo del año treinta y siete del exilio de Joaquín, rey de Judá, Evil Merodac, rey de Babilonia, en el año primero de su reinado, sacó a Joaquín de la cárcel. 28 Lo trató amablemente y le dio una posición más alta que la de los otros reyes que estaban con él en Babilonia. 29 Joaquín dejó su ropa de prisionero, y por el resto de su vida comió a la mesa del rey. 30 Además, durante toda su vida Joaquín gozó de una pensión diaria que le proveía el rey de Babilonia”.

REFLEXIÓN

Creyendo que lo imposible es posible

Lo que con tanto esfuerzo te ha costado construir, puede ser destruido en segundos sino levantas muros de protección alrededor de ti y tu familia. Es necesario que entiendas que no hay nada que hagas que no afecte de manera positiva o negativa a quienes amas.

Puedes engañarte a ti mismo y pensar de manera egoísta que es tu vida y que nadie puede intervenir, opinar o decirte lo que está bien y lo que está mal, y quizás tengas razón en el plano material, pero en el espiritual; no hay un paso que demos que Dios no conozca. Nos ha comunicado de manera detallada su voluntad, sus normas, sus preceptos y sabemos que han sido establecidos para cuidarnos de las consecuencias del pecado y de llevar un estilo de vida apartado de lo que Él desea para nosotros.

Decir que Dios no existe, es ser un ciego indefenso en un mundo de buitres organizados y dirigidos por satanás, quien busca arrebatarte tus bendiciones y verte derrotado. A veces es necesario reiniciar, tomar nuevas fuerzas y avanzar en la conquista de tus sueños, aprendiendo del pasado y tomando caminos distintos de restauración, sanación y paz.

Dios permitirá que toques fondo, para llegar a rescatarte, salvarte y hacerte libre; para mostrarte las bondades de la obediencia, para que creas en imposibles al conocer al Dios que hace TODO posible. Y aunque a veces sientas que nada vales, que no puedes más, que estás cansado y que no hay salida alguna a la oscuridad que te rodea, aparece Él, para decirte que de lo despreciado del mundo, puede hacer cosas nuevas y maravillosas. Pruébalo, déjalo actuar, estoy segura que no te defraudará.

Alabanza sugerida

Canción: Nada es imposible – Marcos Barrientos

Ver video aquí: http://bit.ly/2ax4xa3

OREMOS

Es insensato esperar un milagro para creer en ti Señor. El simple hecho de despertar y respirar, ya lo es. Para ti no hay imposibles Dios, hasta la cadena más fuerte es rota por tu poder, para concederme la libertad que anhelo y hoy recibo por tu gracia y misericordia. Mi fe está más fuerte que nunca, sé que estás conmigo, que aunque enfrento duras pruebas, me haces un vencedor al aprender en medio de mis derrotas, a confiar en ti. Gracias Padre amado por cuidarme y protegerme de mi propia necedad. Eres lo más importante de mi vida. En el nombre de Jesús, amén.