TEXTO BÍBLICO

Ester 8 NVI

Edicto real en favor de los judíos

“8 Ese mismo día el rey Asuero le dio a la reina Ester las propiedades de Amán, el enemigo de los judíos. Mardoqueo se presentó ante el rey, porque Ester le había dicho cuál era su parentesco con ella. 2 El rey se quitó el anillo con su sello, el cual había recuperado de Amán, y se lo obsequió a Mardoqueo. Ester, por su parte, lo designó administrador de las propiedades de Amán.

3 Luego Ester volvió a interceder ante el rey. Se echó a sus pies y, con lágrimas en los ojos, le suplicó que pusiera fin al malvado plan que Amán el agagueo había maquinado contra los judíos. 4 El rey le extendió a Ester el cetro de oro. Entonces ella se levantó y, permaneciendo de pie ante él, 5 dijo:

―Si me he ganado el favor de Su Majestad, y si piensa que es correcto hacerlo y está contento conmigo, dígnese dar una contraorden que invalide los decretos para aniquilar a los judíos que están en todas las provincias del reino, los cuales fraguó y escribió Amán hijo de Hamedata, el agagueo. 6 Porque ¿cómo podría yo ver la calamidad que se cierne sobre mi pueblo? ¿Cómo podría ver impasible el exterminio de mi gente?

7 El rey Asuero respondió entonces a la reina Ester y a Mardoqueo el judío:

―Debido a que Amán atentó contra los judíos, le he dado sus propiedades a Ester, y a él lo han colgado en la estaca. 8 Redacten ahora, en mi nombre, otro decreto en favor de los judíos, como mejor les parezca, y séllenlo con mi anillo real. Un documento escrito en mi nombre, y sellado con mi anillo, es imposible revocarlo.

9 De inmediato fueron convocados los secretarios del rey. Era el día veintitrés del mes tercero, el mes de siván. Se escribió todo lo que Mardoqueo ordenó a los judíos y a los sátrapas, intendentes y funcionarios de las ciento veintisiete provincias que se extendían desde la India hasta Cus. Esas órdenes se promulgaron en la escritura de cada provincia y en el idioma de cada pueblo, y también en la escritura e idioma propios de los judíos. 10 Mardoqueo escribió los decretos en nombre del rey Asuero, los selló con el anillo real, y los envió por medio de mensajeros del rey, que montaban veloces corceles de las caballerizas reales.

11 El edicto del rey facultaba a los judíos de cada ciudad a reunirse y defenderse, a exterminar, matar y aniquilar a cualquier fuerza armada de cualquier pueblo o provincia que los atacara a ellos o a sus mujeres y niños, y a apoderarse de los bienes de sus enemigos. 12 Para llevar esto a cabo en todas las provincias del rey Asuero, los judíos fijaron el día trece del mes doce, que es el mes de adar. 13 En cada provincia se emitiría como ley una copia del edicto, y se daría a conocer a todos los pueblos. Así los judíos estarían preparados ese día para vengarse de sus enemigos.

14 Los mensajeros, siguiendo las órdenes del rey, salieron de inmediato montando veloces corceles. El edicto se publicó también en la ciudadela de Susa.

15 Mardoqueo salió de la presencia del rey vistiendo ropas reales de azul y blanco, una gran corona de oro y un manto de lino fino color púrpura. La ciudad de Susa estalló en gritos de alegría. 16 Para los judíos, aquel fue un tiempo de luz y de alegría, júbilo y honor. 17 En cada provincia y ciudad adonde llegaban el edicto y la orden del rey había alegría y regocijo entre los judíos, con banquetes y festejos. Y muchas personas de otros pueblos se hicieron judíos por miedo a ellos.”

REFLEXIÓN

Delegación y control

Existen poderes o funciones que se pueden delegar, sin embargo la responsabilidad delante del Señor es personal e intransferible.  Como ciudadanos del cielo, tenemos unos roles previamente definidos que debemos cumplir a cabalidad.

Con gran facilidad, el Rey Asuero le confirió poder a Amán quien lo usó en contra del pueblo judío, pero posteriormente también se le dio a Mardoqueo, para resarcir las consecuencias de sus malas decisiones y lo usó para bien de los judíos; esto fue de gran bendición para un pueblo que había estado expuesto a la desesperación, la opresión y la amenaza.

Puedes delegar funciones y responsabilidades, pero si no ejerces un control efectivo, tu gestión será ineficaz. Lo anterior aplica en todo ámbito y es positivo, siempre y cuando lo hagas con el objetivo de concentrarte en la estrategia que te permitirá crecer como equipo laboral y/o familiar.

En tu familia, como cabeza de hogar puedes dejarle a tu esposa tareas que te corresponden a ti, pero eres tu quien tendrá que rendir cuentas delante de Dios por los resultados. Puedes llegar a ser autoritario, pero si abusas física o emocionalmente de tu esposa y de tus hijos, Él te disciplinará por tu falta de sabiduría en el liderazgo de tu familia.

En tu trabajo, delegar en tus colaboradores puede ser una oportunidad para aprender y crecer; bien manejado, puede enviar una señal de que confías en ellos, lo que refuerza su compromiso y sentido de pertenencia.

En tu Iglesia, no puedes delegar en otros la responsabilidad que tienes de orar, diezmar, estudiar, practicar la palabra de Dios, ayunar y ayudar a tus hermanos cuando ellos lo necesitan, al hacerlo te pierdes la bendición de ser guiado por el Espíritu Santo en las decisiones importantes que debas tomar en los ámbitos antes mencionados. Es importante entender que si tienes una relación personal con el Señor, es a Él a quien sirves y debes hacerlo con total diligencia, dando lo mejor de ti mismo para el cumplimiento de los objetivos trazados.

No importa el lugar, eres responsable delante de Dios de tus pensamientos, palabras, sentimientos y acciones. Para que reinen la armonía y la estabilidad en la sociedad, es preciso someterse a una dirección y que mejor forma de hacerlo que cobijados por su favor. Disfrutar de tiempos de alegría y paz, incluye proactividad, iniciativa, actitud positiva, valentía y espíritu de superación…¿Los tienes?…

Alabanza sugerida

Canción: Que canten los cielos – Cuenta Regresiva

Ver video Aquí: http://bit.ly/2mvCPBK

OREMOS

Amado padre celestial, mi mente está ocupada en una cantidad de cosas que no me traen recompensa alguna en la eternidad. Señor, toma el control, te necesito, siento que no puedo más. Dame sabiduría para hacer lo que me corresponde hacer delante de ti. Guíame en cada decisión que deba tomar; eres paz en medio de la tormenta, iluminas mi camino y das sentido a mi vida, te lo agradezco de todo corazón. Bendice a todo aquel que tenga oportunidad de interactuar conmigo en este día, se tú mi baluarte en medio del campo de batalla. Te amo y clamo a ti en el nombre de tu hijo amado Jesús, Amén.