TEXTO BÍBLICO

Jeremías 27 (NVI)

Parábola del yugo

“27 Al comienzo del reinado de Sedequías hijo de Josías, rey de Judá, vino a Jeremías esta palabra del SEÑOR:
2 Así me dijo el SEÑOR: «Hazte un yugo y unas correas, y póntelos sobre el cuello. 3 Envía luego a los reyes de Edom, Moab, Amón, Tiro y Sidón un mensaje por medio de los mensajeros que vienen a Jerusalén para ver a Sedequías, rey de Judá. 4 Entrégales este mensaje para sus señores: “Así dice el SEÑOR Todopoderoso, el Dios de Israel: ‘Digan a sus señores: 5 Yo, con mi gran poder y mi brazo poderoso, hice la tierra, y los hombres y los animales que están sobre ella, y puedo dárselos a quien me plazca. 6 Ahora mismo entrego todos estos países en manos de mi siervo Nabucodonosor, rey de Babilonia, y hasta las bestias del campo las he puesto bajo su poder. 7 Todas las naciones le servirán a él, y a su hijo y a su nieto, hasta que también a su país le llegue la hora y sea sometido por numerosas naciones y grandes reyes. 8 Y, si alguna nación o reino rehúsa someterse a Nabucodonosor, rey de Babilonia, y no dobla el cuello bajo el yugo del rey de Babilonia, yo castigaré a esa nación con espada, hambre y pestilencia, hasta que Nabucodonosor la destruya por completo —afirma el SEÑOR—.
9 »” ’Por tanto, no les hagan caso a sus profetas ni a sus adivinos, intérpretes de sueños, astrólogos y hechiceros, que les dicen que no se sometan al rey de Babilonia. 10 Las mentiras que ellos les profetizan solo sirven para que ustedes se alejen de su propia tierra, y para que yo los expulse y mueran. 11 En cambio, a la nación que doble el cuello bajo el yugo del rey de Babilonia y se someta a él —afirma el SEÑOR—, yo la dejaré en su propia tierra para que la trabaje y viva en ella’ ”».
12 A Sedequías, rey de Judá, le dije lo mismo: «Doblen el cuello bajo el yugo del rey de Babilonia; sométanse a él y a su pueblo, y seguirán con vida. 13 ¿Para qué van a morir tú y tu pueblo por la espada, el hambre y la pestilencia, tal como lo ha prometido el SEÑOR a toda nación que no se someta al rey de Babilonia? 14 No les hagan caso a las palabras de los profetas que les dicen que no se sometan al rey de Babilonia, porque lo que les profetizan son mentiras. 15 “¡Yo no los envié! —afirma el SEÑOR—. Ellos profetizan mentiras en mi nombre, que solo servirán para que yo los expulse a ustedes, y mueran tanto ustedes como sus profetas”».
16 También les comuniqué a los sacerdotes y a todo el pueblo que así dice el SEÑOR:
«No les hagan caso a los profetas que les aseguran que muy pronto les serán devueltos de Babilonia los utensilios de la casa del SEÑOR. ¡Tales profecías son puras mentiras! 17 No les hagan caso. Sométanse al rey de Babilonia, y seguirán con vida. ¿Por qué ha de convertirse en ruinas esta ciudad? 18 Si de veras son profetas y tienen palabra del SEÑOR, que le supliquen al SEÑOR Todopoderoso que no sean llevados a Babilonia los utensilios que aún quedan en la casa del SEÑOR, y en el palacio del rey de Judá y en Jerusalén.
19 »En cuanto a las columnas, la fuente de agua, las bases y los demás utensilios que quedaron en esta ciudad, 20 los cuales no se llevó Nabucodonosor, rey de Babilonia, cuando deportó de Jerusalén a Babilonia a Jeconías[a] hijo de Joacim, rey de Judá, junto con todos los nobles de Judá y Jerusalén, 21 es decir, en cuanto a los utensilios que quedaron en la casa del SEÑOR y en el palacio del rey de Judá y en Jerusalén, así dice el SEÑOR Todopoderoso, el Dios de Israel: 22 “Todo esto será llevado a Babilonia —afirma el SEÑOR—, y allí permanecerá hasta el día en que yo lo vaya a buscar y lo devuelva a este lugar”».”

REFLEXIÓN

Dios es soberano y nada se escapa de su control. Él creó el cielo, la tierra y todo lo que hay en ella y Él dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman y también paga al hombre conforme a sus malas acciones.

La confrontación de Jeremías a los falsos profetas, no debe ser distinta a la que nosotros debemos emprender en contra de aquellos que mienten, diciendo que si cedemos ante las presiones del mundo, encontraremos abundancia y paz. No se puede cosechar nada bueno de una mala semilla y eso es algo que no tenemos la potestad de cambiar.

Respetar nuestras autoridades es un mandato de Dios, pero cuando éstas nos instan a comportarnos de una manera que ofenda al Señor, debemos someternos a una gobernanza mucho más alta que ellos y es a la de aquel que los puso en ese lugar de liderazgo y rechazar inmediatamente y de forma contundente ese tipo de conductas.

También encontramos que la adivinación, la hechicería, la astrología y la interpretación de sueños, no son aprobadas por el Señor. Así que es responsabilidad de todo cristiano no practicar tales cosas, con el objetivo de mantenernos alineados a la voluntad del Padre, agradándole a Él y solo a Él en TODO, honrando su nombre y dando lugar a la sana doctrina que Él nos ha enseñado.

Alabanza sugerida
Canción: Dios de lo imposible – David Reyes & Christine D’Clario
Ver video aquí: https://bit.ly/2Gtj07n

OREMOS
Señor, que mi siembra sea de buena semilla, para que mi cosecha sea de abundante paz. Dame el conocimiento necesario, para confrontar las mentiras que se nos dicen a diario acerca de ti. Aléjame de prácticas como la hechicería, la adivinación, la interpretación de sueños o la astrología, perdóname si te he llegado a ofender por tales cosas. Me someto a tu autoridad y respeto tu voluntad. En el nombre de Jesús amén.