Un dulce y cálido amanecer
Escrito por Lilo de Sierra

“Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa. (Isaías 41.10 NVI)

Amanda, una mujer de aproximadamente 23 años, prostituida desde niña, rechazada por su padre, abandonada, triste, sola, maltratada y humillada; usada y sin esperanza. No podía anhelar aquello  que ignoraba que existía, el amor verdadero, la lealtad, la calidez y la dulzura… ¿Crees que tu vida ha sido dura?, no te alcanzas a imaginar lo que ella ha tenido que enfrentar, su dignidad le ha sido arrebatada…solo un milagro puede darle una vida nueva, un salvador, alguien dispuesto a dar su propia vida por ella, sin pedir nada a cambio….

Allí está Él, el Omnipresente, susurrándole al oído que la ama como nunca ha amado a nadie; está a su lado, la observa detenidamente, en todo tiempo y todo lugar (Jeremías 23:24 NVI). Desea habitar en su corazón, restaurar y sanar las heridas profundas que los hombres le causaron. Él es diferente, no miente, da vida, da aliento… lo da todo (Hechos 17:24 NVI).

Ella no lo sabe, Él es Omnisciente, conoce su pasado, su presente y su futuro. Lo que ha hecho, lo que está haciendo y lo que hará. Al leer sus pensamientos navega entre la incertidumbre y la oscuridad; nada escapa ante sus ojos. (Hebreos 4:13).

Amanda se resiste ante su voz suave pero segura, la que le dice que hará maravillas inimaginables y que volverá a brillar como la luz del sol. Ella tiene miedo, no sabe si buscarlo, le huye al abandono y al desprecio; Él se dejará encontrar en el momento perfecto y oportuno. (1 crónicas 28:9 NVI)

¿Puede algo o alguien cambiar el rumbo de su destino? ¿Estará condenada para siempre al fracaso y al desdén? ¡NO! al Omnipotente, al Señor Todopoderoso, aquél que tiene autoridad sobre todas las personas y las cosas, no le ha quedado grande su vida. Tiene un plan para ella que se cumplirá pase lo que pase (Job 42:1-2). Para Él no hay NADA imposible (Jeremías 32:27 NVI)

¿Y si le da una oportunidad?, que pasaría si por un instante le entrega el control de sus circunstancias, la sed en el desierto, el pecado que corre entre sus venas. Ha escuchado que es Perfecto y Santo, es absurdo creer que así, imperfecta como es, alguien pueda interesarse en su bienestar…pero así es, ella necesita desesperadamente sentirse amada y Él ser recibido con confianza…

Amanda eres tú y aquel hombre es Dios… unidos en un solo ser y con un solo objetivo, una vida feliz en la eternidad. El pasado ha quedado atrás y se vislumbran cosas nuevas, únicas y especiales en el mañana junto a Él.

Un hermoso y cálido amanecer sonroja sus mejillas, es el amor de Dios que la cubre desde su cabeza hasta los pies. Le infunde nuevas fuerzas y la hace soñar con una vida nueva, distinta a la que ha conocido; ya no se siente sola…

“El sana a los quebrantados de corazón,
Y venda sus heridas.”
(Salmos 147.3 NVI)

Escrito para www.conectadosconcristo.com