TEXTO BÍBLICO

Proverbios 30:18-20 NVI

“18 »Tres cosas hay que me causan asombro,
y una cuarta que no alcanzo a comprender:
19 el rastro del águila en el cielo,
el rastro de la serpiente en la roca,
el rastro del barco en alta mar,
y el rastro del hombre en la mujer.

20 »Así procede la adúltera:
come, se limpia la boca,
y afirma: “Nada malo he cometido

REFLEXIÓN

El águila, la serpiente, el barco y la mujer adúltera

Un gran misterio es para nosotros, la majestuosidad que no deja rastro alguno a su paso. El rastro del águila en el cielo, de la serpiente en la roca, del barco en alta mar y el del hombre en la mujer.

El águila evoca la libertad, el volar muy alto en ésta vida. Es un caminar con Dios de la mano, es recibir grandes y sobrenaturales bendiciones, cuando decidimos ser radicales, obedecer y amar a Dios por encima de todas las cosas. Su protección es continua, nos pone a salvo de la maldad que nos rodea, es grande, poderoso y digno de confianza.

Es una realidad que estamos rodeados de maldad, ésta se desliza lenta y sigilosamente como la serpiente, buscando devorar a los distraídos, a quienes se han apartado de Dios y justifican sus acciones faltas de sabiduría, con un proceso que han iniciado y aun no terminan. Es importante entender, que el pecado es pecado y es aborrecible a los ojos de Dios. No hay escalas para calificarlo, no hay pecado suave, medio o fuerte; ante los ojos del Señor, es tan grave el que suele decir mentiras piadosas o verdades a medias, como el que le quita la vida a otra persona. Toda acción tiene una consecuencia y al ser condecendientes con el mundo, aceptamos a satanás como nuestro consejero.

El paso de un barco en alta mar, puede asemejarse a nuestro pasado; para Dios, éste no existe si hemos tomado la decisión de honrarlo y darle honor con nuestro comportamiento en el presente. Al acercarnos a Él, con verdadero arrepentimiento, nuestro Padre va transformando para su gloria, la desesperanza y la mentira, en un futuro lleno de amor y verdad. Tempestades tendremos que enfrentar, pero si en el barco de nuestra vida, está Dios, no debemos temer, porque nos ha hecho vencedores absolutos sobre la oscuridad.

Es inevitable que el hombre deje una huella en el corazón de una mujer. Las mujeres fuimos creadas por el Señor para ser amadas y nuestra razón no es tan fuerte en nosotras, cuándo las emociones nos dominan. Por esto trato de entender a la mujer adúltera cuando dice estar enamorada de un hombre casado; imagino que hará las siguientes reflexiones: ¿Qué de malo debe haber en algo que emana amor? ‘Si Dios es amor, Él debe aprobar ésta relación, porque amor es lo que sobra en ella’… que insensato es dejarse llevar por la lujuria y la mentira y mucho más, el tratar de conseguir felicidad, sobre la tristeza y el dolor de una hogar destruido por las promesas rotas.

Tanto el hombre como la mujer que aceptan una vida en adulterio, se exponen a la ruina de una vida sin Dios; habrán vendido su alma al diablo por un “ratico” de placer y perderán lo mejor que hoy tienen en su vida, el respeto y el honor de ser cabeza espiritual de una familia constituida por el Señor.

Alabanza sugerida

Canción: Con solo un toque – Su presencia

Ver video aquí: https://bit.ly/2oDjomH

OREMOS

Padre amado, límpiame de la maldad que habita en mí. Fortalece mi espíritu y concédeme la libertad de vivir con mi conciencia tranquila, al saber que hago lo correcto delante de tus ojos. Examina mi corazón y guíame en tu verdad. Protege mi matrimonio y no permitas que mi esposo(a) fije su mente y entregue su corazón a lo temporal, a lo efímero y a lo que no está aprobado por ti. Danos determinación, para decir ¡No! a la mentira de un amor construido sobre el dolor. Gobierna mi vida y la de mi familia, guárdanos de las trampas que satanás pone en nuestro camino; en el nombre de Jesús, amén.