TEXTO BÍBLICO

Isaías 27 (NVI)

Liberación de Israel

“27 En aquel día el Señor castigará
a Leviatán, la serpiente huidiza,
a Leviatán, la serpiente tortuosa.
Con su espada violenta, grande y poderosa,
matará al Dragón que está en el mar.
2 «Canten en aquel día
a la viña escogida:
3 Yo, el Señor, soy su guardián;
todo el tiempo riego mi viña.
Día y noche cuido de ella
para que nadie le haga daño.
4 No estoy enojado.
Si tuviera zarzas y espinos,
pelearía contra ella
y la quemaría totalmente,
5 a menos que ella acudiera a mi refugio
e hiciera las paces conmigo,
sí, que hiciera las paces conmigo».

6 Días vendrán en que Jacob echará raíces,
en que Israel retoñará y florecerá,
y llenará el mundo con sus frutos.
7 ¿Acaso el Señor lo ha golpeado
como hizo con quien lo golpeaba?
¿Acaso le dio muerte
como hizo con quienes lo mataron?
8 Contendió con él con guerra[a] y destierro;
lo expulsó con su soplo violento
al soplar el viento del este.
9 Así quedará expiada la iniquidad de Jacob;
esta será la única condición
para que se le perdone su pecado:
que reduzca a polvo todas las piedras del altar,
como si moliera piedra caliza,
y no deje en pie ninguna imagen de Aserá
ni altar de incienso alguno.

10 En ruinas está la ciudad fortificada;
es un sitio sin habitantes,
abandonado como el desierto.
Allí se echa el ternero,
allí pace y deshoja las ramas.
11 Una vez secas, las ramas se quiebran;
vienen luego las mujeres y con ellas hacen fuego.
Porque este es un pueblo sin entendimiento;
por eso su creador no le tiene compasión,
ni de él se apiada quien lo formó.

12 En aquel día el Señor trillará desde las corrientes del Éufrates hasta el torrente de Egipto, y ustedes, israelitas, serán recogidos uno por uno. 13 En aquel día sonará una gran trompeta. Los que fueron llevados a Asiria y los que fueron desterrados a Egipto vendrán y adorarán al Señor sobre el monte santo en Jerusalén.”

REFLEXIÓN

Él está de nuestro lado

Sin Dios en nuestra vida, nos sentimos vulnerables y aun así, insistimos en buscarlo en lugares equivocados. Vagamos por el mundo buscando quién nos escuche y nos de un consejo frente a lo que debemos hacer; pedimos a grito herido sentirnos protegidos por aquellos que más amamos y aveces obtenemos una respuesta de silencio en la más oscura soledad.

Intencionalmente no tomamos en cuenta a Dios; nos parece que orar, leer la Biblia y congregarnos es aburrido y tampoco soluciona nuestros problemas; permitimos que el orgullo inunde nuestra alma y estamos convencidos que mostrar arrepentimiento por nuestras fallas es señal de debilidad, todas estas son mentiras que satanás siembra en nuestra mente para apartarnos del Señor, y por nuestra propia seguridad, rechazar los pensamientos de derrota, huir y resistir a la tentación, es nuestra mejor opción.

Respira profundo y tómate el tiempo de reflexionar acerca del acelere con el que has tomado decisiones de vida cruciales. Si has estado por un tiempo alejado de Dios, reconcíliate con Él. Has las pases con tu papá; Él te ama profundamente y anhela tener una verdadera comunión contigo. Decide caminar de su mano, apostarle a una vida de bendición, hacer lo correcto aunque lo incorrecto pareciera ser más beneficioso para ti, honra a Dios y Él te honrará a ti.

¿Fuiste golpeado, humillado, maltratado, traicionado? ¿Crees que Jesús no te entiende?…recuerda que Él murió por ti y por mí, sufrió en silencio cosas peores que las que estamos enfrentando nosotros hoy; Él sabe lo que sientes, lo que piensas, lo que crees y desea de todo corazón, darte una nueva vida llena de amor.

La falta de perdón nos condena a una existencia de amargura. Que bueno poder decir yo quiero y yo puedo ser feliz, porque tenemos la seguridad de tener de nuestro lado, al rey Todopoderoso, invencible y justo.

Alabanza Sugerida

Canción: Aquí estoy yo – Jesús Adrián Romero

Ver video Aquí: https://bit.ly/1oScjcX

OREMOS

Señor, te necesito; no puedo pensar en seguir mi vida sin ti. Mi pasado ha quedado atrás y cuando estoy contigo, siento que puedo conquistar los retos más grandes de tu mano. Tu me das la fuerza y determinación, para dejar de lado todo aquello que me aleja de las bendiciones que tienes para mí. Declaro bendición y victoria en mi vida, te pido Señor que hagas extendible a toda mi familia tu amor y tu bondad. No nos abandones, ni apartes tu mirada de nosotros.

En el nombre de Jesús y bajo la unción de tu Santo Espíritu, amén.