TEXTO BÍBLICO

Jeremías 31: 31 – 40 NVI

El nuevo pacto

“31 »Vienen días —afirma el SEÑOR— en que haré un nuevo pacto con el pueblo de Israel y con la tribu de Judá. 32 No será un pacto como el que hice con sus antepasados el día en que los tomé de la mano y los saqué de Egipto, ya que ellos lo quebrantaron a pesar de que yo era su esposo —afirma el SEÑOR—.
33 »Este es el pacto que después de aquel tiempo haré con el pueblo de Israel —afirma el SEÑOR—: Pondré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. 34 Ya no tendrá nadie que enseñar a su prójimo, ni dirá nadie a su hermano: “¡Conoce al SEÑOR!”, porque todos, desde el más pequeño hasta el más grande, me conocerán —afirma el SEÑOR—. Yo les perdonaré su iniquidad, y nunca más me acordaré de sus pecados».
35 Así dice el SEÑOR,
cuyo nombre es el SEÑOR Todopoderoso,
quien estableció el sol para alumbrar el día,
y la luna y las estrellas para alumbrar la noche,
y agita el mar para que rujan sus olas:
36 «Si alguna vez fallaran estas leyes
—afirma el SEÑOR—,
entonces la descendencia de Israel
ya nunca más sería mi nación especial».
37 Así dice el SEÑOR:
«Si se pudieran medir los cielos en lo alto,
y en lo bajo explorar los cimientos de la tierra,
entonces yo rechazaría a la descendencia de Israel
por todo lo que ha hecho
—afirma el SEÑOR—.
38 »Vienen días —afirma el SEÑOR—, en que la ciudad del SEÑOR será reconstruida, desde la torre de Jananel hasta la puerta de la Esquina. 39 El cordel para medir se extenderá en línea recta, desde allí hasta la colina de Gareb, y luego girará hacia Goa. 40 Y todo el valle donde se arrojan los cadáveres y las cenizas, y todos los campos, hasta el arroyo de Cedrón y hasta la puerta de los Caballos, en la esquina oriental, estarán consagrados al SEÑOR. ¡Nunca más la ciudad será arrancada ni derribada!»

REFLEXIÓN

Una vez recibimos al Señor como nuestro rey y salvador personal, comenzamos una carrera en la que el cambio es el protagonista. Lo que caracterizaba nuestra existencia en el pasado y era una ofensa para Dios queda atrás y le damos la bienvenida a una vida nueva, en la que nuestro conocimiento del Señor irá creciendo en la medida que avanzamos en nuestra formación cristiana.

No es fácil tomar la decisión de vivir bajo los preceptos bíblicos. Seremos criticados, señalados, se burlarán públicamente de nosotros, pero nuestro Dios se sentirá orgulloso en cada paso dado, cada prueba superada y cada decisión tomada en pro de honrarlo y glorificarlo.

Su pacto es claro: nosotros obedecemos, Él nos bendice; le demostramos nuestra fidelidad y Él nos respaldará en todo lo que hagamos; si lo reconocemos ante quienes nos rodean, no solo con palabras sino con nuestra conducta, Él nos reconocerá como sus hijos amados en la tierra y en el cielo.

Es nuestra responsabilidad mantener integridad en el pacto que hemos hecho con Dios. Él prometió que si somos coherentes con la fe que profesamos, jamás se apartará de nosotros. Él no miente y finalmente quisiera preguntarte ¿estás dispuesto a cumplir lo que le has prometido?

Alabanza sugerida
Canción: Dios Incomparable – Generacion 12
Ver video aquí: https://bit.ly/33gxOhG

OREMOS
Señor mi pacto contigo es de amor, obediencia, cambio en mi conducta y me comprometo a intentarlo las veces que sean necesarias. Ayúdame a mantenerme firme en mis convicciones. Eres todo lo que necesito. Transfórmame en la persona que tú quieres que sea. Perdóname por mis fallas y dame la fuerza que necesito para que mi cambio sea radical y definitivo. Te amo por siempre y para siempre. En el nombre de Jesús y bajo la unción de tu Santo Espíritu. Amén.