Texto Bíblico

ÉXODO 22: 16-31 NVI

Responsabilidades sociales

“Si alguien seduce a una mujer virgen que no esté comprometida para casarse, y se acuesta con ella, deberá pagarle su precio al padre y tomarla por esposa. 17 Aun si el padre se niega a entregársela, el seductor deberá pagar el precio establecido para las vírgenes. 18 »No dejes con vida a ninguna hechicera. 19 »Todo el que tenga relaciones sexuales con un animal será condenado a muerte. 20 »Todo el que ofrezca sacrificios a otros dioses, en vez de ofrecérselos al SEÑOR, será condenado a muerte. 21 »No maltrates ni oprimas a los extranjeros, pues también tú y tu pueblo fueron extranjeros en Egipto. 22 »No explotes a las viudas ni a los huérfanos, 23 porque si tú y tu pueblo lo hacen, y ellos me piden ayuda, yo te aseguro que atenderé a su clamor: 24 arderá mi furor y los mataré a ustedes a filo de espada. ¡Y sus mujeres se quedarán viudas, y sus hijos se quedarán huérfanos! 25 »Si uno de ustedes presta dinero a algún necesitado de mi pueblo, no deberá tratarlo como los prestamistas ni le cobrará intereses. 26 »Si alguien toma en prenda el manto de su prójimo, deberá devolvérselo al caer la noche. 27 Ese manto es lo único que tiene para abrigarse; no tiene otra cosa sobre la cual dormir. Si se queja ante mí, yo atenderé a su clamor, pues soy un Dios compasivo. 28 »No blasfemes nunca contra Dios, ni maldigas al jefe de tu pueblo. 29 »No te demores en presentarme las ofrendas de tus graneros y de tus lagares. »Tus hijos primogénitos serán para mí. 30 »También serán para mí tus toros y tus ovejas. Los dejarás con sus madres siete días, pero al octavo día me los entregarás. 31 »Ustedes serán mi pueblo santo. No comerán la carne de ningún animal que haya sido despedazado por las fieras. Esa carne se la echarán a los perros.”

Reflexión

El punto más alto de la conducta perversa

Las leyes nos fueron dadas para proteger nuestra vida y preservar nuestra dignidad en el cielo y en la tierra. Quizás no nos gusten, porque podemos sentirnos en algún momento, presionados y obligados a obedecer, pero la intención de Dios es que estemos bien.

La Virginidad fue, es y será el mayor tesoro que una mujer puede tener. Cualquiera que tome para sí la pureza sexual de alguien, deberá pagar su precio por ello, tomarla por esposa y devolverle así, el honor perdido. Fíjense que dice “Seduce”, ésta palabra implica el hecho de que se le induzca o persuada con el fin de lograr su satisfacción y beneficio personal. Esto se hace de una manera egoísta, cediendo a los deseos de la carne, a querer obtener para sí placer sin importar los sentimientos de la otra persona o las consecuencias que para ella pudieran tener. Las relaciones sexuales fueron instituidas por Dios en el marco del matrimonio, por lo demás se llama fornicación y es un pecado ante sus ojos.

La hechicería (brujería), muy común en estos tiempos, con la lectura de cartas, del cigarrillo o la mano, sortilegios para lograr el control de la voluntad de alguien, los horóscopos y otras prácticas, son aborrecibles para el Señor, pues es rendirle culto a satanás. Todo lo oculto que busca obtener un poder que va mucho más allá de lo natural sobre una persona, son prácticas condenables realizadas por algunas sectas y uno de los más graves pecados. Lo que le desees a otro, eso se te devolverá, no podrás evitar la ruina y devastación que caerá sobre ti y tu espíritu permanecerá apartado de Dios.

La zoofilia, atracción sexual o la orientación sexual hacia los animales es el acto más degradante que un ser humano puede cometer. Pone en riesgo su integridad física, al estar expuesto a infecciones y enfermedades y adicionalmente, es evidente que su salud mental es perturbada.

La idolatría, el oprimir a extranjeros, aprovecharse de las viudas y huérfanos por su condición de vulnerabilidad, la usura, maldecir y blasfemar contra tu prójimo, el canibalismo, marcadas en muchas culturas alrededor del mundo, son costumbres que van en contra del propósito del hombre en esta tierra, es perversión total y el Señor no aplacará su ira contra el que haga este tipo de cosas.

Estas son algunas de las cosas que pueden llevar a la muerte física y espiritual del hombre, se salen de todo contexto, atentan contra la virtud y bondad de Dios. Si has estado envuelto en esto, si aún hoy lo haces, vuelve tu mirada al Señor, arrepiéntete de tu pecado, corrige tus acciones y pide misericordia, estoy segura que el Señor al ver la honestidad de corazón con la que le hablas, al examinar tu mente y saber que estás verdaderamente arrepentido y quieres enderezar tu conducta, te perdonará y te permitirá vivir en comunión con Él.

 

Oremos

Señor sálvanos de las prácticas perversas, de cambiarnos al lado oscuro, de rendirle culto a satanás con prácticas que buscando el beneficio personal o el placer sexual, van en contra de tu voluntad, te ofenden y hacen de nosotros seres despreciables. No permitas que toquemos fondo, limpia nuestra mente y haznos dignos de estar en tu presencia. En el nombre de tu amado hijo Jesús y bajo la unción de tu santo espíritu. Amén y amén.

Devocional diario www.conectadosconcristo.com