TEXTO BÍBLICO

Salmos 88

Cántico. Salmo de los hijos de Coré. Al director musical. Según majalat leannot. Masquil de Hemán el ezraíta.

“88 Señor, Dios de mi salvación,
día y noche clamo en presencia tuya.
2 Que llegue ante ti mi oración;
dígnate escuchar mi súplica.

3 Tan colmado estoy de calamidades
que mi vida está al borde del sepulcro.
4 Ya me cuentan entre los que bajan a la fosa;
parezco un guerrero desvalido.
5 Me han puesto aparte, entre los muertos;
parezco un cadáver que yace en el sepulcro,
de esos que tú ya no recuerdas,
porque fueron arrebatados de tu mano.

6 Me has echado en el foso más profundo,
en el más tenebroso de los abismos.
7 El peso de tu enojo ha recaído sobre mí;
me has abrumado con tus olas. Selah
8 Me has quitado a todos mis amigos
y ante ellos me has hecho aborrecible.
Estoy aprisionado y no puedo librarme;
9     los ojos se me nublan de tristeza.

Yo, Señor, te invoco cada día,
y hacia ti extiendo las manos.
10 ¿Acaso entre los muertos realizas maravillas?
¿Pueden los muertos levantarse a darte gracias? Selah
11 ¿Acaso en el sepulcro se habla de tu amor,
y de tu fidelidad en el abismo destructor?[a] 12 ¿Acaso en las tinieblas se conocen tus maravillas,
o tu justicia en la tierra del olvido?

13 Yo, Señor, te ruego que me ayudes;
por la mañana busco tu presencia en oración.
14 ¿Por qué me rechazas, Señor?
¿Por qué escondes de mí tu rostro?

15 Yo he sufrido desde mi juventud;
muy cerca he estado de la muerte.
Me has enviado terribles sufrimientos
y ya no puedo más.
16 Tu ira se ha descargado sobre mí;
tus violentos ataques han acabado conmigo.
17 Todo el día me rodean como un océano;
me han cercado por completo.
18 Me has quitado amigos y seres queridos;
ahora solo tengo amistad con las tinieblas.”

REFLEXIÓN

En las tinieblas

¿Cómo conocer el verdadero espíritu de Dios? ¿Son las tinieblas una maldición?, si lo vemos desde un punto de vista diferente; en las tinieblas tuve mi encuentro personal con el Señor y a partir de ese momento, no he querido separarme de Él, así, que considero que estar en ese lugar, ha sido la mayor bendición de mis más duras experiencias.

Tenemos que morir a nuestro orgullo, a nuestra desobediencia, a la arrogancia de pretender vivir una vida sin Dios, para experimentar la comunión divina, en la que nuestros anhelos se convierten en los de Él y al mirar atrás, ya no somos los mismos de ayer, sino que hemos sido transformados a tal punto, que deseamos desde lo más profundo de nuestro ser, que otros conozcan su verdad de amor.

De la oscuridad, de los huesos secos y de la muerte, el Señor tiene el poder de levantarnos. Tocamos fondo para verlo a los ojos y poder rendirnos ante su presencia. Aunque por un instante sintamos que ha escondido su rostro y nos rechace, no es así; es cuando decimos “no podemos más”, que Él asume el control para darnos un nuevo rumbo que nos lleve a lugares inimaginables de tranquilidad, mansedumbre y templanza.

No dudes. Aunque haya un silencio absoluto a tu alrededor y nada pase, no significa que Él  no esté trabajando en ti. Es meticuloso y perfeccionista en todo lo que hace y créeme, sobrepasa toda expectativa humana, al reconfortarnos completamente, sin que haga falta nada.

Alabanza sugerida

Canción: Te amo más que a mí misma vida – Grupo Rojo

Ver video Aquí: http://bit.ly/2ggdhpC

OREMOS

Señor, me sanaste y cambiaste una existencia de tristezas en una llena de alegría y esperanza. Gracias padre amado, porque en tu grandeza me has demostrado el gran valor que tengo para ti. Te amo y quisiera poder retribuirte con mi obediencia todo lo que has hecho por mí. Te exalto mi Dios, por tu fuerza y poder para cambiar las más duras circunstancias de mi vida, en firmes motivaciones de querer caminar de tu mano por siempre. En el nombre de tu hijo amado Jesús, te alabo Señor; amén.