Texto Bíblico

Deuteronomio 16 NVI

Fiesta de la Pascua

“16 »Aparta el mes de aviv para celebrar la Pascua del SEÑOR tu Dios, porque fue en una noche del mes de aviv cuando el SEÑOR tu Dios te sacó de Egipto. 2 En la Pascua del SEÑOR tu Dios sacrificarás de tus vacas y ovejas, en el lugar donde el SEÑOR decida habitar. 3 No comerás la Pascua con pan leudado, sino que durante siete días comerás pan sin levadura, pan de aflicción, pues de Egipto saliste de prisa. Lo harás así para que toda tu vida te acuerdes del día en que saliste de Egipto. 4 Durante siete días no habrá levadura en todo el país. De la carne que sacrifiques al atardecer del primer día, no quedará nada para la mañana siguiente. 5 »No ofrecerás el sacrificio de la Pascua en ninguna de las otras ciudades que te dé el SEÑOR tu Dios. 6 Lo ofrecerás solamente en el lugar donde el SEÑOR decida habitar. Allí ofrecerás el sacrificio de la Pascua por la tarde, al ponerse el sol, que fue la hora en que saliste de Egipto. 7 Cocerás y comerás el sacrificio de la Pascua en el lugar que el SEÑOR tu Dios haya elegido, y a la mañana siguiente regresarás a tu casa. 8 Durante seis días comerás pan sin levadura, y el séptimo día convocarás una asamblea solemne para el SEÑOR tu Dios. Ese día no trabajarás.

Fiesta de las Semanas

9 »Contarás siete semanas a partir del día en que comience la cosecha del trigo. 10 Entonces celebrarás en honor del SEÑOR tu Dios la fiesta solemne de las Semanas, en la que presentarás ofrendas voluntarias en proporción a las bendiciones que el SEÑOR tu Dios te haya dado. 11 Y te alegrarás en presencia del SEÑOR tu Dios en el lugar donde él decida habitar, junto con tus hijos y tus hijas, tus esclavos y tus esclavas, los levitas de tus ciudades, los extranjeros, y los huérfanos y las viudas que vivan en medio de ti. 12 Recuerda que fuiste esclavo en Egipto; cumple, pues, fielmente estos preceptos.

Fiesta de las Enramadas

13 »Al terminar la vendimia y la cosecha del trigo, celebrarás durante siete días la fiesta de las Enramadas. 14 Te alegrarás en la fiesta junto con tus hijos y tus hijas, tus esclavos y tus esclavas, y los levitas, extranjeros, huérfanos y viudas que vivan en tus ciudades. 15 Durante siete días celebrarás esta fiesta en honor al SEÑOR tu Dios, en el lugar que él elija, pues el SEÑOR tu Dios bendecirá toda tu cosecha y todo el trabajo de tus manos. Y tu alegría será completa. 16 »Tres veces al año todos tus varones se presentarán ante el SEÑOR tu Dios, en el lugar que él elija, para celebrar las fiestas de los Panes sin levadura, de las Semanas y de las Enramadas. Nadie se presentará ante el SEÑOR con las manos vacías. 17 Cada uno llevará ofrendas, según lo haya bendecido el SEÑOR tu Dios. Impartición de justicia 18 »Nombrarás jueces y funcionarios que juzguen con justicia al pueblo, en cada una de las ciudades que el SEÑOR tu Dios entregará a tus tribus. 19 No pervertirás la justicia ni actuarás con parcialidad. No aceptarás soborno, pues el soborno nubla los ojos del sabio y tuerce las palabras del justo. 20 Seguirás la justicia y solamente la justicia, para que puedas vivir y poseer la tierra que te da el SEÑOR tu Dios. 21 »No levantarás ninguna imagen de la diosa Aserá junto al altar que edifiques para el SEÑOR tu Dios; 22 tampoco erigirás piedras sagradas, porque el SEÑOR tu Dios las aborrece”.

Reflexión

Estamos de fiesta

Tenemos una deuda eterna con el Señor. No solo nos creó y diseñó un maravilloso plan para nuestra vida, sino que además nos rescató de la esclavitud. Una vez lo conocemos, lo vivimos y experimentamos cuán grande es su amor, no queremos separarnos nunca más de su presencia y celebramos alegres cada victoria, cada prueba superada y cada sueño alcanzado.

Son grandes las bendiciones que a diario recibimos por parte de nuestro Padre. Tenemos el privilegio de haber sido escogidos por Él, para proclamar su nombre a todas las naciones y ofrendar voluntariamente lo que nazca desde nuestro corazón, en proporción a lo que el Señor nos ha dado.

Alegres celebramos los milagros que ha hecho; nuestra transformación y crecimiento espiritual y el cambio radical en nuestro estilo de vida para disfrutar plenamente de las bondades de ser sus hijos consentidos. Festejamos que hoy vemos la adversidad como una oportunidad y percibimos las dificultades como la mejor forma que Él tiene de enseñarnos a confiar en su poder, de hacer lo imposible cuando creemos que las posibilidades de tener éxito se han esfumado y de bendecir toda cosecha y trabajo de nuestras manos, aun cuando los recursos sean escasos.

Triunfará Dios por siempre sobre la injusticia y prevalecerá su verdad, ese es su legado.

Alabanza sugerida:

Canción: El gran yo soy – Julissa

Ver Video: https://youtu.be/nYQgLJwbAIU

 

Oremos

Padre tu presencia me llena el alma de la fuerza que necesito para superar toda prueba. Celebro cada victoria que me has concedido, alegre te alabo por los milagros que has hecho en mí. Creo en ti, en tu poder de transformar la oscuridad en luz, la tristeza en gozo y la guerra en paz sobrenatural. Eres grande, poderoso y maravilloso, te amo con todo mi corazón. En el nombre de Jesús, amén.