TEXTO BÍBLICO

Jeremías 23:33-40 NVI

Profecías falsas

33 »Y, si este pueblo, o algún profeta o sacerdote, te pregunta: “¿Qué mensaje[a] tenemos del SEÑOR?”, tú les responderás: “¿De qué mensaje hablan?” Yo los abandonaré —afirma el SEÑOR—. 34 Y, si un profeta o un sacerdote, o alguien del pueblo, dice: “Este es el mensaje del SEÑOR”, yo castigaré a ese hombre y a su casa. 35 Así deberán hablarse entre amigos y hermanos: “¿Qué ha respondido el SEÑOR?”, o “¿Qué ha dicho el SEÑOR?” 36 Pero no deberán mencionar más la frase “Mensaje del SEÑOR”, porque el mensaje de cada uno será su propia palabra, ya que ustedes han distorsionado las palabras del Dios viviente, del SEÑOR Todopoderoso, nuestro Dios. 37 Así les dirás a los profetas: “¿Qué les ha respondido el SEÑOR? ¿Qué les ha dicho?” 38 Pero, si ustedes responden: “¡Mensaje del SEÑOR!”, el SEÑOR dice: “Por cuanto ustedes han dicho: ‘¡Mensaje del SEÑOR!’, siendo que yo les había prohibido que pronunciaran esta frase, 39 entonces me olvidaré de ustedes y los echaré de mi presencia, junto con la ciudad que les di a ustedes y a sus antepasados. 40 Y los afligiré con un oprobio eterno, con una humillación eterna que jamás será olvidada”».

REFLEXIÓN

Falsos Profetas

La profecía según el diccionario bíblico de Holman es la recepción y declaración de una palabra de parte del Señor, a través de una instancia directa del Espíritu Santo y el instrumento humano correspondiente, el cuál, como profeta es llamado a hablar.

En el contexto bíblico, encontramos muchos ejemplos proféticos tales como Moisés quien desempeñó un papel importante en la conquista y establecimiento de la tierra prometida; Samuel quien guió al pueblo de israel durante la transición a la monarquía, a los Filisteos a la victoria, podía ver el futuro en visiones y fue usado por el Señor para ungir reyes; también encotramos a Gad, Natan, Elías y Eliseo que ofrecieron críticas y consejos a los reyes.

Los profetas no solo predecían el futuro, sus mensajes motivaban al pueblo a honrar a Dios, sus profecías eran palabras específicas que correspondían al contexto histórico de Israel. Tuvieron influencia sobre casi todas las instituciones de Israel aunque fueron atacados, maltratados, ignorados, perseguidos y despreciados. Se pronunciaron en contra de la falsa adoración y los fracasos sacerdotales.

Son características y experiencias de los profetas:
1. Tienen el llamado de Dios.
2. A veces se les permitió ver la sala del trono o la corte celestial.
3. Recibían palabra de Dios a través de sueños, declaraciones directas, visiones o apariciones. Las experiencias de éxtasis no eran indispensables.
4. Llamaban al pueblo a la obediencia apelando al pasado y al futuro de Israel.
5. Transmitían el mensaje de Dios a través de obras y palabras a la vez.
6. Realizaban milagros que confirmaban el mensaje.
7. Ministraban al pueblo a través de sus mensajes escritos. Actuaban como guardianes de los compromisos morales y como intersesores.

Para reconocer un verdadero profeta, basta con analizar si lo que esa persona dice es una verdad bíblica, dirige a su interlocutor a adorar solo a Dios y lo que predice publicamente se demuestra como cumplido. Debe dar testimonio en todas las áreas de su vida, tener una vida acorde a su fe y al servicio del Señor; En sus pronunciamientos evoca la fe y la edificación mediante la proclamación no solo con la predicción del futuro.

Cuando escuchamos un falso profeta, este nos susurrará al oído lo que queremos escuchar, sus palabras no se basarán en la biblia, no nos animará a adorar, alabar y obedecer a Dios sino a saciar nuestros propios deseos humanos; sus intenciones serán las de lograr aprobación y reconocimiento entre los hombres y no la de conducir al pueblo del Señor a corregir su conducta o a experimentar arrepentimiento.

El don de profecía no es concedido a todos los hombres, es voluntad y soberanía directa de Dios el designar a una persona esta responsabilidad tan grande. Por lo anterior, es necesario que seamos pruedentes al usar el Santo nombre de Dios en vano, dando mensajes que no nos han sido dados por Él. Estamos acostumbrados a decirle a nuestros hermanos, que Dios dijo o envió un mensaje para ellos, sin medir las consecuencias espirituales que esto conlleva.

En éste pasaje bíblico de Jeremías se especifican claramente tales consecuencias. Aquel que cambie un mensaje de Dios por una mentira y diga tengo un mensaje de parte de Dios cuando es interpretación propia, será considerado falso profeta, desobediente y sus palabras serán burla para nuestro Dios. Serán humillados y avergonzados y jamás tendrán el resplado del Todopoderoso.

Alabanza sugerida
Canción: Profetizar – Su presencia
Ver video aquí: https://bit.ly/31uNA7d

OREMOS
Amado Dios, perdóname si alguna vez he hablado en tu nombre sin haber sido llamado(a) a hacerlo. Ten piedad y misericordia de mí, examina mi corazón y evalúa mis intenciones y así sabrás que te amo, te honro, te bendigo y anhelo conocerte cada día más. Dame discernimiento para distinguir a los falsos profetas que se cruzan en mi camino para manipular mi fe. Protégeme de las mentiras del mundo y haz de mi un instrumento de edificación y bendición para quienes me rodean. Dame sabiduría y moldea mi carácter para que pueda dar fruto en todas las áreas de mi vida y sea guiada siempre por el poder tu Espíritu Santo. En el nombre de Jesús, amén y amén.