TEXTO BÍBLICO

1 de Crónicas 1 (NVI)

Descendientes de Adán

1 Adán, Set, Enós, 2 Cainán, Malalel, Jared, 3 Enoc, Matusalén, Lamec, 4 Noé.

Descendientes de Noé

Hijos de Noé: Sem, Cam y Jafet.

5 Hijos de Jafet: Gómer, Magog, Maday, Javán, Tubal, Mésec y Tirás.

6 Hijos de Gómer: Asquenaz, Rifat y Togarma.

7 Hijos de Javán: Elisá, Tarsis, Chipre y Rodanín.

8 Hijos de Cam: Cus, Misrayin, Fut y Canaán.

9 Hijos de Cus: Seba, Javilá, Sabtá, Ragama y Sabteca.

Hijos de Ragama: Sabá y Dedán.

10 Cus fue el padre de Nimrod, quien llegó a ser un notable guerrero en la tierra.

11 Misrayin fue el antepasado de los ludeos, los anameos, los leabitas, los naftuitas, 12 los patruseos, los caslujitas y los caftoritas, de quienes descienden los filisteos.

13 Canaán fue el padre de Sidón, su primogénito, y de Het, 14 y el antepasado de los jebuseos, los amorreos, los gergeseos, 15 los heveos, los araceos, los sineos, 16 los arvadeos, los zemareos y los jamatitas.

17 Hijos de Sem: Elam, Asur, Arfaxad, Lud y Aram.

Hijos de Aram: Uz, Hul, Guéter y Mésec. 18 Arfaxad fue el padre de Selá, y éste lo fue de Éber. 19 Éber tuvo dos hijos; el primero se llamó Péleg, porque en su tiempo se dividió la tierra. El hermano de Péleg se llamó Joctán. 20 Joctán fue el padre de Almodad, Sélef, Jazar Mávet, Yeraj, 21 Hadorán, Uzal, Diclá, 22 Obal, Abimael, Sabá, 23 Ofir, Javilá y Jobab. Todos éstos fueron hijos de Joctán.

Descendientes de Sem

24 Sem, Arfaxad, Selá, 25 Éber, Péleg, Reú, 26 Serug, Najor, Téraj 27 y Abram, que es también Abraham.

Descendientes de Abraham

28 Hijos de Abraham: Isaac e Ismael.

29 Sus descendientes fueron Nebayot, primogénito de Ismael, Cedar, Adbel, Mibsán, 30 Mismá, Dumá, Masá, Hadad, Temá, 31 Jetur, Nafis y Cedema. Éstos fueron los hijos de Ismael.

32 Los hijos de Cetura, la concubina de Abraham, fueron Zimrán, Jocsán, Medán, Madián, Isbac y Súah.

Hijos de Jocsán: Sabá y Dedán.

33 Hijos de Madián: Efá, Éfer, Janoc, Abidá y Eldá. Todos éstos fueron hijos de Cetura.

34 Abraham también fue el padre de Isaac. Los hijos de Isaac fueron

Esaú e Israel.

Descendientes de Esaú

35 Hijos de Esaú: Elifaz, Reuel, Jeús, Jalán y Coré.

36 Hijos de Elifaz: Temán, Omar, Zefo, Gatán y Quenaz, Timná y Amalec.

37 Hijos de Reuel: Najat, Zera, Sama y Mizá.

38 Hijos de Seír: Lotán, Sobal, Zibeón, Aná, Disón, Ezer y Disán.

39 Hijos de Lotán: Horí y Homán. Timná fue hermana de Lotán.

40 Hijos de Sobal: Alván, Manajat, Ebal, Sefó y Onam.

Hijos de Zibeón: Ayá y Aná.

41 El hijo de Aná fue Disón.

Hijos de Disón: Amirán, Esbán, Itrán y Querán.

42 Hijos de Ezer: Bilán, Zaván y Yacán.

Hijos de Disán: Uz y Arán.

Reyes de Edom

43 Los reyes que a continuación se mencionan reinaron en la tierra de Edom antes de que los israelitas tuvieran rey:

Bela hijo de Beor; su ciudad se llamaba Dinaba.

44 Cuando Bela murió, lo sucedió en el trono Jobab hijo de Zera, que era de Bosra.

45 Cuando Jobab murió, lo sucedió en el trono Jusán, que era de la tierra de Temán.

46 Cuando Jusán murió, lo sucedió en el trono Hadad hijo de Bedad, quien derrotó a Madián en el campo de Moab. Su ciudad se llamaba Avit.

47 Cuando Hadad murió, lo sucedió en el trono Samla, que era de Masreca.

48 Cuando Samla murió, lo sucedió en el trono Saúl, que era de Rejobot a orillas del río Éufrates.

49 Cuando Saúl murió, lo sucedió en el trono Baal Janán hijo de Acbor.

50 Cuando Baal Janán murió, lo sucedió en el trono Hadad. Su ciudad se llamaba Pau, y su esposa fue Mehitabel, hija de Matred y nieta de Mezab.

51 Después de que murió Hadad, gobernaron en Edom los siguientes caudillos: Timná, Alvá, Jetet, 52 Aholibama, Elá, Pinón, 53 Quenaz, Temán, Mibzar, 54 Magdiel e Iram. Éstos fueron los caudillos de Edom.

REFLEXIÓN

Cada historia de vida es un legado

Toda historia tiene un inicio y un final y está dirigida a alguien con una intención específica. La nuestra, al igual que la de Crónicas, no dista de ésta premisa.

1 Crónicas fue escrita por Esdras y Nehemías (no se tiene certeza de que haya sido así). Se hizo para contar el pasado de una manera organizada e integra; para narrar las luchas, las pruebas y las victorias del pueblo de Dios. Se escribió para una comunidad restaurada.

Muchas personas me critican por mi decisión de hacer mi vida un libro abierto y de mis experiencias un punto de vista bíblico a cada suceso del que he sido protagonista. Pienso que cada persona es una historia andante, es la oportunidad de aprender, de mejorar, de renovarnos constantemente. Cada uno de nosotros escribe los capítulos de su existencia de la mejor manera posible, con aciertos y desaciertos que marcan con frecuencia un mundo cambiante, a través de una cruda realidad y la falta de conocimiento del Señor.

Considero que con lo que hemos estudiado hasta ahora de la Biblia, podemos confirmar que generación tras generación, la desobediencia y hacer lo que le ofende al Señor, han sido una constante. Cada acción acompañada de una consecuencia, ejercen influencia directa en su descendencia en los ámbitos familiar, legal o político; absolutamente nada de lo vivido ha sido en vano y denotan la presencia de Dios ya sea para apoyar o castigar, en su eterna soberanía y control sobre su creación.

¿Crees que estás donde estás porque sí?, mi querido amigo(a) es el Señor quien se mueve tras bambalinas y así afirmes que Él no existe o que simplemente es un ser superior desconocido, no puedes evitar que su mano poderosa se pose sobre ti, así lo ha querido en el ayer y así lo ha decidido hoy.

¿Cuál es tu legado? ¿crees egoístamente que tus decisiones te afectan sólo a ti?, estás parado(a) en medio de una sociedad que necesita de alguien valiente que marque la diferencia, lidere campañas que impacten y guíen a quienes vienen detrás y vendrán adelante, para que pisen terrenos firmes de justicia. Eres luz y sal en medio de la oscuridad y si has de ser recordado, que sea por tus acciones cargadas de verdad, confianza y esperanza en Dios, el verdadero protagonista de tu historia y de todas las demás.

Alabanza sugerida

Canción: Cambias mi historia – Malena Rojo

Ver video aquí: http://bit.ly/2hkQmsd

OREMOS

Gracias Señor por hacernos partícipes de la herencia más valiosa, la salvación y la eternidad. Somos como barro en manos del alfarero. Nuestra historia marca caminos indomables generación tras generación. Lo que hemos visto nos ayuda a dimensionar tu poder y de lo que eres capaz en el futuro. Cada uno de nosotros, confirma tu generosidad, tu sabiduría, tu amor y tu perdón. No me conformo con lo recibido hasta ahora, sino que me seguiré esforzando hasta el final, por seguirte y adorarte a través de mi testimonio. Bendigo mi historia y mi legado y declaro victoria absoluta sobre la adversidad. En el nombre de Jesús y tu Santo Espíritu, amén.