Texto Bíblico

Éxodo 11 (NVI)

La plaga contra los primogénitos

“11 El SEÑOR le dijo a Moisés: «Voy a traer una plaga más sobre el faraón y sobre Egipto. Después de eso, dejará que se vayan. Y cuando lo haga, los echará de aquí para siempre. 2 Habla con el pueblo y diles que todos ellos, hombres y mujeres, deben pedirles a sus vecinos y vecinas objetos de oro y de plata.» 3 El SEÑOR hizo que los egipcios vieran con buenos ojos a los israelitas. Además, en todo Egipto Moisés mismo era altamente respetado por los funcionarios del faraón y por el pueblo. 4 Moisés anunció: «Así dice el SEÑOR: “Hacia la medianoche pasaré por todo Egipto, 5 y todo primogénito egipcio morirá: desde el primogénito del faraón que ahora ocupa el trono hasta el primogénito de la esclava que trabaja en el molino, lo mismo que todo primogénito del ganado. 6 En todo Egipto habrá grandes lamentos, como no los ha habido ni volverá a haberlos. 7 Pero entre los israelitas, ni los perros le ladrarán a persona o animal alguno. Así sabrán que el SEÑOR hace distinción entre Egipto e Israel. 8 Todos estos funcionarios tuyos vendrán a verme, y de rodillas me suplicarán: ‘¡Vete ya, con todo el pueblo que te sigue!’ Cuando esto suceda, me iré.” » Y ardiendo de ira, salió Moisés de la presencia del faraón, 9 aunque ya el SEÑOR le había advertido a Moisés que el faraón no les iba a hacer caso, y que tenía que ser así para que las maravillas del SEÑOR se multiplicaran en Egipto. 10 Moisés y Aarón realizaron ante el faraón todas estas maravillas; pero el SEÑOR endureció el corazón del faraón, y éste no dejó salir de su país a los israelitas.”

Reflexión

Incredulidad y muerte, décima plaga

¿Hasta cuándo?, ¿Qué más necesitas ver para que comiences a creer?, Dios ha hecho maravillas en tu vida, te ha salvado varias veces de situaciones de las que tu solo jamás hubieras podido salir; ha perdonado tu pecado y confía en ti, porque esa es la razón por la que aún respiras, y pese a todo esto te rehúsas a aceptarlo, a obedecerlo y a seguir sus caminos.

¿Por qué lo haces?, lo rechazas por obtener el reconocimiento de un mundo gobernado por el pecado, por tener la aprobación de aquellos que en tus momentos más duros te han dado la espalda, o por agradarle a personas a las que ni siquiera le importas. No te das cuenta, que Dios ya lo tiene todo, no necesita de nosotros, su ofrecimiento de amor es incondicional, porque no espera recibir ganancia alguna por nuestra conversión, pero sí anhela salvar nuestra alma y entregarnos los regalos que desde el cielo tiene para nosotros, una vida en donde sobreabunde la gracia, una eternidad maravillosa junto a Él.

Nuestro paso por esta tierra es temporal, aquí no estaremos para siempre. Él está esperándonos con los brazos abiertos, pero debemos acumular antes de partir los tesoros que nos abrirán la puerta del cielo cuando lleguemos allí. Aceptar a Jesús como nuestro Señor y Salvador, cambiar nuestro estilo de vida por uno que nos permita fortalecer nuestra relación con Dios, obedecer sus preceptos, amarlo por sobre todas las cosas, hacer el bien en todo momento y no actuar contra nuestro prójimo e inclusive contra nosotros mismos, es la manera en la que seremos salvados de la muerte espiritual, para ser redimidos, perdonados, restaurados y finalmente rescatados por nuestro Padre celestial, quien en su voluntad buena, agradable y perfecta, entrega lo mejor de sí a sus hijos, cuando éstos deciden menguar para que Él crezca en sus corazones.

 

Oremos

Amado Dios, sálvame de la muerte y dame vida en abundancia. Te amo, te necesito, sé que puedo cambiar, pero sin ti es imposible hacerlo. Ármame del valor que se requiere para vencer mis temores, para que aquellas fortalezas negativas que han crecido en mi corazón, sean derribadas por tu amor y misericordia. Clamo a ti, por tu ayuda deseo que mi vida sea diferente. En el nombre de Jesús, Amén y amén.

Devocional diario www.conectadosconcristo.com