TEXTO BÍBLICO

Isaías 39 (NVI)

Mensajeros de Babilonia

“39 En aquel tiempo Merodac Baladán hijo de Baladán, rey de Babilonia, le envió cartas y un regalo a Ezequías, porque supo que había estado enfermo y que se había recuperado. 2 Ezequías se alegró al recibir esto, y les mostró a los mensajeros todos sus tesoros: la plata, el oro, las especias, el aceite fino, todo su arsenal y todo lo que había en ellos. No hubo nada en su palacio ni en todo su reino que Ezequías no les mostrara.

3 Entonces el profeta Isaías fue a ver al rey Ezequías y le preguntó:

—¿Qué querían esos hombres? ¿De dónde vinieron?

—De un país lejano —respondió Ezequías—. Vinieron a verme desde Babilonia.

4 —¿Y qué vieron en tu palacio? —preguntó el profeta.

—Vieron todo lo que hay en él —contestó Ezequías—. No hay nada en mis tesoros que yo no les haya mostrado.

5 Entonces Isaías le dijo:

—Oye la palabra del Señor Todopoderoso: 6 “Sin duda vendrán días en que todo lo que hay en tu palacio, y todo lo que tus antepasados atesoraron hasta el día de hoy, será llevado a Babilonia. No quedará nada —dice el Señor—. 7 Y algunos de tus hijos y de tus descendientes serán llevados para servir como eunucos en el palacio del rey de Babilonia”.

8 —El mensaje del Señor que tú me has traído es bueno —respondió Ezequías.

Y es que pensaba: «Al menos mientras yo viva, habrá paz y seguridad».”

REFLEXIÓN

Intrusos y espías

Continuamente actuamos como Ezequías, le abrimos de par en par la puerta de nuestra casa a cualquier persona, le contamos hasta el más mínimo detalle de nuestra vida personal y confiamos nuestros más preciados tesoros, creyendo equivocadamente que a ellos les importa nuestro bienestar.

Entiende que no todas las personas son portadoras de bendiciones para nuestros hogares y no todas las que demuestran interés en nosotros, son amigos incondicionales. Para resguardar la paz al interior de tu casa, es necesario ser prudentes, no gritar a los cuatro vientos lo que tenemos y proteger nuestra intimidad de todo aquel que anhele tener lo que Dios ya nos ha entregado para que lo cuidemos celosamente.

Detente por un momento y piensa, ¿vale la pena vender al mejor postor y de una manera irresponsable la estabilidad, la unión y la paz de tu familia? Si para ti tu esposa(o) te tiene cansado(a), si piensas que no eres feliz a su lado, tus hijos son un estorbo, tu trabajo te tiene aburrido o  fracasado; te aseguro que alguien a tu alrededor desea tener lo que tu tienes. No subestimes lo que Dios te ha regalado, porque cada persona en tu vida, cumple un propósito divino y te ha sido dada, para hacer de ti la persona que el Señor quiere que seas.

Alabanza sugerida

Canción: Mi Roca – Su Presencia

Ver video aquí: https://bit.ly/2Fhnlei

OREMOS

Señor gracias por las bendiciones que me has dado. Te ruego me des la sabiduría para tomar decisiones acertadas y para que como me lo has ordenado, pueda cuidar y proteger los tesoros que has dispuesto me pertenecen en esta tierra. Bendigo mi hogar, eres quien gobierna en su interior, te amamos y haces parte de nuestra familia. Permanece siempre a nuestro lado, en el nombre de Jesús, amén.