TEXTO BÍBLICO
Jeremías 10 (NVI) Dios y los ídolos “10 Escucha, pueblo de Israel, la palabra del SEÑOR. 2 Dice así: «No aprendan ustedes la conducta de las naciones, ni se aterroricen ante las señales del cielo, aunque las naciones les tengan miedo. 3 Las costumbres de los pueblos no tienen valor alguno. Cortan un tronco en el bosque, y un artífice lo labra con un cincel. 4 Lo adornan con oro y plata, y lo afirman con clavos y martillo para que no se tambalee. 5 »Sus ídolos no pueden hablar; ¡parecen espantapájaros en un campo sembrado de melones! Tienen que ser transportados, porque no pueden caminar. No les tengan miedo, que ningún mal pueden hacerles, pero tampoco ningún bien». 6 ¡No hay nadie como tú, SEÑOR! ¡Grande eres tú, y grande y poderoso es tu nombre! 7 ¿Quién no te temerá, Rey de las naciones? ¡Es lo que te corresponde! Entre todos los sabios de las naciones, y entre todos los reinos, no hay nadie como tú. 8 Todos son necios e insensatos, educados por inútiles ídolos de palo. 9 De Tarsis se trae plata laminada, y de Ufaz se importa oro. Los ídolos, vestidos de púrpura y carmesí, son obra de artífices y orfebres; ¡todos ellos son obra de artesanos! 10 Pero el SEÑOR es el Dios verdadero, el Dios viviente, el Rey eterno. Cuando se enoja, tiembla la tierra; las naciones no pueden soportar su ira. 11 «Así les dirás: “Los dioses que no hicieron los cielos ni la tierra desaparecerán de la tierra y de debajo del cielo”».[a] 12 Dios hizo la tierra con su poder, afirmó el mundo con su sabiduría, ¡extendió los cielos con su inteligencia! 13 Cuando él deja oír su voz, rugen las aguas en los cielos; hace que vengan las nubes desde los confines de la tierra. Entre relámpagos hace llover, y saca de sus depósitos al viento. 14 La humanidad es necia e ignorante; todo orfebre se avergüenza de sus ídolos. Sus imágenes son un engaño, y no hay en ellas aliento de vida. 15 No valen nada, son obras ridículas; cuando llegue el día de su castigo, serán destruidas. 16 La heredad de Jacob no es como ellos, porque él es quien hace todas las cosas; su nombre es el SEÑOR Todopoderoso, e Israel es la tribu de su herencia.”
REFLEXIÓN

Inútiles ídolos de palo

Hemos puesto nuestra confianza en ídolos de palo, inertes y sin vida. La mayor demostración de nuestra ignorancia y necedad radica en creer que al orar a una imagen creada por el hombre, hallaremos respuesta a nuestras demandas y lograremos obtener recompensa duradera a sobornos vacíos y sin propósito.

Acostumbramos a decirle a Dios dame esto si hago aquello, a pedir a discreción cosas inclusive que van en contra de sus enseñanzas. Esperamos que Él cumpla nuestros deseos sin mayor esfuerzo y compromiso para con Él y anhelamos nos sea revelada su verdad, sin tener el firme propósito de abrir nuestros oídos a lo que a diario él intenta comunicarnos.

Nuestra vida está siendo labrada con un cincel por el mejor de los artesanos. De Él emana aliento de vida; nos toma de su mano, para mostrarnos un horizonte infinito y diferente a lo que vemos hoy; su nombre es grande y poderoso, no hay nadie como Él; es verdadero, eterno, vive en nosotros y nosotros debemos vivir por Él, con Él y para Él; con su poder, sabiduría e inteligencia puede cambiar nuestra realidad y hacer de lo malo que nos sucede, algo que resplandezca y trascienda hasta el último rincón de la tierra.

Para Dios nuestra existencia es un lienzo con el que pueden crear cosas maravillosas, pero necesita de nuestro compromiso, si queremos ver cambios radicales que nos llenen de satisfacción. Debemos sacrificar aquello que nos mantiene atados a una vida sin fruto y dejar atrás la fe que tenemos en lo que está muerto, para confiar, creer y rendir lo que somos a quien TODO puede hacer por nosotros.

Alabanza sugerida
Canción: Me Rindo a Ti – Majo y Dan
Ver video aquí: https://bit.ly/2MfrZvn

OREMOS
Señor, te pido perdón por mi infidelidad hacia ti. Reconozco que he puesto mis esperanzas en ídolos inertes que nada tienen que ofrecerme. Perdóname por el tiempo en el que he dejado de escucharte para poner mi atención en las cosas del mundo. Te pido me des la fuerza que necesito para rectificar mi camino y avanzar. Apártame del mal y dame pan espiritual a diario, cambia mi vida y lléname de tu luz. En el nombre de Jesús tu hijo amado, amén y amén.