Texto Bíblico

I Samuel 12 (NVI)

Discurso de despedida de Samuel

“12 Samuel le habló a todo Israel: —¡Préstenme atención! Yo les he hecho caso en todo lo que me han pedido, y les he dado un rey que los gobierne. 2 Ya tienen al rey que va a dirigirlos. En cuanto a mí, ya estoy viejo y lleno de canas, y mis hijos son parte del pueblo. Yo los he guiado a ustedes desde mi juventud hasta la fecha. 3 Aquí me tienen. Pueden acusarme en la presencia del SEÑOR y de su ungido. ¿A quién le he robado un buey o un asno? ¿A quién he defraudado? ¿A quién he oprimido? ¿Por quién me he dejado sobornar? Acúsenme, y pagaré lo que corresponda.

4 —No nos has defraudado —respondieron—; tampoco nos has oprimido ni le has robado nada a nadie. 5 Samuel insistió: —¡Que el SEÑOR y su ungido sean hoy testigos de que ustedes no me han hallado culpable de nada! —¡Que lo sean! —fue la respuesta del pueblo.

6 Además Samuel les dijo: —Testigo es el SEÑOR, que escogió a Moisés y a Aarón para sacar de Egipto a los antepasados de ustedes. 7 Y ahora, préstenme atención. El SEÑOR los ha colmado de beneficios a ustedes y a sus antepasados, pero yo tengo una querella contra ustedes ante el SEÑOR.

8 »Después de que Jacob entró en Egipto, sus descendientes clamaron al SEÑOR. Entonces el SEÑOR envió a Moisés y a Aarón para sacarlos de Egipto y establecerlos en este lugar. 9 Pero como se olvidaron de su SEÑOR y Dios, él los entregó al poder de Sísara, comandante del ejército de Jazor, y al poder de los filisteos y del rey de Moab, y ellos les hicieron la guerra. 10 Por eso ustedes clamaron al SEÑOR: “Hemos pecado al abandonar al SEÑOR y adorar a los ídolos de Baal y a las imágenes de Astarté. Pero ahora, si nos libras del poder de nuestros enemigos, sólo a ti te serviremos.” 11 Entonces el SEÑOR envió a Yerubaal, Barac, Jefté y Samuel, y los libró a ustedes del poder de los enemigos que los rodeaban, para que vivieran seguros.

12 »No obstante, cuando ustedes vieron que Najás, rey de los amonitas, los amenazaba, me dijeron: “¡No! ¡Queremos que nos gobierne un rey!” Y esto, a pesar de que el SEÑOR su Dios es el rey de ustedes. 13 Pues bien, aquí tienen al rey que pidieron y que han escogido. Pero tengan en cuenta que es el SEÑOR quien les ha dado ese rey. 14 Si ustedes y el rey que los gobierne temen al SEÑOR su Dios, y le sirven y le obedecen, acatando sus mandatos y manteniéndose fieles a él, ¡magnífico! 15 En cambio, si lo desobedecen y no acatan sus mandatos, él descargará su mano sobre ustedes como la descargó contra sus antepasados.

16 »Y ahora, préstenme atención y observen con sus propios ojos algo grandioso que el SEÑOR va a hacer. 17 Ahora no es tiempo de lluvias sino de cosecha. Sin embargo, voy a invocar al SEÑOR, y él enviará truenos y lluvia; así se darán cuenta de la gran maldad que han cometido ante el SEÑOR al pedir un rey.

18 Samuel invocó al SEÑOR, y ese mismo día el SEÑOR mandó truenos y lluvia. Todo el pueblo sintió un gran temor ante el SEÑOR y ante Samuel, 19 y le dijeron a Samuel: —Ora al SEÑOR tu Dios por nosotros, tus siervos, para que no nos quite la vida. A todos nuestros pecados hemos añadido la maldad de pedirle un rey.

20 —No teman —replicó Samuel—. Aunque ustedes han cometido una gran maldad, no se aparten del SEÑOR; más bien, sírvanle de todo corazón. 21 No se alejen de él por seguir a ídolos inútiles, que no los pueden ayudar ni rescatar, pues no sirven para nada. 22 Por amor a su gran nombre, el SEÑOR no rechazará a su pueblo; de hecho él se ha dignado hacerlos a ustedes su propio pueblo. 23 En cuanto a mí, que el SEÑOR me libre de pecar contra él dejando de orar por ustedes. Yo seguiré enseñándoles el camino bueno y recto. 24 Pero los exhorto a temer al SEÑOR y a servirle fielmente y de todo corazón, recordando los grandes beneficios que él ha hecho en favor de ustedes. 25 Si persisten en la maldad, tanto ustedes como su rey serán destruidos”.

Reflexión

La integridad del cristiano

La palabra integridad proviene del latín integrîtas, -ãtis (totalidad, virginidad, robustez y buen estado físico), pero el vocablo se deriva del adjetivo integer (intacto, entero, no tocado o no alcanzado por un mal). Se compone de in- (no) y una raíz que es la misma que la del verbo tangere (tocar o alcanzar), es la pureza original y sin contacto o contaminación con un mal o un daño (físico o moral). Ser íntegro, significa hacer lo correcto en cualquier circunstancia en la que nos encontremos, sin afectar los intereses de otras personas.

Podemos traducir la palabra integridad como honradez, honestidad, respeto por los demás, corrección, responsabilidad, control emocional, respeto por sí mismo, puntualidad, lealtad, pulcritud, disciplina, congruencia y firmeza en sus acciones. En una persona íntegra puedes confiar porque SIEMPRE defenderá la verdad.

Si dices que eres un hijo de Dios, que crees en Él y sientes que lo necesitas, no pueden faltar en ti ninguna de las características mencionadas. Samuel es un ejemplo para nosotros, no se vanaglorió de sus aciertos en la vida, fueron las personas que lo rodeaban y lo conocían, quienes dieron fe del tipo de vida que llevó desde su juventud.

Es tu testimonio el que habla por ti. Tu cristianismo debe ser coherente. No puedes ir por la vida diciendo que eres cristiano, si maltratas a tus hermanos, eres indiferente con sus necesidades, pronuncias constantemente insultos en contra de otros, utilizas un lenguaje soez al hablar, maldices y no bendices, sacas provecho de las necesidades de los demás, robas, eres pesimista frente a tu futuro, engañas a tu esposo(a), abandonas a tus hijos, no eres proveedor del hogar y no te esfuerzas por ser la ayuda idónea que Dios quiere que seas.

Conoces muy bien lo que el Señor desea para tu vida, sus planes son de bienestar para ti y tu familia; Sin embargo, tu obediencia y amor incondicional hacia Él son necesarios para poder recibir su favor, sus bendiciones y su respaldo.

Piensa por un momento en todo lo que Dios ha hecho por Ti; es tiempo de cosechar buen fruto, de retribuirle con acciones cargadas de fidelidad, de abandonar tu mala conducta, de expresar gratitud y demostrarle temor, porque Él es Rey sobre todos los hombres de la tierra, es el único camino hacia tu felicidad y en verdad, es al único al que en realidad le importa tu salvación.

Alabanza sugerida

Canción: Con brazos de amor – Su presencia

Ver video Aquí: http://bit.ly/2c1Mk4b

 

Oremos

Señor, perdóname porque no he dado un buen testimonio de tu presencia en mi vida. Constantemente te fallo y en verdad agradezco que no apartes tu mirada de este(a) pecador(a), que anhela amarte y conocerte cada día más. Señor, tengo mis esperanzas puestas en ti y hoy entiendo que debo renunciar a TODO lo que habita en mí que es contrario a tu voluntad. Ayúdame Señor a que mi cambio sea radical y duradero, que otros vean tu obra en mí, sin que yo tenga que describirla. Has que mi testimonio de vida sea real y evidente ante el más incrédulo de los hombres, para que brilles solo tú. En el nombre de Jesús, amén.