TEXTO BÍBLICO

Cantares 2 (NVI)

“La amada
2 Yo soy una rosa de Sarón,
una azucena de los valles.

El amado
2 Como azucena entre las espinas
es mi amada entre las mujeres.

La amada
3 Cual manzano entre los árboles del bosque
es mi amado entre los hombres.
Me encanta sentarme a su sombra;
dulce a mi paladar es su fruto.
4 Me llevó a la sala del banquete,
y sobre mí enarboló su bandera de amor.
5 ¡Fortalézcanme con pasas,
susténtenme con manzanas,
porque desfallezco de amor!
6 ¡Ojalá pudiera mi cabeza
reposar sobre su izquierda!
¡Ojalá su derecha me abrazara!

El amado
7 Yo les ruego, mujeres de Jerusalén,
por las gacelas y cervatillas del bosque,
que no desvelen ni molesten a mi amada
hasta que ella quiera despertar.

Segundo Canto

La amada
8 ¡La voz de mi amado!
¡Mírenlo, aquí viene!,
saltando por las colinas,
brincando por las montañas.
9 Mi amado es como un venado;
se parece a un cervatillo.
¡Mírenlo, de pie tras nuestro muro,
espiando por las ventanas,
atisbando por las celosías!

10 Mi amado me habló y me dijo:
«¡Levántate, amada mía;
ven conmigo, mujer hermosa!
11 ¡Mira, el invierno se ha ido,
y con él han cesado y se han ido las lluvias!
12 Ya brotan flores en los campos;
¡el tiempo de la canción ha llegado!
Ya se escucha por toda nuestra tierra
el arrullo de las tórtolas.
13 La higuera ofrece ya sus primeros frutos,
y las viñas en ciernes esparcen su fragancia.
¡Levántate, amada mía;
ven conmigo, mujer hermosa!»

El amado
14 Paloma mía, que te escondes
en las grietas de las rocas,
en las hendiduras de las montañas,
muéstrame tu rostro,
déjame oír tu voz;
pues tu voz es placentera
y hermoso tu semblante.

El amado y la amada
15 Atrapen a las zorras,
a esas zorras pequeñas
que arruinan nuestros viñedos,
nuestros viñedos en flor.

La amada
16 Mi amado es mío, y yo soy suya;
él apacienta su rebaño entre azucenas.
17 Antes de que el día despunte
y se desvanezcan las sombras,
regresa a mí, amado mío.
Corre como un venado,
como un cervatillo
por colinas escarpadas.[a]”

REFLEXIÓN

La Rosa de Saron

La rosa de saron es una hermosa flor que cuando se desprende de su tallo sigue con vida y que al adherirse de nuevo al lugar de donde fue cortada, sin importar el tiempo que haya pasado, ésta revive de una manera sorprendente.

Cuando enfrentamos duras pruebas en nuestro matrimonio, oramos y le pedimos ayuda a Dios y al no ver una respuesta rápida a nuestras peticiones, optamos por alejarnos, quejarnos, amargarnos y dejar de creer; no oramos más y leer la biblia se convierte en una carga. Es importante tener en cuenta que Dios jamás va a aceptar este tipo de comportamientos, sino que nos llama a guardar la compostura, bendecir a nuestro(a) esposo(a), controlar nuestro carácter y a confiar en que Él puede cambiar nuestras circunstancias. Quiero que sepas, que sin importar el tiempo en el que hayas apartado tu mirada del cielo, Dios está esperándote con los brazos abiertos, para consolarte, guiarte y llevarte a puerto seguro.

El vínculo matrimonial entre esposo, esposa y Dios es tan fuerte, que el enemigo va a hacer todo lo posible para destruirlo. Desde el momento mismo en que decimos sí frente al altar, pone espinas, obstáculos y dificultades que pondrán a prueba el amor y compromiso de la pareja; y está en la capacidad de ellos de permanecer en el Señor, que logren la tan anhelada victoria.

Nuestro esposo permanece en pie, porque nosotras estamos de rodillas cada día clamando por su protección ante las tentaciones y por sabiduría frente a las decisiones que deben tomar, que podrían afectar el bienestar del hogar.  Así mismo, nosotras necesitamos muestras de amor por parte de nuestros esposos, que nos hagan sentir valoradas y respetadas, algo que vaya más allá de las palabras; acciones que los definan como sacerdotes y cabezas de hogar, con sus prioridades claras.

Ningún hombre diferente a tu esposo, podrá hacerte sentir segura entre sus brazos y ninguna mujer diferente a tu esposa, será fuente de bien como lo es ella. Atrapar a las zorras pequeñas (gritos, faltas de respeto, infidelidad, falta de detalles, etc) es algo a lo que deben darle prelación, a fin de salvar su matrimonio del abismo del divorcio.

Alabanza sugerida

Canción: Un pacto con Dios – Rabito

Ver video Aquí: https://bit.ly/2uho5rf

OREMOS

Amado Señor, aparta las zorras pequeñas de nuestro hogar. Danos la capacidad de avanzar con la mirada fija en ti, para poder superar juntos nuestras dificultades. Bendigo a mi esposo(a) y te pido sabiduría para poder tomar decisiones que nos lleven a habitar en la tierra que nos has prometido. Gracias por ser ese lazo que nos mantiene unidos en el amor y el respeto. En el nombre de Jesús y bajo la unción de tu Santo Espíritu; amén.