TEXTO BÍBLICO

2 Crónicas 12 NVI

Sisac invade Jerusalén

“12 Después de que Roboán consolidó su reino y se afirmó en el trono, él y todo Israel abandonaron la ley del Señor 2 y le fueron infieles. Por eso en el quinto año del reinado de Roboán, Sisac, rey de Egipto, atacó a Jerusalén. 3 Con mil doscientos carros de combate, sesenta mil jinetes y una innumerable multitud de libios, suquíes y cusitas procedentes de Egipto, 4 Sisac conquistó las ciudades fortificadas de Judá y llegó hasta Jerusalén.

5 Entonces el profeta Semaías se presentó ante Roboán y los jefes de Judá que por miedo a Sisac se habían reunido en Jerusalén, y les dijo:

―Así dice el Señor: “Como ustedes me abandonaron, ahora yo también los abandono, para que caigan en manos de Sisac”.

6 Los jefes israelitas y el rey confesaron con humildad:

―¡El Señor es justo!

7 Cuando el Señor vio que se habían humillado, le habló nuevamente a Semaías y le dijo: «Puesto que han mostrado humildad, ya no voy a destruirlos; dentro de poco tiempo los libraré. No voy a permitir que Sisac ejecute mi castigo sobre Jerusalén, 8 aunque sí dejaré que los someta a su dominio, para que aprendan la diferencia que hay entre servirme a mí y servir a los reyes de otros países».

9 Sisac, rey de Egipto, atacó a Jerusalén y se llevó los tesoros del templo del Señor y del palacio real. Se lo llevó todo, aun los escudos de oro que Salomón había hecho. 10 Para reemplazarlos, el rey Roboán mandó hacer escudos de bronce y los puso al cuidado de los jefes de la guardia que custodiaba la entrada del palacio real. 11 Siempre que el rey iba al templo del Señor, los guardias lo acompañaban portando los escudos, pero luego los devolvían a la sala de los centinelas.

12 Por haberse humillado Roboán, y porque aún quedaba algo bueno en Judá, el Señor apartó su ira de él y no lo destruyó por completo, 13 así que el rey Roboán afirmó su trono y continuó reinando en Jerusalén. Su madre era una amonita llamada Noamá.

Roboán tenía cuarenta y un años cuando ascendió al trono, y reinó diecisiete años en Jerusalén, la ciudad donde, de entre todas las tribus de Israel, el Señor había decidido habitar.[a] 14 Pero Roboán actuó mal, porque no tuvo el firme propósito de buscar al Señor.

15 Los acontecimientos del reinado de Roboán, desde el primero hasta el último, incluyendo las constantes guerras que hubo entre Jeroboán y él, están escritos en las crónicas del profeta Semaías y del vidente Idó.

16 Cuando Roboán murió, fue sepultado en la Ciudad de David. Y su hijo Abías lo sucedió en el trono”.

REFLEXIÓN

Lejos de Dios

Cuántas veces hemos buscado a Dios en nuestros momentos más difíciles, Él nos ha rescatado y después nos desanimamos, le damos la espalda y cuando ya ha cesado la tormenta volvemos a alejarnos…

Al abandonarlo y desobedecerlo nuevamente, nos arriesgamos a que Él, en algún momento decida probarnos con mucha más fuerza, hasta que cedamos ante su soberanía y lo reconozcamos en todas las acciones de nuestra vida. El Señor perdona nuestro pecado, pero no nos libra de sus consecuencias, para que podamos ver la diferencia entre seguirlo a Él y vivir por fuera de su voluntad.

Cuando nos humillamos delante de Dios, Él es misericordioso y extiende sus manos de amor, para guiarnos hacia un lugar de luz en donde gobierne Él, para darnos el valor que como hijos merecemos. Mostrar humildad, significa dejar de lado la arrogancia y el orgullo al que hemos estado acostumbrados, para ser dignos de confianza, pensar en el bienestar de los demás antes que en el propio y darle el lugar que le corresponde a Dios en nuestra existencia y al hacerlo, seremos beneficiados con lo siguiente:

  1. Le cerraremos la puerta al acusador, recuperaremos nuestra paz interior al confesarle a Dios nuestras faltas y pedirle perdón por nuestra insensatez y desobediencia.
  2. Al someternos a Dios, poco a poco iremos recuperando nuestra confianza. Seremos revestidos con fuerza y poder y será Él quien libre la batalla por nosotros.
  3. Seremos libres, ya no existirá más la esclavitud a la que hemos sido sometidos al ceder ante las mentiras del mundo.
  4. Seremos portadores de buenas noticias, recibiremos departe del Señor, grandes bendiciones, sabiduría y honra.

La persona humilde no desprecia, desestima o menosprecia, sus experiencias de vida; sino que es amable, paciente y tolerante con los demás; promueve la paz y está contenta con lo que tiene, a fin de mantener el gozo y el equilibrio que Dios quiere que guardemos en nuestro corazón.

Grandes son las maravillas del Señor para aquellos que permanecen fieles a sus enseñanzas y a su obra, tú decides de acuerdo a tus prioridades lo que deseas obtener. Eres autónomo y Él respetará tus decisiones…tienes en tus manos las opciones, sé sabio y has lo correcto, elige morir al pecado para disfrutar la vida en abundancia que el Señor tiene para ti.

Alabanza Sugerida

Canción: Has aumentado – Danilo Montero

Ver video aquí: http://bit.ly/1IplWY9

OREMOS

Gracias padre amado por tu perdón, por hacer de mí quien soy ahora. Estoy seguro(a) que llegaré al lugar a donde quieres que vaya y trataré de no defraudarte en el proceso. Por amor a ti, estoy dispuesto(a) a dejar mi orgullo, te entrego la soberanía sobre mi vida, para que gobiernes en mis acciones. Espero poder darte el lugar que te corresponde, exaltarte y demostrarte mi fidelidad. Reconozco que sin ti nada soy y nada puedo tener, eres el dueño de lo que tengo y lo que tendré, te entrego lo que verdaderamente te pertenece. En el nombre de Jesús, amén y amén.