TEXTO BÍBLICO

Salmos 85

Al director musical. Salmo de los hijos de Coré.

“85 Señor, tú has sido bondadoso con esta tierra tuya
al restaurar[a] a Jacob;
2 perdonaste la iniquidad de tu pueblo
y cubriste todos sus pecados; Selah
3 depusiste por completo tu enojo,
y contuviste el ardor de tu ira.

4 Restáuranos una vez más, Dios y salvador nuestro;
pon fin a tu disgusto con nosotros.
5 ¿Vas a estar enojado con nosotros para siempre?
¿Vas a seguir eternamente airado?
6 ¿No volverás a darnos nueva vida,
para que tu pueblo se alegre en ti?
7 Muéstranos, Señor, tu amor inagotable,
y concédenos tu salvación.

8 Voy a escuchar lo que Dios el Señor dice:
él promete paz a su pueblo y a sus fieles,
siempre y cuando no se vuelvan a la necedad.[b] 9 Muy cercano está para salvar a los que le temen,
para establecer su gloria en nuestra tierra.

10 El amor y la verdad se encontrarán;
se besarán la paz y la justicia.
11 De la tierra brotará la verdad,
y desde el cielo se asomará la justicia.
12 El Señor mismo nos dará bienestar,
y nuestra tierra rendirá su fruto.
13 La justicia será su heraldo
y le preparará el camino.”

REFLEXIÓN

Libertad garantizada

Son muchos los pecados cometidos; por nuestra naturaleza pecaminosa nos inclinamos a la maldad y lo único que puede apartarnos de ella, es el espíritu de Dios que habita en nosotros. Llevar una vida en santidad y en obediencia, nos garantiza la libertad.

Nuestro Dios es generoso, bondadoso, fiel, perdonador y paciente; vela por nuestro bienestar, aunque las circunstancias conspiren para que nosotros pensemos lo contrario. Su restauración es completa, no deja nada a medias y cuando comienza a trabajar en nosotros, no se detiene hasta ver cumplido su plan y su propósito, para su honor y gloria.

Fallamos constantemente, es una realidad tangible; sin embargo, cada día, es una oportunidad para demostrarle al Señor, que lo amamos y que estamos dispuestos a rectificar nuestro camino de su mano, para alcanzar una eternidad junto a Él.

Es necesario hacer un alto, reflexionar sobre lo que ha sido nuestra vida hasta ahora; las decisiones tomadas, los errores cometidos y decidir, no regresar a un pasado sin Dios, para avanzar con la mirada puesta en la paz, la alegría y el amor inagotable que el Señor nos ofrece.

Con lo anterior, no me refiero a una vida sin problemas, con carro, casa y beca; sino a una, en la que la alegría preceda cada reto, porque tenemos asegurada una victoria al saber que superada la prueba, jamás volveremos a ser iguales, sino que la fuerza de Dios, será nuestro escudo y fortaleza a dondequiera que vayamos.

Alabanza sugerida

Canción: Con Poder – Barak

Ver video Aquí: http://bit.ly/2xWLkuc

OREMOS

Espíritu Santo, llena mi corazón, con fuego consumidor, que me permita llegar a dónde el Señor me quiere llevar. Me resisto a una vida apartado(a) del Dios de amor que me creó y confía en mí. Gracias Padre, por propender por mi felicidad y por glorificarte en mi existencia. He visto tus milagros y tengo la seguridad que todo va a estar bien y jamás volverá a ser igual, porque lo que has hecho, lo que haces y lo que harás en mí, hablan de ti por cada poro de mi piel. Te amo mi Dios, en el nombre de tu hijo amado Jesús, te bendigo y te alabo, amén.