TEXTO BÍBLICO

Ester 4 (NVI)

Acuerdo entre Mardoqueo y Ester

“4 Cuando Mardoqueo se enteró de todo lo que se había hecho, se rasgó las vestiduras, se vistió de luto, se cubrió de ceniza y salió por la ciudad dando gritos de amargura. 2 Pero, como a nadie se le permitía entrar a palacio vestido de luto, solo pudo llegar hasta la puerta del rey. 3 En cada provincia adonde llegaban el edicto y la orden del rey, había gran duelo entre los judíos, con ayuno, llanto y lamentos. Muchos de ellos, vestidos de luto, se tendían sobre la ceniza.

4 Cuando las criadas y los eunucos de la reina Ester llegaron y le contaron lo que pasaba, ella se angustió mucho y le envió ropa a Mardoqueo para que se la pusiera en lugar de la ropa de luto; pero él no la aceptó. 5 Entonces Ester mandó llamar a Hatac, uno de los eunucos del rey puesto al servicio de ella, y le ordenó que averiguara qué preocupaba a Mardoqueo y por qué actuaba de esa manera.

6 Así que Hatac salió a ver a Mardoqueo, que estaba en la plaza de la ciudad, frente a la puerta del rey. 7 Mardoqueo le contó todo lo que le había sucedido, mencionándole incluso la cantidad exacta de dinero que Amán había prometido pagar al tesoro real por la aniquilación de los judíos. 8 También le dio una copia del texto del edicto promulgado en Susa, el cual ordenaba el exterminio, para que se lo mostrara a Ester, se lo explicara, y le ordenara que se presentara ante el rey para implorar clemencia e interceder en favor de su pueblo.

9 Hatac regresó y le informó a Ester lo que Mardoqueo había dicho. 10 Entonces ella ordenó a Hatac que le dijera a Mardoqueo: 11 «Todos los servidores del rey y el pueblo de las provincias del reino saben que, para cualquier hombre o mujer que, sin ser invitado por el rey, se acerque a él en el patio interior, hay una sola ley: la pena de muerte. La única excepción es que el rey, extendiendo su cetro de oro, le perdone la vida. En cuanto a mí, hace ya treinta días que el rey no me ha pedido presentarme ante él».

12 Cuando Mardoqueo se enteró de lo que había dicho Ester, 13 mandó a decirle: «No te imagines que por estar en la casa del rey serás la única que escape con vida de entre todos los judíos. 14 Si ahora te quedas absolutamente callada, de otra parte vendrán el alivio y la liberación para los judíos, pero tú y la familia de tu padre perecerán. ¡Quién sabe si no has llegado al trono precisamente para un momento como este!»

15 Ester le envió a Mardoqueo esta respuesta: 16 «Ve y reúne a todos los judíos que están en Susa, para que ayunen por mí. Durante tres días no coman ni beban, ni de día ni de noche. Yo, por mi parte, ayunaré con mis doncellas al igual que ustedes. Cuando cumpla con esto, me presentaré ante el rey, por más que vaya en contra de la ley. ¡Y, si perezco, que perezca!»

17 Entonces Mardoqueo fue y cumplió con todas las instrucciones de Ester.”

REFLEXIÓN

Malas Noticias

Nos dan noticias que nos angustian de una manera increíble, y como Mardoqueo, nuestro corazón se viste de luto y llega la amargura a gobernar nuestras emociones. Gritamos, lloramos, nos deprimimos; no quisiéramos salir de nuestra cama para no enfrentarnos cara a cara con aquello que nos molesta, nos confronta o simplemente intenta derribarnos.

Es difícil evitar, que la tristeza hable por nosotros, a veces sin pronunciar palabra alguna, nuestro rostro refleja lo mal que nos encontramos; angustiamos a nuestra familia y sin darnos cuenta erosionamos poco a poco, el terreno sólido en el que hemos intentado construir el fundamento de nuestro presente y nuestro futuro.

Pero cuando sabemos quién es el que nos sostiene, nos defiende y está dispuesto no sólo a apoyarnos sino a darlo todo por nuestro bienestar, incluso su propia vida, entendemos que aunque nos encontremos en la más densa oscuridad y no veamos una salida a nuestros problemas; al final, pase lo que pase, estaremos mejor a como estamos hoy.

No tenemos que buscar una respuesta que nos satisfaga en las personas a nuestro alrededor, porque finalmente ellas no pueden por más buenas intenciones que tengan, cambiar las circunstancias difíciles que enfrentamos, Sólo Dios con su infinito poder puede hacer de lo imposible una realidad.

Con Él de nuestro lado, tenemos la certeza de que venceremos. Tómate unos segundos, respira profundo y sabrás que el hecho de que hoy puedas hacerlo, es una bendición. Él tiene grandes propósitos para ti y nada ni nadie podrá impedir que se cumplan, hagan lo que hagan, sus esfuerzos para derribarte serán infructuosos porque nuestro DIOS es mucho más grande, fuerte y poderoso que cualquier hombre de ésta tierra.

Ester debía tomar decisiones, arriesgar su vida por su pueblo o ignorar la situación de manera egoísta. Antes de hacerlo, se preparó ayunando y orando, las armas más poderosas que Dios nos ha enseñado para llegar a la batalla con un corazón aguerrido y dispuesto a ganar sin importar el ambiente bélico y los desafíos que debamos conquistar.

¡Qué más da¡ si hemos de morir por el Señor; vale la pena obedecer, amar, entregarle nuestro espíritu, hacer todo por agradarle, por una sonrisa de aprobación de su parte, la recompensa la encontraremos en la eternidad.

Alabanza sugerida

Canción: Al Taller del maestro – Alex Campos

Ver video aquí: http://bit.ly/1GHHhRm

OREMOS

Papito Dios, aunque me siento un poco desanimad(o) a, quiero que sepas, que creo en ti, en lo que has hecho por mí y en que lo que viene a futuro es mucho mejor de lo que he vivido hasta ahora. Gracias Señor, por mostrarme un panorama distinto y por darme esperanza de felicidad eterna cada día. Quiero agradarte, amarte, conocerte más; deseo que sonrías cuando me veas y me esforzaré para que esa sonrisa jamás se borre de tu rostro. Te amo con todas las fuerzas de mi corazón, en el nombre de Jesús y bajo la unción de tu Santo Espíritu, amén.