TEXTO BÍBLICO

Esdras 4 NVI

Oposición samaritana

“4 Cuando los enemigos del pueblo de Judá y de Benjamín se enteraron de que los repatriados estaban reconstruyendo el templo del Señor, Dios de Israel, 2 se presentaron ante Zorobabel y ante los jefes de familia y les dijeron:

―Permítannos participar en la reconstrucción, pues nosotros, al igual que ustedes, hemos buscado a su Dios y le hemos ofrecido holocaustos desde el día en que Esarjadón, rey de Asiria, nos trajo acá.

3 Pero Zorobabel, Jesúa y los jefes de las familias de Israel les respondieron:

―No podemos permitir que ustedes se unan a nosotros en la reconstrucción del templo de nuestro Dios. Nosotros solos nos encargaremos de reedificar el templo para el Señor, Dios de Israel, tal como lo decretó Ciro, rey de Persia.

4 Entonces los habitantes de la región comenzaron a desanimar e intimidar a los de Judá para que abandonaran la reconstrucción. 5 Y hasta llegaron a sobornar a algunos de los consejeros para impedirles llevar a cabo sus planes. Esto sucedió durante todo el reinado de Ciro, rey de Persia, y hasta el reinado de Darío, que también fue rey de Persia.

6 También al comienzo del reinado de Asuero,[a] aquellos enemigos enviaron una carta en la cual acusaban a los habitantes de Judá y de Jerusalén. 7 Luego, cuando Artajerjes llegó a ser rey de Persia, también a él Bislán, Mitrídates, Tabel y sus demás compañeros le enviaron una carta, que fue traducida al arameo.

8 Además, el comandante Rejún y el cronista Simsay enviaron a Artajerjes una carta en contra de los habitantes de Jerusalén. La carta decía:

9 El comandante Rejún y el cronista Simsay escriben esta carta, junto con sus compañeros los jueces, gobernadores y funcionarios de Persia, Érec, Babilonia y Susa (es decir, Elam). 10 Esta carta la suscriben también las demás naciones que el grande y noble Asnapar llevó cautivas y estableció en la ciudad de Samaria y en las otras provincias al oeste del río Éufrates.

11 Al rey Artajerjes, de parte de sus siervos que habitan al oeste del río Éufrates:

12 Sepa Su Majestad que los judíos enviados por usted han llegado a Jerusalén y están reconstruyendo esa ciudad rebelde y mala. Ya están echados los cimientos.

13 Sepa también Su Majestad que, si esta gente reconstruye la ciudad y termina la muralla, sus habitantes se rebelarán y no pagarán tributos, ni impuestos ni contribución alguna, lo cual sería perjudicial para el tesoro real. 14 Como nosotros somos vasallos de Su Majestad,[b] no podemos permitir que se le deshonre. Por eso le enviamos esta denuncia. 15 Pida Su Majestad que se investigue en los archivos donde están las crónicas de los reyes que lo han precedido. Así comprobará que esta ciudad ha sido rebelde y nociva para los reyes y las provincias, y que fue destruida porque hace ya mucho tiempo allí se fraguaron sediciones. 16 Por eso le advertimos que, si esa ciudad es reconstruida y la muralla levantada, Su Majestad perderá el dominio de la región al oeste del Éufrates.

17 En respuesta, el rey les escribió:

Al comandante Rejún y al cronista Simsay, y al resto de sus compañeros que viven en Samaria y en las otras regiones al oeste del río Éufrates:

Saludos.

18 La carta que ustedes enviaron ha sido traducida y leída en mi presencia. 19 Di orden de investigar en los archivos y, en efecto, se encontró que anteriormente en dicha ciudad se fraguaron sediciones y se tramaron rebeliones contra los reyes; 20 que en Jerusalén hubo reyes poderosos, gobernantes de toda la región al oeste del río Éufrates, a quienes se les pagaban impuestos, tributos y rentas. 21 Por eso, ordénenles a esos hombres que cesen sus labores, que suspendan la reconstrucción de la ciudad, hasta que yo promulgue un nuevo edicto. 22 Sean diligentes en hacer cumplir esta orden, para que no crezca la amenaza de perjuicio a los intereses reales.

23 En cuanto la carta del rey Artajerjes se leyó en presencia de Rejún, del cronista Simsay y de sus compañeros, todos ellos fueron a Jerusalén y, por la fuerza de las armas, obligaron a los judíos a detener la obra. 24 De este modo el trabajo de reconstrucción del templo de Dios en Jerusalén quedó suspendido hasta el año segundo del reinado de Darío, rey de Persia.”

REFLEXIÓN

No te soltará, Él es la respuesta

Desde que decidiste entregarle tu vida a Dios, obedecer su palabra y hacer su voluntad, se han levantado fuertes enemigos y opositores, que lejos de querer un bien para ti, buscan desanimarte e intimidarte, para que abandones tu propósito de vivir una vida que agrade al Señor en TODO.

A menudo, intentan que desvíes tu mirada y abandones la idea de cambiar, te dicen que no eres capaz, que siempre serás el mismo que ellos han conocido; es posible que den falso testimonio o que usen tu pasado, para decirte que no eres digno porque tus acciones del ayer te definen como una persona malvada y rebelde y quizás logren vender una idea equivocada de quien eres a quienes te rodean.

Quiero decirte que tu papá, quien te conoce desde la cabeza hasta los pies y escudriña tu corazón día y noche sabe en realidad quién eres y no le importan las habladurías de la gente. Él es justo y juzga tus pensamientos, tus acciones, tus palabras y tus anhelos y si estos están alineados a su voluntad, no hay nada ni nadie que pueda detener tu restauración.

Es Él quien guía tus pasos y te protege de tus enemigos; no permitirá que sus intenciones perversas logren su cometido. Confía en que no te dejará avergonzado y humillado y que todo aquel que se mete con uno de sus hijos, será disciplinado en su justicia.

Pueden detener de alguna forma lo que ya iniciaste, la oscuridad puede rodearte y te deja aparentemente sin posibilidades de lograr la meta, pero ¡No te desanimes! el Señor tiene todo bajo su control y no te dejará solo; si permaneces fiel a sus decretos, firme ante las tentaciones del mundo y con una actitud humilde refugiándote en el que es más grande que tus problemas y más fuerte y poderoso que mil enemigos juntos, no te fallará y te fortalecerá a tal punto, que dejará claro, que quien tiene autoridad sobre lo negativo es su luz en ti.

Alabanza sugerida

Canción: No Me Soltarás- Damaris Guerra y Ariel Kelly (Video Oficial)

Ver video aquí: http://bit.ly/2lq0Nui

OREMOS

Me refugio en ti Señor. Me rodean enemigos poderosos que quieren desanimarme y colocan obstáculos para que yo no llegue a la meta que me has trazado. Eres más fuerte que ellos, yo lo creo; Declaro que no lograrán vencerme, que eres tú quien gobierna mi vida y tiene el control sobre la adversidad. Tú tienes todas las respuestas a mis dudas, a mi confusión; no me rendiré, sé que al final seré totalmente restaurado(a) y me apropio de la oportunidad que me das de una vida nueva y diferente, que te honre. Te amo Jesús, y oro en tu Santo nombre, amén.