TEXTO BÍBLICO

Jeremías 31: 27-30 NVI

Responsabilidad personal

“27 El Dios de Israel dice:
«Viene el día en que haré que Israel y Judá vuelvan a poblarse de gente y de animales. 28 Así como antes me dediqué a derribarlos, arrancarlos y destruirlos, ahora me dedicaré a plantarlos, reconstruirlos y ayudarlos a crecer. 29 Cuando llegue ese día, nadie volverá a decir: “Los padres la hacen, y los hijos la pagan”, 30 porque cada quien será responsable de sus propios actos. En otras palabras, cada uno de ustedes morirá por su propio pecado».”

REFLEXIÓN

Dejemos de culpar a otros por lo que nos sucede. Dios nos ha mostrado las consecuencias de una vida en desobediencia y aunque conocemos la verdad, insistimos en nuestra necedad y voluntariamente nos entregamos al desenfreno y la insensatez de vivir sin Él como punto de referencia.

Si nos sentimos vacíos y no tenemos claro lo que sucederá en el futuro, es porque tenemos una agrietada relación con nuestro Padre. Es importante retomar el camino, mostrar arrepentimiento y pedir perdón por nuestras afrentas.

Tenemos que ser consientes de que cada acción buena o mala, viene acompañada de una consecuencia. Tenemos el compromiso con nosotros mismos de cuidar nuestro corazón y con Dios de permitir que su voluntad nos sea revelada para dar pasos firmes hacia el éxito duradero.

La verdadera felicidad radica en mantenernos conectados con el cielo. No solo para recibir de Él sus bendiciones, sino para dar y demostrar cuánto lo amamos a través de un cambio radical en nuestro estilo de vida, apartados del abismo y la oscuridad que se extiende alrededor del pecado cometido.

No basta con pedir perdón. Se requiere tomar la decisión sabia de no volver a cometer los mismos errores y de servir como testimonio para que otros que caminen a través de los terrenos pedregosos que transitamos, no sucumban ante los esfuerzos infructuosos o las derrotas temporales a las que se enfrentan cuando quieren caminar de la mano de Dios.

Alabanza sugerida
Canción: Encuéntrame Otra Vez (Here Again) Enroca ft. Evan Craft
Ver video aquí: https://bit.ly/2NDnmdv

OREMOS
Padre, me rindo ante ti y reconozco que he pecado. Anhelo tu perdón y deseo reconciliarme contigo. Úsame para que mi sufrimiento no sea en vano sino que sirva para ganar el corazón de otros para ti. Quiero adorarte a través de una vida de servicio y mostrarte mi gran amor y agradecimiento hacia ti por tu dedicación en hacer de mí una mejor persona. Gracias por rescatarme de la oscuridad, hoy mi vida es luz, así lo declaro por siempre. En el nombre de Jesús tu hijo amado. Amén.