“Ésta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que Dios oye todas nuestras oraciones, podemos estar. seguros de que ya tenemos lo que le hemos pedido.”

(1 Juan 5:14-15 NVI)

El siguiente parámetro es, no vivir bajo el síndrome del no. Muchas parejas tienen temor de preguntarle a Dios si esa persona es para él o ella.

Ésta es una de las peores partes, cuando debemos entregar lo que más amamos. Me acuerdo que hace mucho, Gonzalo y yo (cada uno por aparte y sin saberlo) oramos por los sentimientos que teníamos el uno por el otro y pedimos orientación y autorización a nuestro padre celestial para estar unidos en el mismo camino como pareja y la respuesta de Dios fue un sí.

Esto fue fácil, pero hace un año y medio, estaba orando y pensé en que yo venía siendo una novia “mamá” con Gonzalo, y en la presencia de Dios, Él me mostró a través de la historia de Abraham dos cosas, la primera es que yo no debía actuar como “mamá” de Gonzalo porque yo era y soy su ayuda idónea, y la segunda es que Dios me dijo que debía hacer lo mismo que hizo el padre de la fe, y era entregar lo que más amaba sin saber el resultado de esa acción. Así lo hice, entregué a Dios a mi ahora prometido, al principio me dio miedo, sentí como si quitaran algo de mí, le lloré a Dios como niña reclamándole porque le debía entregar lo que más amaba, pero finalmente después de todo obedecí.

El resultado fue y es increíble por estas simples razones, la primera, porque me quite un peso que no debía estar cargando, si Dios tiene que reprenderlo o llamarle la atención por algo, no va a ser siempre a través de mí, Él mismo le muestra a Gonzalo lo que no está bien. Segundo, empecé a disfrutar y a conocer lo que es ser una ayuda idónea y es maravilloso, y tercero Dios dijo ¡sí! siempre,  pero mi temor no me dejaba vivir en la hermosa promesa que me había y ha regalado.

Hoy queremos invitarlos a que no teman entregarle a Dios lo que más aman, no será fácil o de pronto sí, pero estamos seguros que Dios dará la mejor respuesta en este momento para cada uno de ustedes, Dios no hace las cosas mal, al contrario, todo lo que Él hace, siempre será bueno, agradable y perfecto.

Escrito por Gonzo & Geral para www.conectadosconcristo.com