TEXTO BÍBLICO

Jeremías 39 NVI

39 1 En el mes décimo del año noveno del reinado de Sedequías en Judá, el rey Nabucodonosor de Babilonia y todo su ejército marcharon contra Jerusalén y la sitiaron. 2 El día nueve del mes cuarto del año undécimo del reinado de Sedequías, abrieron una brecha en el muro de la ciudad, 3 por la que entraron todos los jefes del rey de Babilonia, hasta instalarse en la puerta central: Nergal Sarézer de Samgar, Nebo Sarsequín,[a] un oficial principal, Nergal Sarézer, también un alto funcionario, y todos los otros jefes del rey de Babilonia. 4 Al verlos, el rey Sedequías de Judá y todos los soldados huyeron de la ciudad. Salieron de noche por el camino del jardín del rey, por la puerta que está entre los dos muros, tomando el camino del Arabá.[b]
5 Pero el ejército babilónico los persiguió hasta alcanzarlos en las llanuras de Jericó. Capturaron a Sedequías y lo llevaron ante Nabucodonosor, rey de Babilonia, que estaba en Riblá, en el territorio de Jamat. Allí dictó sentencia contra Sedequías, 6 y ante sus propios ojos hizo degollar a sus hijos, lo mismo que a todos los nobles de Judá. 7 Luego mandó que a Sedequías le sacaran los ojos y le pusieran cadenas de bronce, para llevarlo a Babilonia.

8 Los babilonios prendieron fuego al palacio real y a las casas del pueblo, y derribaron los muros de Jerusalén. 9 Finalmente Nabuzaradán, el comandante de la guardia, llevó cautivos a Babilonia tanto al resto de la población como a los desertores, es decir, a todos los que quedaban. 10 Nabuzaradán, comandante de la guardia, solo dejó en el territorio de Judá a algunos de los más pobres, que no poseían nada. En aquel día les asignó campos y viñedos.

11 En cuanto a Jeremías, el rey Nabucodonosor de Babilonia había dado la siguiente orden a Nabuzaradán, el comandante de la guardia: 12 «Vigílalo bien, sin hacerle ningún daño, y atiende a todas sus necesidades». 13 Nabuzaradán, comandante de la guardia, Nebusazbán, un oficial principal, Nergal Sarézer, un alto funcionario, y todos los demás oficiales del rey de Babilonia 14 mandaron sacar a Jeremías del patio de la guardia y se lo confiaron a Guedalías hijo de Ajicán, nieto de Safán, para que lo llevaran de vuelta a su casa. Así Jeremías se quedó a vivir en medio del pueblo.

15 Aún estaba Jeremías preso en el patio de la guardia cuando la palabra del SEÑOR vino a él: 16 «Ve y dile a Ebedmélec, el etíope, que así dice el SEÑOR Todopoderoso, el Dios de Israel: “Voy a cumplir las palabras que anuncié contra esta ciudad, para mal y no para bien. En aquel día, tú serás testigo de todo esto. 17 Pero en ese mismo día yo te rescataré —afirma el SEÑOR—, y no caerás en las manos de los hombres que temes. 18 Porque ciertamente yo te libraré —afirma el SEÑOR—, y no caerás a filo de espada; antes bien, tu vida será tu botín, porque has confiado en mí”».

REFLEXIÓN

Obedecer a Dios y revelar su voluntad, puede molestar a otros; sin embargo, es preferible tener la aprobación del Señor y no de los hombres. Por su causa, seremos perseguidos, señalados, difamados y depende de qué tan firme sea nuestra fe y confianza en Él, para que podamos salir bien librados de nuestros problemas.

Dios jamás abandona a sus hijos. Si Él nos ha ordenado hacer algo en su nombre, siempre nos brindará su respaldo y aunque haya caos a nuestro alrededor, su manto protector nos cubrirá; dispondrá de las situaciones negativas para transformarlas en circunstancias a nuestro favor, para que su nombre sea glorificado a través de la transformación y renovación de nuestra conducta y el cumplimiento de cada una de sus palabras.

Dios no miente, no tarda en cumplir sus promesas. Si Él ha dicho que nos protegerá y que librará la batalla por nosotros, así será. Al confiarle a Él nuestra vida, podremos estar seguros, que su plan y propósito se llevará a cabo pase lo que pase.

Alabanza sugerida
Canción: Dios Incomparable – Generación 12 Ft. Marco Barrientos
Ver video aquí: https://bit.ly/3aV3dta

OREMOS

Solo en ti Señor puedo confiar. Tu me proteges de todo mal y calmas las tormentas a mi alrededor. Gracias por tu presencia en mi vida, por darme un plan y un propósito para mi vida. Aquí estoy Señor, dispuesto(a) a servirte y a ser de bendición para otros. Te amo con todas las fuerzas de mi alma y de mi corazón, amén y amén.