TEXTO BÍBLICO

2 Crónicas 7 NVI

Dedicación del templo

“7 Cuando Salomón terminó de orar, descendió fuego del cielo y consumió el holocausto y los sacrificios, y la gloria del Señor llenó el templo. 2 Tan lleno de su gloria estaba el templo que los sacerdotes no podían entrar en él. 3 Al ver los israelitas que el fuego descendía y que la gloria del Señor se posaba sobre el templo, cayeron de rodillas y, postrándose rostro en tierra, alabaron al Señor diciendo: «Él es bueno; su gran amor perdura para siempre».

4 Entonces el rey y todo el pueblo ofrecieron sacrificios en presencia del Señor. 5 El rey Salomón ofreció veintidós mil bueyes y ciento veinte mil ovejas. Así fue como el rey y todo el pueblo dedicaron el templo de Dios.

6 Los sacerdotes estaban de pie en sus puestos. Los levitas tocaban los instrumentos musicales que el rey David había hecho para alabar al Señor, y con los cuales cantaba: «Su gran amor perdura para siempre». Los sacerdotes tocaban las trompetas frente a los levitas, y todo Israel permanecía de pie.

7 Salomón también consagró la parte central del atrio, que está frente al templo del Señor, y allí presentó los holocaustos y la grasa de los sacrificios de comunión, ya que en el altar de bronce que hizo Salomón no había espacio para los holocaustos, la grasa y las ofrendas de cereales.

8 En aquella ocasión Salomón y todo Israel celebraron la fiesta durante siete días. Era una inmensa asamblea que había acudido de todo lugar, desde Lebó Jamat[a] hasta el río de Egipto. 9 Al octavo día tuvieron una asamblea solemne, porque habían celebrado la consagración del altar durante siete días, y la fiesta durante siete días más. 10 El día veintitrés del mes séptimo, Salomón envió al pueblo a sus casas, y ellos regresaron contentos y llenos de alegría por el bien que el Señor había hecho en favor de David, de Salomón y de su pueblo Israel.

Pacto de Dios con Salomón
11 Cuando Salomón terminó el templo del Señor y el palacio real, llevando a feliz término todo lo que se había propuesto hacer en ellos, 12 el Señor se le apareció una noche y le dijo:

«He escuchado tu oración, y he escogido este templo para que en él se me ofrezcan sacrificios. 13 Cuando yo cierre los cielos para que no llueva, o le ordene a la langosta que devore la tierra, o envíe pestes sobre mi pueblo, 14 si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla y ora, y me busca y abandona su mala conducta, yo lo escucharé desde el cielo, perdonaré su pecado y restauraré su tierra. 15 Mantendré abiertos mis ojos, y atentos mis oídos a las oraciones que se eleven en este lugar. 16 Desde ahora y para siempre escojo y consagro este templo para habitar en él. Mis ojos y mi corazón siempre estarán allí.

17 »En cuanto a ti, si me sigues como lo hizo tu padre David, y me obedeces en todo lo que yo te ordene y cumples mis decretos y leyes, 18 yo afirmaré tu trono real, como pacté con tu padre David cuando le dije: “Nunca te faltará un descendiente en el trono de Israel”.

19 »Pero, si ustedes me abandonan, y desobedecen los decretos y mandamientos que les he dado, y se apartan de mí para servir y adorar a otros dioses, 20 los desarraigaré de la tierra que les he dado y repudiaré este templo que he consagrado en mi honor. Entonces los convertiré en el hazmerreír de todos los pueblos. 21 Y aunque ahora este templo es imponente, llegará el día en que todo el que pase frente a él quedará asombrado y preguntará: “¿Por qué el Señor ha tratado así a este país y a este templo?” 22 Y le responderán: “Porque abandonaron al Señor, Dios de sus antepasados, que los sacó de Egipto, y se echaron en los brazos de otros dioses, a los cuales adoraron y sirvieron. Por eso el Señor ha dejado que les sobrevenga tanto desastre”».”

REFLEXIÓN

Orando y actuando

La película “Cuarto de Guerra”, dirigida y producida por los hermanos Kendrick, impactó mi vida de oración. Creer en Dios como la mayoría de la gente, era una constante para mí, existía tibieza, oraba pero no lo hacía con fuerza ni convencimiento, repetía peticiones a Dios sin entregar lo mejor de mí en la oración; reclamar, reprender y echar fuera de mi mente, mi corazón, mi casa, mi trabajo, mi esposo y mis hijas a mi verdadero enemigo, no era posible, porque debo confesar…no lo conocía y le tenía cierto temor.

Desde que nací de nuevo hasta el día de hoy, mi forma de orar ha ido cambiando; las circunstancias me han ayudado a entender que sólo en intimidad con el Señor, puedo encontrar paz y esperanza. Lamentarme, llorar, quejarme, apartarme de Dios, sentir rabia o desesperación en medio de los problemas, no solucionan nada pero orar puede marcar la diferencia.

No podemos menospreciar la vida que nos fue dada. Libramos una batalla diaria, que requiere de una estrategia para vencer. Es necesario analizar al enemigo, reunir recursos y definir un plan de lucha contra él. Las victorias no llegan solas, debemos usar las armas correctas y la palabra, el ayuno y la oración son las más poderosas.

La palabra de hoy nos dice, que cuando Salomón terminó de orar, descendió fuego del cielo y la gloria del Señor llenó el lugar en el que se encontraba. Pienso, que su oración no fue débil, sino por el contrario, tuvo que haberla hecho con pasión, con fuerza y determinación.

Cuando oramos de la manera correcta y con la actitud adecuada, el Señor responde nuestras peticiones. Dejarle a Él lo más pesado, estudiar a conciencia las escrituras, buscarlo, confiar y obedecer, es lo que nos corresponde hacer. Él ha prometido restaurar y sus oídos están atentos y sus ojos bien abiertos, para defendernos y concedernos la victoria absoluta sobre la oscuridad.

Perdemos tiempo precioso luchando contra el enemigo equivocado. No es nuestra responsabilidad cambiar a nuestro jefe, nuestro(a) esposo(a) o nuestros hijos, sólo con intercesión podemos lograrlo y apartarnos y dejar que Dios actúe y haga lo que sólo Él puede hacer, es necesario.

A lo largo de la película, se hacía alusión al mal olor de los pies de la protagonista y me pongo a pensar, ¿será que cuando no oramos o nuestra relación con Dios es distante, nuestro olor no es agradable?, porque si eso es así, prefiero que de mí emane el fragante olor de su amor y no del hedor que el odio, el resentimiento, la amargura y la falta de perdón pueda generar.

Haces parte de un ejército de creyentes, eres un soldado que debe pelear sus más duras batallas de rodillas, adorando a nuestro padre con todo el corazón, llamados a guerrear, a proclamar al Rey de Reyes, a levantar una generación distinta, y a no permitir que Satanás nos arrebate nuestras más grandes bendiciones con su falta de creatividad; analiza, plantea tu estrategia y actúa…El Señor está contigo.

Alabanza Sugerida

Canción: Arrebato – Nancy Amancio

Ver video Aquí: http://bit.ly/2iAknG5

OREMOS

Amado padre, hoy reprendo y hecho fuera a mi verdadero enemigo de mi casa, mi trabajo, mi mente y mi corazón. Satanás no tiene poder y autoridad sobre mi vida. Reclamo mi familia para ti Jesús, declaro que soy victorioso(a) en Cristo y que sólo tú Señor, gobiernas mi vida. Reconozco que eres Dios y que te necesito desesperadamente; hoy elevo a ti Señor mi clamor para que tú me concedas la paz que sobrepasa todo entendimiento y que solo proviene de ti. Decido escuchar tu voz y caminar de tu mano. Tu eres fiel y tu amor perdura para siempre, en el nombre de tu hijo amado Jesús, amén.