Texto bíblico

El pacto de Dios con Noé “9 Dios bendijo a Noé y a sus hijos con estas palabras: «Sean fecundos, multiplíquense y llenen la tierra. 2 Todos los animales de la tierra sentirán temor y respeto ante ustedes: las aves, las bestias salvajes, los animales que se arrastran por el suelo, y los peces del mar. Todos estarán bajo su dominio.3 Todo lo que se mueve y tiene vida, al igual que las verduras, les servirá de alimento. Yo les doy todo esto. 4 Pero no deberán comer carne con su vida, es decir, con su sangre. 5 Por cierto, de la sangre de ustedes yo habré de pedirles cuentas. A todos los animales y a todos los seres humanos les pediré cuentas de la vida de sus semejantes. 6 »Si alguien derrama la sangre de un ser humano, otro ser humano derramará la suya, porque el ser humano ha sido creado a imagen de Dios mismo. 7 »En cuanto a ustedes, sean fecundos y multiplíquense; sí, multiplíquense y llenen la tierra.» 8 Dios les habló otra vez a Noé y a sus hijos, y les dijo: 9 «Yo establezco mi pacto con ustedes, con sus descendientes, 10 y con todos los seres vivientes que están con ustedes, es decir, con todos los seres vivientes de la tierra que salieron del arca: las aves, y los animales domésticos y salvajes. 11 Éste es mi pacto con ustedes: Nunca más serán exterminados los seres humanos por un diluvio; nunca más habrá un diluvio que destruya la tierra.» 12 Y Dios añadió: «Ésta es la señal del pacto que establezco para siempre con ustedes y con todos los seres vivientes que los acompañan: 13 He colocado mi arco iris en las nubes, el cual servirá como señal de mi pacto con la tierra.14 Cuando yo cubra la tierra de nubes, y en ellas aparezca el arco iris, 15 me acordaré del pacto que he establecido con ustedes y con todos los seres vivientes. Nunca más las aguas se convertirán en un diluvio para destruir a todos los mortales. 16 Cada vez que aparezca el arco iris entre las nubes, yo lo veré y me acordaré del pacto que establecí para siempre con todos los seres vivientes que hay sobre la tierra.» 17 Dios concluyó diciéndole a Noé: «Éste es el pacto que establezco con todos los seres vivientes que hay en la tierra.»”

Reflexión

Pacto de Amor Dios sabía, cual podría llegar a ser el alcance de nuestras acciones hacia nuestro prójimo, de acuerdo a los impulsos positivos o negativos que pudieran motivarlas. Los animales de la tierra, sentirían temor y respeto hacia nosotros, es decir, vivirían inquietos y con miedo, con la sospecha o presunción de que seríamos peligrosos para ellos, y adicionalmente, tendrían muestras de consideración y obediencia como respuesta a ese temor. Retaba al ser humano, con la advertencia de ser responsable por la vida de sus semejantes, recalcando, que el atentar contra otra persona, era como si lo atacáramos a él mismo y por ello habríamos de rendir cuentas algún día. Estableció un pacto de amor con cada ser viviente de la tierra, y el símbolo de ese pacto, es la imagen maravillosa cuidadosamente pintada entre las nubes, adornada de los más hermosos colores, como señal, de que allí está él, observándonos desde lo alto y pensando en cada uno de nosotros. Así mismo el arcoíris, nos recuerda, que debemos dar mucho más de lo que hoy ofrecemos a quienes nos rodean, que es nuestra responsabilidad delante del Señor, ayudar y ser solidarios y que en la medida de nuestras posibilidades, debemos esforzarnos por extender nuestra mano y disponer nuestro corazón, en pro de su bienestar, porque de ello habremos de rendir cuentas delante de nuestro Padre que está el cielo.

Oremos

Señor, haz de mí una persona sensible a las necesidades de mis semejantes. Que mis acciones sean llenas de amor y consideración por los demás, dejando de lado el egoísmo, para dar paso a la solidaridad y generosidad como respuesta a lo que has hecho por nosotros. Te agradecemos tu bondad, tu perdón y tu misericordia. En el nombre de Jesús Amén.