TEXTO BÍBLICO

Salmos 48 NVI

Canción. Salmo de los hijos de Coré.

“48 Grande es el Señor, y digno de suprema alabanza
en la ciudad de nuestro Dios.
Su monte santo, 2 bella colina,
es la alegría de toda la tierra.
El monte Sión, en la parte norte,
es la ciudad del gran Rey.
3 En las fortificaciones de Sión
Dios se ha dado a conocer como refugio seguro.

4 Hubo reyes que unieron sus fuerzas
y que juntos avanzaron contra la ciudad;
5 pero al verla quedaron pasmados,
y asustados emprendieron la retirada.
6 Allí el miedo se apoderó de ellos,
y un dolor de parturienta les sobrevino.
7 ¡Con un viento huracanado
destruiste las naves de Tarsis!

8 Tal como lo habíamos oído,
ahora lo hemos visto
en la ciudad del Señor Todopoderoso,
en la ciudad de nuestro Dios:
¡Él la hará permanecer para siempre! Selah

9 Dentro de tu templo, oh Dios,
meditamos en tu gran amor.
10 Tu alabanza, oh Dios, como tu nombre,
llega a los confines de la tierra;
tu derecha está llena de justicia.
11 Por causa de tus justas decisiones
el monte Sión se alegra
y las aldeas de Judá se regocijan.

12 Caminen alrededor de Sión,
caminen en torno suyo
y cuenten sus torres.
13 Observen bien sus murallas
y examinen sus fortificaciones,
para que se lo cuenten a las generaciones futuras.
14 ¡Este Dios es nuestro Dios eterno!
¡Él nos guiará para siempre![a]”

REFLEXIÓN

El país más feliz

Me pregunto, ¿Por qué en varias encuestas Colombia, a pesar de sus problemas es considerado el país más feliz del mundo? Tal vez sea por su belleza geográfica, sus atractivos turísticos, su gastronomía y la calidad de su gente, lo que hace sea valorado y amado por propios y extranjeros, pero… ¿por qué teniendo lo que tenemos, insistimos en maldecirlo?

Dios no se equivocó cuando nos asignó este lugar para nacer, crecer y vivir. Es un país maravilloso. Pero los improperios, las malas palabras y actitudes de quienes habitamos esta tierra, frente a nuestra situación interna, nuestras autoridades y lo que sucede a diario, es desmotivante.

¿Qué herencia le estamos dejando a las generaciones futuras, cuando les estamos enseñando que su mejor destino es afuera, en un lugar extraño y lejos de su familia? Supuestamente porque en el exterior abundan las oportunidades y aquí no hay tolerancia hacia nuestros semejantes.

Nuestras autoridades con sus aciertos y desaciertos desempeñan un rol que les fue asignado por el Señor, y como dice la palabra, debemos respetarlas y de sus resultados tendrán que rendir cuentas algún día, pero cada vez que fomentamos división y destruimos la imagen de quienes nos dirigen los más perjudicados no son ellos, sino el colectivo social y cultural que dependen de sus decisiones…osea, nosotros.

Orar por ellos, bendecir el país, cambiar el chip del pesimismo y negativismo, por uno cargado de esperanza, hablar en positivo, elegir opciones de vida y no de muerte, trabajar de la mano con el Señor, para transformar hogares de guerra en sitios de paz y ser fuente de bien, es nuestra responsabilidad individual y directa por una heredad con un pensamiento distinto al de ésta generación. Ahora te pregunto, ¿Cuál será tu aporte?

Alabanza sugerida

Canción: Pinceladas – Sara Borraez

Ver video aquí: http://bit.ly/2vigY4s

OREMOS

Padre, te bendigo a ti y bendigo la tierra en la que nací. Declaro que Colombia es el país en donde anhelo ver crecer a mis hijos, que es una tierra en donde sobreabunda la leche y la miel. Gracias Dios porque es el mejor lugar en el que yo haya podido habitar, mi país es un lugar de paz y no de guerra, infinitas oportunidades existen a nuestro alrededor y nuestra elección será la de honrarte cuidando de ella. Bendecimos a nuestras autoridades y te pedimos los respaldes y los guíes en su toma de decisiones; en el nombre de Jesús, amén.