TEXTO BÍBLICO

Jeremías 20 NVI

Jeremías y Pasur

“20 Cuando el sacerdote Pasur hijo de Imer, que era el oficial principal de la casa del SEÑOR, oyó lo que Jeremías profetizaba, 2 mandó que golpearan al profeta Jeremías y que lo colocaran en el cepo ubicado en la puerta alta de Benjamín, junto a la casa del SEÑOR. 3 A la mañana siguiente, cuando Pasur liberó a Jeremías del cepo, Jeremías le dijo: «El SEÑOR ya no te llama Pasur, sino “Terror por todas partes”. 4 Porque así dice el SEÑOR: “Te voy a convertir en terror para ti mismo y para tus amigos, los cuales caerán bajo la espada de sus enemigos, y tú mismo lo verás. Entregaré a todo Judá en manos del rey de Babilonia, el cual los deportará a Babilonia o los matará a filo de espada. 5 Además, pondré en manos de sus enemigos toda la riqueza de esta ciudad, todos sus productos y objetos de valor, y todos los tesoros de los reyes de Judá, para que los saqueen y se los lleven a Babilonia. 6 Y tú, Pasur, irás al cautiverio de Babilonia junto con toda tu familia. Allí morirás, y allí serás enterrado, con todos tus amigos, a quienes les profetizabas mentiras”».

Quejas de Jeremías
7 ¡Me sedujiste, SEÑOR,
y yo me dejé seducir!
Fuiste más fuerte que yo,
y me venciste.
Todo el mundo se burla de mí;
se ríen de mí todo el tiempo.
8 Cada vez que hablo, es para gritar:
«¡Violencia! ¡Violencia!»
Por eso la palabra del SEÑOR
no deja de ser para mí
un oprobio y una burla.
9 Si digo: «No me acordaré más de él,
ni hablaré más en su nombre»,
entonces su palabra en mi interior
se vuelve un fuego ardiente
que me cala hasta los huesos.
He hecho todo lo posible por contenerla,
pero ya no puedo más.
10 Escucho a muchos decir con sorna:
«¡Hay terror por todas partes!»
y hasta agregan: «¡Denúncienlo!
¡Vamos a denunciarlo!»
Aun mis mejores amigos
esperan que tropiece.
También dicen: «Quizá lo podamos seducir.
Entonces lo venceremos
y nos vengaremos de él».
11 Pero el SEÑOR está conmigo
como un guerrero poderoso;
por eso los que me persiguen
caerán y no podrán prevalecer,
fracasarán y quedarán avergonzados.
Eterna será su deshonra;
jamás será olvidada.
12 Tú, SEÑOR Todopoderoso,
que examinas al justo,
que sondeas el corazón y la mente,
hazme ver tu venganza sobre ellos,
pues a ti he encomendado mi causa.
13 ¡Canten al SEÑOR, alábenlo!
Él salva a los pobres
del poder de los malvados.
14 ¡Maldito el día en que nací!
¡Maldito el día en que mi madre me dio a luz!
15 ¡Maldito el hombre que alegró a mi padre
cuando le dijo: «¡Te ha nacido un hijo varón!»!
16 ¡Que sea tal hombre como las ciudades
que el SEÑOR destruyó sin compasión!
¡Que oiga gritos en la mañana
y alaridos de guerra al mediodía!
17 ¿Por qué Dios no me dejó morir
en el seno de mi madre?
Así ella habría sido mi tumba,
y yo jamás habría salido de su vientre.
18 ¿Por qué tuve que salir del vientre
solo para ver problemas y aflicción,
y para terminar mis días en vergüenza?”

REFLEXIÓN

Piedras de tropiezo

En nuestra vida cristiana vamos a encontrar grandes piedras de tropiezo que intentarán derribarnos y desanimarnos para que veamos al Señor como un Dios lejano, castigador, injusto y lleno de reglas que no le suman un propósito real a lo que somos.

En el inicio, hasta nuestra propia familia emprenderá batallas para hacernos creer que las nuevas decisiones tomadas de cambiar nuestro estilo de vida son un error. Si dejamos de ser promiscuos, bebedores de alcohol, `rumberos`, groseros, adúlteros, irrespetuosos con los demás y con nosotros mismos, mentirosos y envueltos en ilegalidad y decidimos de un momento a otro decir ¡no más! a este tipo de conductas, para comenzar a congregarnos, leer la Biblia, orar, ayunar y vivir una vida conforme a la voluntad del Señor, dicen abierta y publicamente que nos enloquecimos y nos lavaron el cerebro, con el fin de que añoremos un pasado que nos esclaviza y no nos permite dar fruto.

Cerrar nuestros oídos a lo que no nos edifica y permanecer firmes en una nueva fe que promete hacer de nosotros personas dignas de estar en la presencia del Señor, son los antídotos perfectos para protegernos de la incredulidad, la crueldad, la burla y la falta de apoyo de quienes nos rodean y confían en nosotros.

Una vez el Señor ha iniciado su obra tansformadora, no dejará de trabajar hasta que ésta sea terminada. En nuestro avanzar de su mano seremos cada vez más persistentes y apasionados. Nuestra relación con Él será inquebrantable y cada día será un milagro, una bendición y una victoria.

Nadie dijo que sería fácil; tropezaremos, caeremos pero Dios, que está con nosotros, nos levantará y protegerá de aquellos que nos persigan y los planes que el enemigo tenga a través de ellos, no prevalecerán y jamás seremos avergonzados.

Alabanza sugerida
Canción: Ya no soy esclavo – Twice
Ver video aquí: https://bit.ly/2lYqoPr

OREMOS
Quiero dejar atrás aquellos comportamientos que no te enorgullecen Señor. Me demoré en tomar esa importante decisión, pero hoy, que ya he podido ver las ventajas de mi caminar contigo, decido no apartarme nunca más y aprender de mis derrotas y victorias, como cumplir el propósito que has trazado para mí en este mundo. Te amo, te necesito y anhelo permanecer entre tus brazos cada día de mi existencia. Perdona mis fallas, protégeme de mis enemigos y fortalece mi fe. En el nombre de Jesús y bajo la unción de tu Santo Espíritu, amén.