En alguna etapa de nuestras vidas vivimos momentos donde no encontramos esa salida a nuestros problemas, y simplemente huimos y buscamos la salida más fácil, por eso hoy quiero decirte que aunque pasemos por situaciones mal económicamente, no tengamos un empleo, los recibos empiecen a aparecer como la cuota de tu tarjeta de crédito o del carro y estas en una situación que no sabes qué hacer, decisiones que debes tomar en tu empresa o en lo sentimental o tal vez has dejado una puerta abierta y has dejado entrar a Satanás para que caigas en pecado de nuevo y no has vivido en santidad ante los ojos de Dios y al parecer estas a punto de divorciarte o quizás recibiste un diagnostico de una enfermedad que no esperabas…

Son momentos que son como una montaña rusa donde hay subidas y bajadas; cada problema más grande que el otro o como un volcán que a veces se ve quieto y tranquilo, pero cuando sube y explota sale el verdadero YO. Lo mejor de esto es que Dios está con nosotros, en cualquier situación que estemos pasando Él nos esta procesando, sea cual sea la prueba que estemos pasando, El nunca nos va a poner pruebas mas allá de la que no podamos soportar.

Él nos conoce a cada uno de nosotros, Él es padre, amigo y sabe cuál es nuestro límite de lucha; déjalo actuar porque seguirá puliendo y retocando lo que nosotros no podamos hacer. Tu mientras sigas alabándolo y adorando en su santo nombre, nos mantendrá siempre bajo su amorosa y piadosa mirada.

Moisés les ordenó a los israelitas que partieran del Mar Rojo y se internaran en el desierto de Sur. Y los israelitas anduvieron tres días por el desierto sin hallar agua. Llegaron a Mara, lugar que se llama así porque sus aguas son amargas, y no pudieron apagar su sed allí.
EXODO15:22-23 NVI

¿Cuál es el Mar de tu vida? ¿Qué es eso amargo que tienes en tu vida que no te deja avanzar? no retrocedas en las pruebas, sigue avanzando a la meta, ni por un momento pienses en  tirar la toalla, más bien sigue alimentándote del agua dulce de la palabra de Dios.  

Comenzaron entonces a murmurar en contra de Moisés, y preguntaban: « ¿Qué vamos a beber?»Moisés clamó al Señor, y él le mostró un pedazo de madera, el cual echó Moisés al agua, y al instante el agua se volvió dulce.
EXODO 15:24-25 NVI

En el proceso (prueba) que estemos pasando siempre vamos a tratar de enojarnos con Dios le diremos ¿Por qué nos esta  pasando esto? en fin mil excusas para retroceder y ser rebeldes; más bien preguntémosle el ¿Para qué?  De este proceso, se dice que Moisés clamó al Señor, debemos clamar a Dios para estar más conectados y pegaditos con Él. Así que aterricemos y sigamos en el proceso, porque de eso Dios sacará lo mejor de nosotros y esos talentos que están dormidos Él los sacará a la luz.

No desfallezcas y sigue dando lo mejor de ti, eres un guerrero y una guerrera valiente que va a poder cumplir ese propósito que Dios quiere darte. Recuerda que Él es alfarero y sabe pulirnos en cualquier área que necesitemos enfrentar para sacar nuestro verdadero carácter. Sigue así y veras que pronto vas a saborear la victoria y vas a entender que por todo lo que pasaste es por un propósito y ya estarás listo como la flecha, para recibir la bendición que tanto anhelas.

Escrito por Sofía Ávila para www.conectadosconcristo.com