TEXTO BÍBLICO

Salmos 89

Masquilde Etán el ezraíta.

“89 Oh Señor, por siempre cantaré
la grandeza de tu amor;
por todas las generaciones
proclamará mi boca tu fidelidad.
2 Declararé que tu amor permanece firme para siempre,
que has afirmado en el cielo tu fidelidad.

3 Dijiste: «He hecho un pacto con mi escogido;
le he jurado a David mi siervo:
4 “Estableceré tu dinastía para siempre,
y afirmaré tu trono por todas las generaciones”». Selah

5 Los cielos, Señor, celebran tus maravillas,
y tu fidelidad la asamblea de los santos.
6 ¿Quién en los cielos es comparable al Señor?
¿Quién como él entre los seres celestiales?
7 Dios es muy temido en la asamblea de los santos;
grande y portentoso sobre cuantos lo rodean.
8 ¿Quién como tú, Señor, Dios Todopoderoso,
rodeado de poder y de fidelidad?

9 Tú gobiernas sobre el mar embravecido;
tú apaciguas sus encrespadas olas.
10 Aplastaste a Rahab como a un cadáver;
con tu brazo poderoso dispersaste a tus enemigos.
11 Tuyo es el cielo, y tuya la tierra;
tú fundaste el mundo y todo lo que contiene.
12 Por ti fueron creados el norte y el sur;
el Tabor y el Hermón cantan alegres a tu nombre.
13 Tu brazo es capaz de grandes proezas;
fuerte es tu mano, exaltada tu diestra.

14 La justicia y el derecho son el fundamento de tu trono,
y tus heraldos, el amor y la verdad.
15 Dichosos los que saben aclamarte, Señor,
y caminan a la luz de tu presencia;
16 los que todo el día se alegran en tu nombre
y se regocijan en tu justicia.
17 Porque tú eres su gloria y su poder;
por tu buena voluntad aumentas nuestra fuerza.[a] 18 Tú, Señor, eres nuestro escudo;
tú, Santo de Israel, eres nuestro rey.

19 Una vez hablaste en una visión,
y le dijiste a tu pueblo fiel:
«Le he brindado mi ayuda a un valiente;
al mejor hombre del pueblo lo he exaltado.
20 He encontrado a David, mi siervo,
y lo he ungido con mi aceite santo.
21 Mi mano siempre lo sostendrá;
mi brazo lo fortalecerá.
22 Ningún enemigo lo someterá a tributo;
ningún inicuo lo oprimirá.
23 Aplastaré a quienes se le enfrenten
y derribaré a quienes lo aborrezcan.
24 La fidelidad de mi amor lo acompañará,
y por mi nombre será exaltada su fuerza.[b] 25 Le daré poder sobre el mar[c] y dominio sobre los ríos.[d] 26 Él me dirá: “Tú eres mi Padre,
mi Dios, la roca de mi salvación”.
27 Yo le daré los derechos de primogenitura,
la primacía sobre los reyes de la tierra.
28 Mi amor por él será siempre constante,
y mi pacto con él se mantendrá fiel.
29 Afirmaré su dinastía y su trono
para siempre, mientras el cielo exista.

30 »Pero, si sus hijos se apartan de mi ley
y no viven según mis decretos,
31 si violan mis estatutos
y no observan mis mandamientos,
32 con vara castigaré sus transgresiones
y con azotes su iniquidad.
33 Con todo, jamás le negaré mi amor,
ni mi fidelidad le faltará.
34 No violaré mi pacto
ni me retractaré de mis palabras.
35 Una sola vez he jurado por mi santidad,
y no voy a mentirle a David:
36 Su descendencia vivirá por siempre;
su trono durará como el sol en mi presencia.
37 Como la luna, fiel testigo en el cielo,
será establecido para siempre». Selah

38 Pero tú has desechado, has rechazado a tu ungido;
te has enfurecido contra él en gran manera.
39 Has revocado el pacto con tu siervo;
has arrastrado por los suelos su corona.
40 Has derribado todas sus murallas
y dejado en ruinas sus fortalezas.
41 Todos los que pasan lo saquean;
¡es motivo de burla para sus vecinos!
42 Has exaltado el poder de sus adversarios
y llenado de gozo a sus enemigos.
43 Le has quitado el filo a su espada,
y no lo has apoyado en la batalla.
44 Has puesto fin a su esplendor
al derribar por tierra su trono.
45 Has acortado los días de su juventud;
lo has cubierto con un manto de vergüenza. Selah

46 ¿Hasta cuándo, Señor, te seguirás escondiendo?
¿Va a arder tu ira para siempre, como el fuego?
47 ¡Recuerda cuán efímera es mi vida![e] Al fin y al cabo, ¿para qué creaste a los mortales?
48 ¿Quién hay que viva y no muera jamás,
o que pueda escapar del poder del sepulcro? Selah
49 ¿Dónde está, Señor, tu amor de antaño,
que en tu fidelidad juraste a David?
50 Recuerda, Señor, que se burlan de tus siervos;
que llevo en mi pecho los insultos de muchos pueblos.
51 Tus enemigos, Señor, nos ultrajan;
a cada paso ofenden a tu ungido.

52 ¡Bendito sea el Señor por siempre!
Amén y amén.

REFLEXIÓN

Quejarse es permitido

¿Quién no ha sido reprochado por quejarse delante de Dios y de los hombres por aquello que inquieta su corazón?, el salmo comienza con alabanza al dueño de todo lo que existe y termina con una profunda queja y peticiones referentes al estado de la familia real.

Pienso que un hombre no puede entendernos como sí lo puede hacer nuestro padre en nuestra intimidad, más porque Él conoce lo que hay en nuestro interior, nuestras motivaciones y lo que necesitamos. Lo que sí es cierto, es que si no ponemos cautivos nuestros pensamientos, es el enemigo quien toma el control y nos hace desviar la mirada lejos de la esperanza, la paz y el amor que el Señor nos ofrece entre sus brazos, traduciendo esos pensamientos, en acciones y palabras cargadas de violencia.

Eres dueño de las promesas más hermosas de sanación, restauración y paz. Dios no miente y lo que te ha dicho habrá de cumplirse a su debido tiempo. Es fiel y de eso habla todo lo que te rodea; el firmamento expresa cuanto anhela tu bienestar; es poderoso y no hay nada ni nadie que pueda compararse a Él; tiene el poder de concederte la victoria, si en medio de la tormenta, permaneces firme, justo, en integridad y rectitud.

Como David, eres un(a) guerrero(a) valiente, creado(a) para grandes cosas, Dios es quien te sostiene y te da las fuerzas que no tienes para continuar. Ni tus enemigos, ni los sueños no cumplidos, ni tu corazón roto por la traición, ni ese diagnóstico de enfermedad mortal, ni la soledad, ni ninguna otra cosa en tu camino, podrá derribarte; El Señor es una papá amoroso, generoso y protector, no te ha dejado solo(a), lucha a tu lado…no te rindas.

La vida en ésta tierra es muy corta; no desperdicies tu tiempo en cosas que te separan de tu propósito. Vive al máximo, disfruta lo que el Señor te ha dado, prepárate para una eternidad junto a Él, dándole la gloria y la honra con una existencia digna de un hijo agradecido, porque en la oscuridad, ha aprendido a ver, lo que es realmente importante…morir al orgullo y a la inocuidad, es vivir en la eternidad junto a Él.

Alabanza sugerida

Canción: Por escuchar tu voz de Alex Campos

Ver video aquí: http://bit.ly/2y4uxWE

OREMOS

Amado Señor, te alabo, te bendigo. Grandes son tus maravillas. Lo que has hecho por mí en éste tiempo y lo que harás, demuestra tu gran poder y amor hacia este ser imperfecto dispuesto a cumplir su propósito de tu mano. Padre celestial, ten piedad de mí, lléname de la esperanza que tu Santo Espíritu puede darme. Aunque no pueda ver claramente el objetivo de todo lo que hoy vivo, confío en que quieres lo mejor para mí y que todo hace parte de tu plan. Me rindo a ti, toma el control de mis pensamientos y dame de tu paz. En el nombre de Jesús, amén.