Texto Bíblico

Éxodo 38 (NVI)

El altar de los holocaustos

“Bezalel hizo de madera de acacia el altar de los holocaustos. Era cuadrado, de dos metros con treinta centímetros por lado, y de un metro con treinta centímetros de alto. 2 Puso un cuerno en cada una de sus cuatro esquinas, los cuales formaban una sola pieza con el altar, y el altar lo recubrió de bronce. 3 Hizo de bronce todos sus utensilios: sus portacenizas, sus tenazas, sus aspersorios, sus tridentes y sus braseros. 4 Hizo también un enrejado para el altar —una rejilla de bronce—, y la puso bajo el reborde inferior del altar, a media altura del mismo. 5 Fundió cuatro anillos de bronce para las cuatro esquinas del enrejado de bronce, para pasar por ellos las varas; 6 hizo las varas de madera de acacia, las recubrió de bronce 7 y las introdujo en los anillos, de modo que quedaron a los dos costados del altar para poder transportarlo. El altar lo hizo hueco y de tablas. 8 Además, con el bronce de los espejos de las mujeres que servían a la entrada de la Tienda de reunión, hizo el lavamanos y su pedestal.

El atrio

9 Después hicieron el atrio. El lado sur medía cuarenta y cinco metros de largo, y tenía cortinas de lino fino, 10 veinte postes y veinte bases de bronce, con ganchos y empalmes de plata en los postes. 11 El lado norte medía también cuarenta y cinco metros de largo, y tenía veinte postes y veinte bases de bronce, con ganchos y empalmes de plata en los postes. 12 El lado occidental medía veintidós metros y medio de ancho, y tenía cortinas y diez postes y diez bases, con ganchos y empalmes de plata en los postes. 13 Por el lado oriental, hacia la salida del sol, medía también veintidós metros y medio de ancho. 14 A un lado de la entrada había cortinas de siete metros de largo, tres postes y tres bases, 15 y al otro lado de la entrada había también cortinas de siete metros de largo, tres postes y tres bases. 16 Todas las cortinas que rodeaban el atrio eran de lino fino. 17 Las bases para los postes eran de bronce, los ganchos y los empalmes en los postes eran de plata, y sus capiteles estaban recubiertos de plata. Todos los postes del atrio tenían empalmes de plata. 18 La cortina a la entrada del atrio era de lana teñida de púrpura, carmesí y escarlata, y de lino fino, recamada artísticamente. Medía nueve metros de largo por dos metros con treinta centímetros de alto, como las cortinas del atrio, 19 y tenía cuatro postes y cuatro bases de bronce. Sus ganchos y sus empalmes eran de plata, y sus capiteles estaban recubiertos de plata. 20 Todas las estacas del toldo para el santuario y del atrio que lo rodeaba eran de bronce.

Los materiales usados

21 Éstas son las cantidades de los materiales usados para el santuario del pacto. Los levitas hicieron este registro por orden de Moisés y bajo la dirección de Itamar, hijo del sacerdote Aarón. 22 Bezalel, hijo de Uri y nieto de Jur, de la tribu de Judá, hizo todo lo que el SEÑOR le ordenó a Moisés. 23 Con él estaba Aholiab hijo de Ajisamac, de la tribu de Dan, que era artesano, diseñador y recamador en lana teñida de púrpura, carmesí y escarlata, y en lino. 24 El total del oro dado como ofrenda y empleado en toda la obra del santuario era de una tonelada, según la tasación oficial del santuario. 25 La plata entregada por los miembros de la comunidad contados en el censo llegó a tres toneladas y media, según la tasación oficial del santuario. 26 Todos los mayores de veinte años de edad que fueron censados llegaron a un total de seiscientos tres mil quinientos cincuenta, y cada uno de ellos dio seis gramos de plata, según la tasación oficial del santuario. 27 Tres mil trescientos kilos de plata se emplearon en las cien bases fundidas para el santuario y para la cortina, de modo que cada base pesaba treinta y tres kilos. 28 La plata restante se empleó en hacer los ganchos para los postes y recubrir los capiteles de los postes, y para hacer sus empalmes. 29 El total del bronce dado como ofrenda fue de dos mil trescientos cuarenta kilos, 30 y se empleó en las bases para la entrada de la Tienda de reunión, en el altar de bronce con su enrejado de bronce y todos sus utensilios, 31 en las bases para el atrio y la entrada al atrio, y en todas las estacas del toldo para el santuario y para el atrio que lo rodeaba.

Reflexión

El reflejo en el espejo de un servidor

Los espejos, son una obra maravillosa del Señor, ya que podemos ver la realidad al pararnos frente a ellos y reflejar no solo nuestro exterior, sino lo que hay en nuestro interior, ya sea agobio, tristeza o gran felicidad.

La Palabra dice “Los espejos de las mujeres que servían” y me pregunto, ¿cómo debe ser el reflejo de un(a) servidor(a) de Cristo?, su corazón debe albergar paz, no la que ofrece el mundo, sino la que da el tener una verdadera comunión con Dios, su rostro refleja alegría, positivismo, sus gestos están llenos de bondad, sus ojos reflejan el amor de Cristo y pueden ver más allá de las circunstancias, inclusive de las propias, buscando el bien de sus semejantes; su cuerpo se reviste del lino fino con el que Dios cubre la piel de sus hijos cuando éstos son obedientes y cumplen sus normas y preceptos, y a su alrededor hay luz, para ayudar a otros a encontrar el camino hacia Él.

Ser su servidor(a) es un privilegio exclusivo para aquellos que han aprendido a confiar en Él pase lo que pase, que entienden que cuando se ocupan de las cosas de Dios, Él se ocupa de las suyas. El requisito principal para llegar a serlo, es rendir su vida completamente a Él, aceptar su salvación, buscar vivir conforme a su voluntad, descubrir los dones y talentos que nos han sido dados y decidir usarlos para su obra y la edificación de su reino.

Fuimos elegidos por el Señor, no como fruto del azar, sino como recompensa. Fue muy cuidadoso en escoger lo mejor de lo mejor de su rebaño, para tener una vida con propósito, para dar cumplimiento a un plan divino, para ser de bendición y no de maldición a las personas de la tierra. Mira a tu alrededor y date cuenta que tu vida, ya no es una vida vacía, sino que en ella se refleja el poder transformador, de lo que fue y ya no es, de los sueños imposibles de un hombre o una mujer convertidos en realidades perfectas en manos del Señor.

 

Oremos

Tengo el enorme privilegio de ser tu siervo(a), fiel a tus preceptos, esforzándome por agradarte a ti y solo a ti. Gracias Padre amado, por tenerme en cuenta, por los dones y talentos que has puesto en mí, para mi bienestar y el de todos los que me rodean. Gracias porque me das la oportunidad de impactar al mundo a través de mi servicio y porque mi reflejo en el espejo me dice, que existe en mí, la confianza de que en ti TODO es posible y que sin ti nada soy. Te amo infinitamente. En el nombre de Jesús te bendigo, amén y amén.

Devocional diario www.conectadosconcristo.com