Texto Bíblico

2 Samuel 5: 6-13 (NVI)

David conquista Jerusalén

“6 El rey y sus soldados marcharon sobre Jerusalén para atacar a los jebuseos, que vivían allí. Los jebuseos, pensando que David no podría entrar en la ciudad, le dijeron a David: «Aquí no entrarás; para ponerte en retirada, nos bastan los ciegos y los cojos.» 7 Pero David logró capturar la fortaleza de Sión, que ahora se llama la Ciudad de David. 8 Aquel día David dijo: «Todo el que vaya a matar a los jebuseos, que suba por el acueducto, para alcanzar a los cojos y a los ciegos. ¡Los aborrezco!» De ahí viene el dicho: «Los ciegos y los cojos no entrarán en el palacio.»

9 David se instaló en la fortaleza y la llamó Ciudad de David. También construyó una muralla alrededor, desde el terraplén hasta el palacio, 10 y se fortaleció más y más, porque el SEÑOR Dios Todopoderoso estaba con él.

11 Hiram, rey de Tiro, envió una embajada a David, y también le envió madera de cedro, carpinteros y canteros, para construirle un palacio. 12 Con esto David se dio cuenta de que el SEÑOR, por amor a su pueblo, lo había establecido a él como rey sobre Israel y había engrandecido su reino.

13 Cuando David se trasladó de Hebrón a Jerusalén, tomó más concubinas y esposas, con las cuales tuvo otros hijos y otras hijas. 14 Los hijos que allí tuvo fueron Samúa, Sobab, Natán, Salomón, 15 Ibjar, Elisúa, Néfeg, Jafía, 16 Elisama, Eliadá y Elifelet”.

Reflexión

Reto de Valientes

Los Jebuseos fueron un clan que controlaba Jerusalén y nunca antes habían sido derrotados. Se sentían seguros en la ciudad, puesto que su ubicación geográfica les daba la ventaja sobre cualquier enemigo que quisiera atacarlos. Se pensaba que la ciudad era impenetrable por estar en una colina rodeada de profundos valles.

David tenía un gran reto en frente; Conquistar la ciudad, unificar la nación y establecer la capital de la misma en aquel lugar. Los Jebuseos intentaron desanimarlo burlándose de él; pero David, no lo permitió, sino por el contrario planteó su mejor estrategia para lograrlo.

Cuántas veces nos hemos planteado un proyecto, un sueño, una oportunidad de realizar una gran hazaña en nuestra vida y a nuestro alrededor se levantan voces que lejos de motivarnos, intentan que demos media vuelta y ni siquiera lo intentemos. Por más difíciles e imposibles que parezcan, el Señor es nuestra mejor estrategia para lograrlo.

Los fracasos del pasado no son un punto de referencia para saber si tendremos éxito o no. Es diferente cuando ponemos nuestra confianza en Dios y dejamos que sea Él quien nos guíe y nos fortalezca más y más como lo hizo con David.

Dios nos ordena ser valientes, esforzarnos y no temer; debemos ser precavidos en entrar en la presencia del Señor cada día, porque Él es quien nos da la fuerza y el poder para triunfar sobre las amenazas, las burlas, los comentarios despectivos, los ataques a nuestra autoestima y la poca importancia que otros le dan a nuestros sueños. En Él ¡Somos más que vencedores!

Alabanza sugerida

Canción: Con mis manos levantadas – Danilo Montero

Ver video Aquí: http://bit.ly/2cZApb7

 

Oremos

Amado padre, te entrego mis planes y proyectos, para que seas tú quien me abra camino en medio de un infinito mar de obstáculos que a diario se me presentan amenazando con derrotarme. Declaro que soy victorioso(a) en Cristo. Nada ni nadie podrá desanimarme, porque tú estás conmigo. Gracias Señor por respaldarme y hacer de mis sueños una hermosa realidad. En el nombre de tu amado hijo, Amén.