Texto Bíblico

2 Samuel 6 (NVI)

David lleva el arca a Jerusalén

“6 Una vez más, David reunió los treinta batallones de soldados escogidos de Israel, 2 y con todo su ejército partió hacia Balá de Judá para trasladar de allí el arca de Dios, sobre la que se invoca su nombre, el nombre del SEÑORTodopoderoso que reina entre los querubines. 3 Colocaron el arca de Dios en una carreta nueva y se la llevaron de la casa de Abinadab, que estaba situada en una colina. Uza y Ajío, hijos de Abinadab, guiaban la carreta nueva 4 que llevaba el arca de Dios. Ajío iba delante del arca, 5 mientras David y todo el pueblo de Israel danzaban ante el SEÑOR con gran entusiasmo y cantaban al son de arpas, liras, panderetas, sistros y címbalos.

6 Al llegar a la parcela de Nacón, los bueyes tropezaron; pero Uza, extendiendo las manos, sostuvo el arca de Dios. 7 Con todo, la ira del SEÑOR se encendió contra Uza por su atrevimiento y lo hirió de muerte ahí mismo, de modo que Uza cayó fulminado junto al arca.

8 David se enojó porque el SEÑOR había matado a Uza, así que llamó a aquel lugar Peres Uza, nombre que conserva hasta el día de hoy. 9 Aquel día David se sintió temeroso del SEÑOR y exclamó: «¡Es mejor que no me lleve el arca del SEÑOR!» 10 Y como ya no quería llevarse el arca del SEÑOR a la Ciudad de David, ordenó que la trasladaran a la casa de Obed Edom, oriundo de Gat. 11 Fue así como el arca del SEÑOR permaneció tres meses en la casa de Obed Edom de Gat, y el SEÑOR lo bendijo a él y a toda su familia.

12 En cuanto le contaron al rey David que por causa del arca el SEÑOR había bendecido a la familia de Obed Edom y toda su hacienda, David fue a la casa de Obed Edom y, en medio de gran algarabía, trasladó el arca de Dios a la Ciudad de David. 13 Apenas habían avanzado seis pasos los que llevaban el arca cuando David sacrificó un toro y un ternero engordado. 14 Vestido tan sólo con un efod de lino, se puso a bailar ante el SEÑOR con gran entusiasmo. 15 Así que entre vítores y al son de cuernos de carnero, David y todo el pueblo de Israel llevaban el arca del SEÑOR.

16 Sucedió que, al entrar el arca del SEÑOR a la Ciudad de David, Mical hija de Saúl se asomó a la ventana; y cuando vio que el rey David estaba saltando y bailando delante del SEÑOR, sintió por él un profundo desprecio.

17 El arca del SEÑOR fue llevada a la tienda de campaña que David le había preparado. La instalaron en su sitio, y David ofreció holocaustos y sacrificios de comunión en presencia del SEÑOR. 18 Después de ofrecer los holocaustos y los sacrificios de comunión, David bendijo al pueblo en el nombre del SEÑOR Todopoderoso, 19 y a cada uno de los israelitas que estaban allí congregados, que eran toda una multitud de hombres y mujeres, les repartió pan, una torta de dátiles y una torta de uvas pasas. Después de eso, todos regresaron a sus casas.

20 Cuando David volvió para bendecir a su familia, Mical, la hija de Saúl, le salió al encuentro y le reprochó: —¡Qué distinguido se ha visto hoy el rey de Israel, desnudándose como un cualquiera en presencia de las esclavas de sus oficiales!

21 David le respondió: —Lo hice en presencia del SEÑOR, quien en vez de escoger a tu padre o a cualquier otro de su familia, me escogió a mí y me hizo gobernante de Israel, que es el pueblo del SEÑOR. De modo que seguiré bailando en presencia del SEÑOR, 22 y me rebajaré más todavía, hasta humillarme completamente. Sin embargo, esas mismas esclavas de quienes hablas me rendirán honores.

23 Y Mical hija de Saúl murió sin haber tenido hijos”.

Reflexión

Señor, No hay nadie como tú

El arca era símbolo de la presencia, la gracia y la misericordia de Dios. Debía ser transportada con varas que eran introducidas en los anillos que tenía en sus cuatro esquinas de acuerdo a las indicaciones que el Señor había dado (Libro de éxodo); sin embargo, David lo hizo con la ayuda de carros y bueyes, causa principal de la muerte de Uza, cuando los bueyes tropezaron y éste al tratar de evitar que el arca tocara el suelo, murió.

Aunque las intenciones de David y su ejército eran buenas, pensaban que estaban haciendo lo correcto delante del Señor; no le estaban haciendo daño a nadie y sentían gran gozo por sus acciones, pero la desobediencia trae sus consecuencias y eso es inevitable.

Dios nos habla a través de su palabra, con el objetivo de protegernos, no para amargarnos la existencia. Solemos enojarnos, cuando toma decisiones que no nos gustan y que nos afectan; nos alejamos de Él, dejamos de orar, leer la Biblia es una carga, congregarse da pereza, se siente el pecho cargado y oprimido por el temor y aun así, nos dejamos llevar por las emociones del momento.

Si tienes una verdadera relación de amor con el Señor, nada debes temer, esa es la confianza que Él espera de ti. Que creas aunque tus circunstancias no sean las mejores ni las esperadas, nada de lo que sucede en nuestra vida es casualidad, TODO cumple un propósito y es consecuencia de nuestras propias decisiones.

El Señor paga de acuerdo a nuestras acciones, pero aunque éstas sean buenas, sino es su voluntad, el resultado no puede ser positivo. Es importante entender que sin Él NADA somos y NADA podemos lograr.

David sentía pasión por el Señor y se lo demostraba a través de su alabanza. No le importaba lo que pensaran de Él. Su cántico, su danza, su alegría; Dios era para David su prioridad número uno y se esforzaba en demostrárselo. Mical al verlo lo despreció, sintió vergüenza y le reprochó.

Cuántas veces hemos renegado de nuestro esposo(a) cuando decide trabajar para Dios? Siendo egoístas permitimos que los celos nos gobiernen, maldiciendo a nuestra familia con nuestras palabras llenas de resentimiento. Recuerda que le servimos a Dios no solo al interior de nuestra congregación, hemos sido llamados a proclamar el evangelio y llevar las buenas nuevas a donde vayamos; le decimos a Dios que lo amamos cuando hacemos lo que nos corresponde, de acuerdo a nuestros roles y nos mostramos agradecidos por los favores recibidos. Al no honrar a nuestro esposo(a) como merece, no honramos a Dios y al igual que Mical, no recibiremos de parte de Él bendición alguna a causa de nuestra necedad.

Alabanza Sugerida

Canción: Eres Todopoderoso – Danilo Montero

Ver video Aquí: http://bit.ly/2dqHfX2

 

Oremos

Mi Señor, eres la razón de mi alegría. Lo que siento por ti es más grande de lo que podría yo imaginar. Te amo y eres quien me da la fuerza para confiar aunque no vea, no reciba y no pueda tocar nada. De ti proviene mi gozo, mi esperanza, la luz que guía mi existencia. Te alabo, te adoro y te bendigo, Dios de mi vida, en el nombre de Jesús, amén.