TEXTO BÍBLICO

Job 39 (NVI)

“39 »¿Sabes cuándo los íbices tienen sus crías?
¿Has visto el parto de las gacelas?
2 ¿Has contado los meses de su gestación?
¿Sabes cuándo dan a luz?
3 Al tener sus crías se encorvan,
y allí terminan sus dolores de parto.
4 Crecen sus crías, y en el bosque se hacen fuertes;
luego se van y ya no vuelven.

5 »¿Quién deja sueltos a los asnos salvajes?
¿Quién les desata las cuerdas?
6 Yo les di el páramo por morada,
el yermo por hábitat.
7 Se burlan del ajetreo de la ciudad;
no prestan atención a los gritos del arriero.
8 Recorren los cerros en busca de pastos,
en busca de verdes prados.

9 »¿Crees tú que el toro salvaje se prestará a servirte?
¿Pasará la noche en tus establos?
10 ¿Puedes mantenerlo en el surco con el arnés?
¿Irá en pos de ti labrando los valles?
11 ¿Pondrás tu confianza en su tremenda fuerza?
¿Echarás sobre sus lomos tu pesado trabajo?
12 ¿Puedes confiar en él para que acarree tu grano
y lo junte en el lugar donde lo trillas?

13 »El avestruz bate alegremente sus alas,
pero su plumaje no es como el de la cigüeña.[a] 14 Pone sus huevos en la tierra,
los deja empollar en la arena,
15 sin que le importe aplastarlos con sus patas,
o que las bestias salvajes los pisoteen.
16 Maltrata a sus polluelos como si no fueran suyos,
y no le importa haber trabajado en vano,
17 pues Dios no le dio sabiduría
ni le impartió su porción de buen juicio.
18 Pero, cuando extiende sus alas y corre,
se ríe de jinetes y caballos.

19 »¿Le has dado al caballo su fuerza?
¿Has cubierto su cuello con largas crines?
20 ¿Eres tú quien lo hace saltar como langosta,
con su orgulloso resoplido que infunde terror?
21 Patalea con furia, regocijándose en su fuerza,
y se lanza al galope hacia la llanura.
22 Se burla del miedo; a nada le teme;
no rehuye hacerle frente a la espada.
23 En torno suyo silban las flechas,
brillan las lanzas y las jabalinas.
24 En frenética carrera devora las distancias;
al toque de trompeta no es posible refrenarlo.
25 En cuanto suena la trompeta, resopla desafiante;
percibe desde lejos el fragor[b] de la batalla,
los gritos de combate y las órdenes de ataque.

26 »¿Es tu sabiduría la que hace que el halcón vuele
y que hacia el sur extienda sus alas?
27 ¿Acaso por tus órdenes remonta el vuelo el águila
y construye su nido en las alturas?
28 Habita en los riscos; allí pasa la noche;
en escarpadas grietas tiene su baluarte.

29 Desde allí acecha la presa;
sus ojos la detectan desde lejos.
30 Sus polluelos se regodean en la sangre;
donde hay un cadáver, allí está el halcón».”

REFLEXIÓN

Señor, en ti confío

Puedes creer que tienes todo bajo tu control y que eres capaz de hacerlo TODO sin Dios. Confías en tu propia fuerza, en que tus habilidades provienen de tus propios esfuerzos, desconociendo la presencia de tu creador en lo que ha sido tu diario vivir; pero lo realmente cierto, es que eres bendecido y que si aún respiras, es porque tu propósito aún no se ha cumplido y antes de habitar en la eternidad junto a Él, te faltan algunas cosas por hacer.

¿En quién pones tu confianza? ¿Piensas que eres autosuficiente? vas por la vida maltratando a quien se atraviesa por tu camino, mientras las personas que más te aman, que son tus hijos, observan tu agresividad y la manera cómo afrontas tus dificultades, sin fijarte que esos patrones de comportamiento, los asumen como suyos, a razón de que eres su más cercano ejemplo sobre lo que se debe y no se debe hacer.

En la unidad está el poder, en confiarle a Dios tu vida, en depender de su sabiduría y no en tu propio conocimiento. La violencia, el maltrato, trabajar en vano, buscar salidas fáciles a nuestros problemas, llevar una vida financiera desordenada, no responden a la voluntad de un Dios que es todo amor.

No desaproveches las oportunidades y bendiciones que Él te ha concedido. Si tienes una familia, disfrútala al máximo, porque el tiempo es corto en ésta tierra y no sabemos cuándo nos llega a unos y a otros la hora de partir. Si tienes un trabajo agradece y cumple tus funciones con diligencia, porque tu verdadero jefe te vigila atentamente desde el cielo. Sin importar lo que ganes con tu salario, sé un buen administrador de tu dinero, ahorra e invierte siempre con su guía; has un presupuesto y pon tu mirada en Él antes de tomar decisiones importantes.

Alabanza sugerida

Canción: Aun en medio del dolor – Twice

Ver video aquí: http://bit.ly/2ryqqMs

OREMOS

Te alabo Señor, aunque mi fe esté resquebrajada y crea que es con mis fuerzas que lograré vencer la adversidad. Reconozco que sin ti nada soy y a ningún lado podré llegar, sin antes derrumbarme a causa de mi necedad. Estoy en medio del desierto, mis angustias amenazan con destruirme, pero creo en ti, creo que me sostienes, me das la fuerza para continuar y disipas mis dudas, dándome la confianza que necesito para volver a soñar en la verdadera libertad. Te necesito Señor y espero en ti. Declaro que cantaré de tus maravillas y cambiarás mi lamento en danza. En el nombre de Jesús, amén.