TEXTO BÍBLICO

2 Reyes 8 (NVI)

La sunamita recupera su terreno

“8 Ahora bien, Eliseo le había dicho a la mujer a cuyo hijo él había revivido: «Anda, vete con tu familia a vivir donde puedas, porque el Señor ha ordenado que haya una gran hambre en el país, y que ésta dure siete años.» La mujer se dispuso a seguir las instrucciones del hombre de Dios y se fue con su familia al país de los filisteos, donde se quedó siete años.

Al cabo de los siete años, cuando regresó del país de los filisteos, la mujer fue a rogarle al rey que le devolviera su casa y sus tierras. En esos momentos el rey estaba hablando con Guiezi, el criado del hombre de Dios, y le había dicho: «Cuéntame todas las maravillas que ha hecho Eliseo.» Y precisamente cuando Guiezi le contaba al rey que Eliseo había revivido al niño muerto, la madre llegó para rogarle al rey que le devolviera su casa y sus tierras. Así que Guiezi dijo:

—Mi señor y rey, ésta es la mujer, y éste es el hijo que Eliseo revivió.

El rey le hizo preguntas a la mujer, y ella se lo contó todo. Entonces el rey le ordenó a un funcionario que se encargara de ella y le dijo:

—Devuélvele todo lo que le pertenecía, incluso todas las ganancias que hayan producido sus tierras, desde el día en que salió del país hasta hoy.

Jazael, rey de Siria

Luego Eliseo se fue a Damasco. Ben Adad, rey de Siria, estaba enfermo, y cuando le avisaron que el hombre de Dios había llegado, le ordenó a Jazael: «Llévale un regalo al hombre de Dios. Cuando lo veas, consulta al Señor por medio de él para saber si me voy a recuperar de esta enfermedad.»

Jazael fue a ver a Eliseo, y como regalo le llevó de las mejores mercancías de Damasco, cargadas en cuarenta camellos. Cuando llegó, se presentó ante él y le dijo:

—Ben Adad, rey de Siria, su servidor, me ha enviado para preguntarle si él se va a recuperar de su enfermedad.

10 Eliseo respondió:

—Ve y dile que sobrevivirá a esa enfermedad, aunque el Señor me ha revelado que de todos modos va a morir.

11 Luego Eliseo se quedó mirándolo fijamente, hasta que Jazael se sintió incómodo. Entonces el hombre de Dios se echó a llorar.

12 —¿Por qué llora mi señor? —le preguntó Jazael.

—Porque yo sé bien que vas a causarles mucho daño a los israelitas —respondió—. Vas a incendiar sus fortalezas, y a matar a sus jóvenes a filo de espada; despedazarás a los niños y les abrirás el vientre a las mujeres embarazadas.

13 Jazael exclamó:

—¡Qué es este servidor de usted sino un pobre perro! ¿Cómo es posible que haga tal cosa?

Entonces Eliseo le declaró:

—El Señor me ha revelado que vas a ser rey de Siria.

14 Jazael se despidió de Eliseo y regresó para presentarse ante su rey. Cuando Ben Adad le preguntó qué le había dicho Eliseo, Jazael le respondió:

—Me dijo que usted sobrevivirá a su enfermedad.

15 Pero al día siguiente tomó una colcha y, empapándola en agua, le tapó la cara al rey hasta asfixiarlo. Así fue como Jazael usurpó el trono.

Jorán, rey de Judá

16 En el quinto año del reinado de Jorán hijo de Acab, rey de Israel y contemporáneo de Josafat, rey de Judá, Jorán hijo de Josafat ascendió al trono de Judá. 17 Tenía treinta y dos años cuando comenzó a reinar, y reinó en Jerusalén ocho años. 18 Jorán hizo lo que ofende al Señor, pues siguió el mal ejemplo de los reyes de Israel, como lo había hecho la familia de Acab, y llegó incluso a casarse con la hija de Acab. 19 Pero el Señor no quiso destruir a Judá por consideración a su siervo David, pues le había prometido mantener encendida para siempre una lámpara para él y sus descendientes.

20 En tiempos de Jorán, los edomitas se sublevaron contra Judá y se nombraron su propio rey. 21 Por lo tanto, Jorán marchó sobre Zaír con todos sus carros de combate. Los edomitas cercaron a Jorán y a los capitanes de los carros, pero durante la noche Jorán logró abrirse paso; sin embargo, su ejército se dispersó. 22 Desde entonces Edom ha estado en rebelión contra Judá, al igual que la ciudad de Libná, que en ese mismo tiempo se sublevó.

23 Los demás acontecimientos del reinado de Jorán, y todo lo que hizo, están escritos en el libro de las crónicas de los reyes de Judá. 24 Cuando murió, fue sepultado con sus antepasados en la Ciudad de David. Y su hijo Ocozías lo sucedió en el trono.

Ocozías, rey de Judá

25 En el año duodécimo de Jorán hijo de Acab, rey de Israel, Ocozías hijo de Jorán ascendió al trono de Judá. 26 Tenía veintidós años cuando ascendió al trono, y reinó en Jerusalén un año. Su madre era Atalía, nieta de Omrí, rey de Israel. 27 Ocozías hizo lo que ofende al Señor, pues siguió el mal ejemplo de la familia de Acab, con la que estaba emparentado.

28 Ocozías, junto con Jorán hijo de Acab, marchó hacia Ramot de Galaad para hacerle guerra a Jazael, rey de Siria, pero en la batalla los sirios hirieron a Jorán. 29 Por eso el rey Jorán tuvo que regresar a Jezrel, para reponerse de las heridas que había recibido de los sirios en Ramot, cuando luchó contra Jazael, rey de Siria. Como Jorán hijo de Acab convalecía en Jezrel, Ocozías hijo de Jorán, rey de Judá, fue a visitarlo”.

REFLEXIÓN

Ser bueno, cansa

¿Cuándo las demás personas te ven llegar, es motivo de alegría? ¿Qué imagen tienen de ti? Si yo hoy me acercara a tus amigos, familiares, compañeros de trabajo o tus enemigos e hiciera una encuesta y les pidiera que te describieran, ¿Qué crees que dirían de ti?

Tus acciones te definen. Si bien es cierto debes vivir para agradarle a Dios y no a los hombres, una cosa lleva a la otra. Una persona que tiene a Dios en su corazón, es prudente en sus relaciones personales. Jamás piensa en hacer el mal y quienes lo rodean se benefician de un testimonio influenciador, no por sus muchas palabras, sino por el ejemplo de integridad demostrado en público y en su intimidad.

Es Dios quien nos guía y su voluntad es revelada a través de su palabra en nuestra conversación diaria con Él, o por medio de personas que son utilizadas como instrumento para el entendimiento de su mensaje. Cuando existe una verdadera relación con el Señor, sabemos a ciencia cierta, que Él nos está hablando de algo específico. Es importante tener en cuenta, que la bendición llegará siempre y cuando sea nuestra obediencia una realidad.

No te canses de seguirlo. Ser firmes y no flaquear, nadar en contra de la corriente, obedecer la voz de Dios, apartarnos del pecado, caminar en justicia y verdad, hacer lo bueno, bendecir y no maldecir, son requisitos fundamentales para fortalecer nuestro espíritu y vencer a nuestro enemigo.

El Señor restituye, lo que nos ha sido arrebatado. No deja nada al azar, absolutamente TODO lo conoce y es por nuestras acciones que premia nuestra fidelidad y amor hacia Él…sólo ten presente, que será en su tiempo perfecto y no cuando tú quieras.

Alabanza sugerida

Canción: Cansado del camino – Jesús Adrián Romero

Ver video aquí: http://bit.ly/2gmRSq5

OREMOS

Ser bueno cansa señor, pero nos renuevas y nos das fuerzas, para hacer lo correcto delante de ti, buscando darte gloria y honra a través de nuestro ejemplo. Lucho en contra de mis debilidades cada día Señor, y es agotador ver que no obtengo lo que quiero rápidamente, olvidando que tu voluntad para mi vida es buena, agradable, perfecta y se revela en el momento oportuno. Gracias por perdonar mi queja, por sostenerme en medio de mis dificultades y por la fuerza que me das para avanzar aunque los vientos estén en mi contra. Ayúdame a ser de bendición para otros. En el nombre de Jesús, amén.