“¿Qué busco con esto: ganarme la aprobación humana o la de Dios? ¿Piensan que procuro agradar a los demás? Si yo buscara agradar a otros, no sería siervo de Cristo”.
(Gálatas 1:10 NVI)

El maravilloso cortejo ha terminado, es momento de tomar la decisión.

La incertidumbre se vuelve en un sí o en un no. ¿Será que algún día pasaremos de la amistad a un noviazgo?. 

Lo primero que quiero dejar en claro, es que el noviazgo que emprendes debe ser con un propósito;  en la Biblia encontramos “Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida” (Proverbios 4:23 NVI), un noviazgo con propósito se trata de cuidar tu corazón y el de tu pareja, se trata de que Dios ya te habló y dijo que aprobaba esa persona para ti. Lo segundo, es que debes mirar a quién buscas agradar con ese noviazgo, a Dios o al mundo, porque si es al mundo, tu perspectiva es la equivocada y por favor no lo hagas, porque vas a herir y a terminar herido. Lo tercero es que la química entre ustedes no puede alentar a tener un noviazgo meramente de tentación, porque van a terminar “embarrándola”, van a caer antes de que el gallo cante. Cuarto, debes tener claro que una amistad no se hace en un mes, y un cortejo en 15 días, menos, y en 2 meses no puedes amar a una persona, Dios tiene tiempo para todo, y te aseguro que no es tan corto a veces como esperas, porque por experiencia te digo que construir una buena amistad toma tiempo, y enamorar a la otra persona aun mas, entonces no te aceleres, deja que Dios se encargue. Y quinto, ya para finalizar, intenta que tu noviazgo no sea solo para cuadrarte y ya, sino para pensar en un futuro matrimonio con esa persona que Dios ha puesto en tu camino, por eso recomendamos que disfrutes tus etapas, y no se trata de edad si no del tiempo que Dios tiene establecido para tu noviazgo.

Gonzo y Geral

Escrito para www.conectadosconcristo.com