TEXTO BÍBLICO

Job 22 (NVI)

Tercer discurso de Elifaz

“22 A esto respondió Elifaz de Temán:

2 «¿Puede alguien, por muy sabio que sea,
serle a Dios de algún provecho?
3 ¿Sacará alguna ventaja el Todopoderoso
con que seas un hombre justo?
¿Tendrá algún beneficio
si tu conducta es intachable?
4 ¿Acaso te reprende por temerlo,
y por eso te lleva a juicio?
5 ¿No es acaso demasiada tu maldad?
¿Y no son incontables tus pecados?
6 Sin motivo demandabas fianza de tus hermanos,
y en prenda los despojabas de sus mantos;
¡desnudos los dejabas!
7 Al sediento no le dabas agua;
al hambriento le negabas la comida.
8 Hombre de poder, te adueñaste de la tierra;
hombre prominente, en ella te asentaste.
9 No les dabas nada a las viudas,
y para colmo les quitabas todo[a] a los huérfanos.
10 Por eso ahora te ves rodeado de trampas,
y te asaltan temores repentinos;
11 la oscuridad te impide ver,
y te ahogan las aguas torrenciales.

12 »¿No está Dios en las alturas de los cielos?
¡Mira las estrellas, cuán altas y remotas!
13 Sin embargo, cuestionas: “¿Y Dios qué sabe?
¿Puede acaso juzgar a través de las tinieblas?
14 Él recorre los cielos de un extremo al otro,
y densas nubes lo envuelven,
¡así que no puede vernos!”

15 »¿Vas a seguir por los trillados caminos
que han recorrido los malvados?
16 Perdieron la vida antes de tiempo;
un diluvio arrasó sus cimientos.
17 Increparon a Dios: “¡Déjanos tranquilos!
¿Qué puedes tú hacernos,[b] Todopoderoso?”
18 ¡Y fue Dios quien llenó sus casas de bienes!
¡Yo no me dejaré llevar por sus malos consejos!

19 »Los justos se alegran al ver la ruina de los malvados;
los inocentes dicen en son de burla:
20 “Nuestros enemigos han sido destruidos;
¡el fuego ha consumido sus riquezas!”

21 »Sométete a Dios; ponte en paz con él,
y volverá a ti la prosperidad.
22 Acepta la enseñanza que mana de su boca;
¡grábate sus palabras en el corazón!
23 Si te vuelves al Todopoderoso
y alejas de tu casa la maldad,
serás del todo restaurado;
24 si tu oro refinado[c] lo arrojas por el suelo,
entre rocas y cañadas,
25 tendrás por oro al Todopoderoso,
y será él para ti como plata refinada.
26 En el Todopoderoso te deleitarás;
ante Dios levantarás tu rostro.
27 Cuando ores, él te escuchará,
y tú le cumplirás tus votos.
28 Tendrás éxito en todo lo que emprendas,
y en tus caminos brillará la luz.
29 Porque Dios humilla a los altaneros,
y exalta a los humildes.
30 Él salva al que es inocente,
y por tu honradez quedarás a salvo».[d]

REFLEXIÓN

Ciudadanos del Cielo

No todas nuestras acciones han sido acertadas. Definitivamente hay cosas que hemos hecho sin intención y otras que con toda ella, nos han hecho cometer errores supuestamente imperdonables por nuestro padre celestial.

¿Quiénes somos nosotros para cuestionar la sabiduría y soberanía de Dios? ¿Por qué refutamos y ponemos en duda sus verdades reveladas a través de la palabra? Temor y temblor debemos tener cuando nos dirigimos a Él y nos referimos a su santo nombre.

Tu vida en lo público y en intimidad, es un secreto a voces entre ustedes dos, puedes engañar al mundo entero pero a Él, ¡imposible! Y de algo puedes estar seguro, pase lo que pase, su amor al ser incondicional y verdadero, no queda en el olvido ni desaparece con el tiempo, es eterno y dura para siempre; su perdón es otorgado con la condición de real arrepentimiento y un testimonio de cambio evidente a los ojos hasta de los más incrédulos.

Dicen que las palabras tienen poder; que es lo que se dice de ti, lo que te define como una persona de Dios o una mundana, pero no es cierto, tu identidad en Dios nadie puede arrebatártela, mientras camines de su mano, tu fe será fortalecida y llegarás a entender que no eres lo que sientes, ni lo expresado por los demás o lo que percibes en medio de tus circunstancias; que no estás definido por cuanto dinero tienes, o cuantos  éxitos y fracasos has acumulado; le perteneces a Dios y a Él has de volver.

Sí, eres su hijo(a) amado(a), su niño(a) consentido(a); te ama de manera incondicional y sin esperar perfección de tu parte; te creó para grandes y maravillosas cosas; eres una obra de arte en sus manos; te ha hecho libre, ya no eres esclavo; eres heredero de su gracia; tu pasado ha quedado atrás, eres una persona nueva; eres más que vencedor, porque Él libra por ti las más duras batallas y las ganas; cree y confía en ti; es potestad tuya, creer en Él y creerle a Él.

 Alabanza sugerida

Canción: Digno – Marco Barrientos, Yvonne Muñoz, Marcos Brunet & Julio Melgar

Ver video aquí: http://bit.ly/2ovmXAa

OREMOS

Señor, quiero ser lo que tú quieres que yo sea. Límpiame, renuévame y arranca toda raíz de amargura que el enemigo haya sembrado en mi corazón. Declaro en el nombre de Jesús, que a partir de este momento, habrá alegría, verdad, admiración y honestidad en mis palabras. Rechazo todo decreto de destrucción que se haya proferido sobre mí, declaro bendición y no maldición sobre mi vida, que los planes de Dios prevalecen sobre los de satanás y que la mente de Jesucristo comienza a crecer en mí. En el nombre de Jesús, amén.