TEXTO BÍBLICO

“Deja en manos de Dios todo lo que haces, y tus proyectos se harán realidad.”

(Juan 7:17 NVI)

REFLEXIÓN

Creer es imposible en medio de la inestabilidad. En mis conversaciones diarias con otras personas y en respuesta a la incertidumbre que hoy se vive en Colombia en términos laborales, sociales y familiares, nos invade esa sensación de querer abandonar el país y comenzar de cero en algún lugar del mundo en donde podamos seguir creciendo en todas las áreas de nuestra vida. Es una esperanza de progreso en todos los aspectos; buscar la oportunidad en otro continente de mejorar nuestro nivel de vida; así sea, realizando actividades que no tienen relación con lo que hemos hecho hasta el día de hoy.

Somos seres cargados de emociones. No sé si a ustedes les pase lo mismo, pero fácilmente, puedo levantarme desanimada, horas más tarde reír como loca con mis compañeros de trabajo, después enojarme por algo que me saca de mi zona de confort, luego sentirme emocionada por algo que me produce bienestar y terminar mi día ansiosa, con una sensación de terror por el futuro, desesperada por arrojar todo a la basura y hacer borrón y cuenta nueva de cada detalle, con el fin de encontrar felicidad… ¡Qué absurdo!, más aún cuando Dios me ha bendecido con salud, amor, familia, amigos, trabajo, talento, una iglesia y un hogar seguro; cosas que seguramente, otros anhelan tener.

Si nos permitimos tomar decisiones guiadas solo con el corazón, existe un mayor riesgo de equivocarnos. Si usamos solo la razón, nuestra capacidad de resolver cualquier situación se reduce al mínimo, ya que pueden aparecer mil razones de por qué no deberíamos hacer esto o lo otro. Sin embargo, si decidimos aquello que a nuestro parecer es lo mejor, preguntándole a Dios qué es lo que nos conviene según su voluntad y resolvemos que hacer en unidad con Él y con quienes rodean y eso nos produce bienestar y crecimiento, quizás nuestra probabilidad de éxito aumente considerablemente.

Valora tu proceso, lo que has logrado hasta el día de hoy. Quizás estés pasando por momentos complicados, pero Dios nunca te ha dejado solo y no lo va a hacer ahora. Las pruebas son temporales. Deja de querer controlar todo y permite que Él tome el mando del barco. Disfruta tu realidad, aprende de tus experiencias ya sean negativas o positivas. Hay bendición en la confianza y fe que tenemos en los planes que el Señor tiene para nosotros ¡Cree nada más! 

Alabanza sugerida:

Canción: Hola, Futuro – Un Corazón

Ver video aquí: https://acortar.link/HR6pLE

OREMOS

Padre amado, creador del cielo y de la tierra, yo creo y confío en ti. Pongo en tus manos mis proyectos, mis sueños y mis metas y agradezco el camino recorrido hasta el día de hoy. Perdóname por las veces que he decidido hacer todo en mis fuerzas dejándote al margen de mis aspiraciones. Actúa en mi vida y lléname de esperanza. En el nombre de Jesús, amén.