Texto Bíblico

1 Samuel 27 (NVI)

David entre los filisteos

“27 Con todo, David pensaba: «Un día de éstos voy a morir a manos de Saúl. Lo mejor que puedo hacer es huir a la tierra de los filisteos. Así Saúl se cansará de buscarme por el territorio de Israel, y podré escapar de sus manos.»

2 Acompañado de sus seiscientos hombres, David se puso en marcha y se trasladó a la tierra de Gat, donde reinaba Aquis hijo de Maoc. 3 Tanto David como sus hombres se establecieron allí, y quedaron bajo la protección de Aquis. Cada hombre había llevado a su familia, y David tenía consigo a sus dos esposas, Ajinoán la jezrelita y Abigaíl de Carmel, la viuda de Nabal. 4 En efecto, cuando Saúl se enteró de que David había huido a Gat, dejó de perseguirlo.

5 David le dijo a Aquis: «Si en verdad cuento con el favor de Su Majestad, le ruego que me conceda algún pueblo en el campo, y allí viviré. No tiene ningún sentido que este siervo suyo viva en la capital del reino.» 6 Aquel mismo día Aquis le dio la ciudad de Siclag, la cual hasta hoy pertenece a los reyes de Judá.

7 David vivió en territorio filisteo un año y cuatro meses. 8 Acostumbraba salir en campaña con sus hombres para saquear a los guesureos, guirzitas y amalecitas, pueblos que durante mucho tiempo habían habitado la zona que se extiende hacia Sur y hasta el país de Egipto. 9 Cada vez que David atacaba la región, no dejaba a nadie con vida, ni hombre ni mujer. Antes de regresar adonde estaba Aquis se apoderaba de ovejas, vacas, asnos y camellos, y hasta de la ropa que vestían. 10 Si Aquis le preguntaba: «¿Qué región saqueaste hoy?», David le respondía: «La del sur de Judá»; o bien: «La del sur de Jeramel»; o «La del sur, donde viven los quenitas».

11 David no dejaba con vida ni a hombre ni a mujer, pues pensaba que si llevaba prisioneros a Gat lo denunciarían por lo que estaba haciendo. Éste fue su patrón de conducta todo el tiempo que estuvo en territorio filisteo. 12 Aquis, por su parte, confiaba en David y se decía: «David se está haciendo odioso a los israelitas, su propia gente. Sin duda me servirá para siempre.»

Reflexión

Cuando las cosas no van bien

Para todo hay un momento oportuno. A veces es mejor elegir las batallas que debemos librar y no lanzarnos a la guerra sin estar preparados, sin consultarle a Dios y sin un propósito claro. Responder las afrentas del enemigo con sus mismas armas, no es lo que más conviene cuando el Señor es quien tiene el control para dirimir los conflictos que en nuestras manos es imposible resolver.

No hacer nada, quedarse quieto(a) y permitirle a Dios obrar, es la clave del éxito cuando en nuestras fuerzas no es posible hacer entrar en razón al que en medio de su insensatez, insiste en robarnos la paz y nos persigue buscando nuestra ruina.

¿No te ha pasado alguna vez, que por más que te esfuerces en tratarlos bien, responder con amabilidad, bendecir y amar por encima de cualquier ofensa y perdonar una y otra vez, las cosas no parecen cambiar?…Por alguna extraña razón tu jefe te acosa, tu esposo te trata con rudeza, tu mamá es implacable, tu papá es indiferente ante tu tristeza y decepción, tu novio te ha dado la espalda o piensas que para tus hijos no eres importante…luchas y luchas y el desgaste es tal, que llegas a sentirte la peor persona, un pésimo trabajador, un(a) mal(a) papá (mamá) y que ya no hay esperanza para ti…

Sí, lo que te está pasando le pasó a David, me sucede a mí y a unas cuantas personas más en éste mundo. Sé que resolver todo esto rápidamente es tu prioridad, que quieres estar tranquilo(a), no sufrir más y no depender de nadie para ser feliz, pero para lograr eso, no es necesario matar a tu adversario y poner en riesgo tu integridad; basta con entregarle a Dios tus problemas, para que él obre en su justicia. Debes además fortalecer tu relación personal con Él, quien es el único que puede darte verdadera paz y la fuerza que necesitas para seguir hacia adelante, aunque a tu alrededor todo sea caos y desesperación.

Dios es TODOPODEROSO, creador del cielo y de la tierra ¿Crees que le ha quedado grande tu vida?, Él te cubre con su amor, va caminando a tu lado y te anima a cambiar lo que puedas cambiar en ti mismo(a) y a esperar atento(a) su intervención divina en medio de la tormenta. Si hay alguien a quien no puedes fallarle es a Él; por lo demás solo ora, cree y agradece lo que tienes, ¡El Señor está contigo!

Alabanza Sugerida

Canción: Nada es imposible – Marcos Barrientos

Ver video Aquí: http://bit.ly/2cQ9z09

 

Oremos

Padre se han multiplicado mis enemigos. Sus ataques se hacen cada vez más fuertes y me hacen sentir despreciado(a), débil y derrotado(a). Clamo a ti por ayuda, dame de tu paz que sobrepasa todo entendimiento y revélame qué puedo cambiar, para motivar un cambio en ellos. Te amo y confío plenamente en ti, toma el control Señor. En el nombre de Jesús declaro que eres mi guía y que mi tormenta no es mi vida…mi vida eres tú. En el nombre de Jesús, amén.