Texto Bíblico

Éxodo 37 (NVI)

El arca

“Bezalel hizo el arca de madera de acacia, de un metro con diez centímetros de largo por setenta centímetros de ancho y setenta centímetros de alto. 2 La recubrió de oro puro por dentro y por fuera, y puso en su derredor una moldura de oro. 3 Fundió cuatro anillos de oro para el arca, y se los ajustó a sus cuatro patas, colocando dos anillos en un lado y dos en el otro. 4 Hizo luego unas varas de madera de acacia, las recubrió de oro, 5 y las pasó a través de los anillos en los costados del arca para poder transportarla. 6 El propiciatorio lo hizo de oro puro, de un metro con diez centímetros de largo por setenta centímetros de ancho. 7 Para los dos extremos del propiciatorio hizo dos querubines de oro trabajado a martillo. 8 Uno de ellos iba en uno de los extremos, y el otro iba en el otro extremo; los hizo de modo que en ambos extremos los dos querubines formaran una sola pieza con el propiciatorio. 9 Los querubines tenían las alas extendidas por encima del propiciatorio, y con ellas lo cubrían. Quedaban el uno frente al otro, mirando hacia el propiciatorio.”

Reflexión

¡El Arca del Pacto eres TÚ!

El arca del Pacto era la pieza más importante del santuario. Su nombre profiere el sentimiento santo de la presencia de Dios. Fue creada, para resguardar las tablas de los 10 mandamientos, entregada por Dios a Moisés. Era una muestra del esplendor y majestuosidad del Señor.

Cada uno de nosotros es una representación del arca, fuimos creados con delicados detalles y finos materiales, por el mejor artesano de todos. Nada se puede comparar con nosotros, para Dios, somos lo más importante de su creación, no cualquiera tiene acceso a nuestro corazón, porque el que habita allí, es Él mismo y su santo Espíritu que ha sido derramado sobre cada uno de nosotros le da la honra y la gloria que merece por lo que significa en nuestras vidas.

Quizás día a día pretendan convencerte que no vales nada o que no eres importante. Te sientes invisible, que tus esfuerzos son inútiles ante la maldad, la indiferencia, el desamor, el egoísmo de personas que amas o aprecias y que sin piedad alguna, te hieren hasta lo más profundo del corazón. Ellos tendrán que rendir cuentas delante de Dios por su actitud, pero tú debes entender, que digan lo que digan, eres una obra de arte, especial, planeada por Dios desde antes que nacieras. No hay nadie que se compare a ti, eres creación maravillosa del cielo.

¿Realmente crees que el Todopoderoso te permitiría respirar sino confiara en ti?, tu vida vale oro en sus manos y es tu fe, la que te sostiene en medio del dolor que te han causado. Te animo a seguir caminando de la mano del Señor en obediencia, Él jamás te abandonará y siempre te tratará como el maravilloso tesoro que eres.

Dios te bendice

 

Oremos

Padre amado, estoy plenamente convencido(a) que mi valor lo pones tú y no los hombres. Gracias por poner ese toque especial de amor, como un sello en mi corazón. Me siento amado(a) y respaldado(a), represento el mayor tesoro para ti y me siento orgulloso(a) de eso. Gracias por hacerme feliz. En el nombre de Jesús te entrego las cargas que hay en mi corazón y que me impiden brillar para ti. Gobierna mi vida a partir de hoy y para siempre, Amén y amén.

Devocional diario www.conectadosconcristo.com